Compartir
Publicidad

"El enamoramiento infantil existe". Entrevista a la licenciada en Psicología Neus Virgili

"El enamoramiento infantil existe". Entrevista a la licenciada en Psicología Neus Virgili
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Puesto que ya llega San Valentín vamos a hablar de Amor, esa fuerza que mueve el Universo y nos hace sentir emociones intensísimas. Para ello vamos a entrevistar a Neus Virgili, licenciada en Psicología que nos va a hablar del enamoramiento en los niños.

Neus Virgili es licenciada en Psicología y mamá desde 2010. Podéis encontrarla en su blog Explorando La Maternidad, un espacio desde el que ofrece información, recursos y apoyo a mamás a tiempo completo que deseen vivir su maternidad de forma consciente, criando a sus hijos con respeto y empatía y aprovechando las oportunidades de crecimiento personal que ofrece esta etapa.

¿Podemos hablar de enamoramiento en los niños?

El enamoramiento infantil no sólo existe sino que es muy frecuente en niños y niñas pequeños y se trata de una emoción que debe ser abordada desde la empatía y el respeto.

Desde la visión de un adulto es fácil caer en la trampa de relativizar esos sentimientos, pensando en la poca trascendencia que llegará a tener esa relación con el paso de los años, pero es necesario ponernos en el lugar de nuestros hijos.

A muy tiernas edades son capaces de experimentar sentimientos muy fuertes y no por ser volubles hay que restar importancia a la situación, para ellos es una emoción totalmente real e intensa.

Además, partir de estas primeras relaciones, nuestros hijos aprenderán a crear diferentes vínculos afectivos, forma parte de su desarrollo.

¿Cuando una niña de seis años, por ejemplo, se enamora?

Como en muchos otros aspectos relativos a la educación y crianza de nuestros hijos es esencial validar y respetar esos sentimientos.

Son emociones que se están experimentando de forma real, por lo tanto hay que permitir que las expresen. No es necesario animar ni desanimar, simplemente actuar con naturalidad y sin juicios.

¿Qué podemos hacer para ayudarla a manejar esos sentimientos?

Para que comprenda que sus sentimientos son sanos y normales debemos alejarnos de situaciones en las que se ridiculice la relación o se caiga en el regaño y la prohibición.

También es importante recordar que se trata de un aspecto que atañe a su vida privada, por lo que debemos preservar su intimidad y no convertirlo, aunque sea con la mejor de las intenciones, en el tema de sobremesa de nuestras reuniones sociales.

¿Cómo podemos transmitir a los niños unas expectativas sanas sobre el amor romántico?

Los estilos de apego están relacionados con los futuros vínculos románticos.

El vínculo que se construye con la figura de apego principal durante los primeros años de vida es la base sobre la que se construirán las futuras relaciones.

A través de todas esas primeras interacciones, los niños interiorizan una serie de expectativas sobre cómo serán las relaciones en el futuro, qué pueden esperar y qué no de esas relaciones; aprenden a confiar o desconfiar de los otros y construyen su propia autoestima y visión del mundo.

Estas estructuras mentales, aunque continuarán remodelándose durante todo el ciclo vital, tienden a mantenerse bastante estables.

Se ha comprobado que personas que desarrollan un apego seguro durante su infancia, tienen mayor facilidad para implicarse emocionalmente en sus relaciones y se sienten cómodas con el compromiso y la necesidad de intimidad sexual y afectiva. Además, disponen de mayores habilidades sociales y confianza y sienten satisfacción con las relaciones estables a largo plazo.

¿Les influyen mucho a los niños los contenidos sexualizados de la televisión?

Estamos expuestos a un bombardeo de información que ejerce una efectiva influencia en todos nosotros, no sólo en los niños y niñas, por eso es tan importante que seamos conscientes de la información que reciben nuestros hijos a través de cualquier medio de comunicación.

La televisión ofrece una imagen sesgada de temas tan trascendentales como las relaciones sentimentales y la vida sexual, nuestros hijos quedan expuestos a una realidad alterada donde les va a costar discernir qué es realidad y qué es ficción y donde se tiende a minimizar las consecuencias y las responsabilidades.

Los niños son grandes imitadores y los padres podemos ayudar a comprender mejor algunos contenidos educándoles en valores y en la toma de decisiones.

Algunos estudios relacionan la exposición a contenidos sexualizados con un aumento de los embarazos en adolescentes, pero lo que tiene un papel crucial es la (falta de) intervención de los padres.

¿Cómo podemos controlar ese tipo de contenidos?

Es importante que controlemos y limitemos el acceso a algunos contenidos, pero sin limitarnos a ser simplemente una presencia vigilante y silenciosa.

Hoy en día películas y series calificadas como aptas para todos los públicos contienen escenas románticas que nos dan la posibilidad de hablar del sexo con naturalidad, no como algo prohibido o pecaminoso, sino como un aspecto propio de la intimidad de cada uno.

La educación sexual es un tema que no debemos pasar por alto. Podemos ayudar a digerir escenas de impacto emocional, abordar temas como el manejo de las emociones, ofrecerles criterios para tomar decisiones, hablar del respeto por uno mismo y por el otro, etc. Es necesario que conversemos con ellos sobre lo que están viendo y oyendo, para evitar que aquello que ven o les cuentan sea la única información a la que tienen acceso.

¿Cómo influye en un niño la relación de pareja de sus padres?

La nuestra es una especie eminentemente social, ya desde su nacimiento todos los bebés forman parte de un núcleo social necesario para su subsistencia.

La función principal de los padres es cubrir las necesidades de dependencia de su recién nacido para garantizarle la supervivencia, y además, acompañarle durante su maduración y desarrollo hasta integrarse de forma autónoma dentro del mundo social.

La familia tiene un papel importantísimo en la preparación del niño como sujeto social; va a ser en el contexto familiar donde establezca sus primeras interacciones afectivas y dónde va a empezar a ver en primera persona cómo se dan esas relaciones de forma espontánea.

A partir de lo que vea en su contexto más inmediato interiorizará cuáles son las conductas adecuadas para relacionarse con otros individuos.

Sin embargo la familia no es el único núcleo social donde nos desenvolvemos. A medida que el niño crece se irá incorporando a otros contextos y ampliará este conocimiento interpersonal en función de las nuevas relaciones que establezca con sus semejantes.

Si sus padres se separan, ¿puede eso dañar la idea de relación de pareja o amorosa en el niño si ellos no se llevan bien? Aunque no todos los niños viven la separación de sus padres del mismo modo, es razonable esperar que pasen por períodos de desequilibrio y crisis en el que deberán trabajar varios aspectos hasta lograr un reajuste, y uno de los temas que deben elaborar es el recobrar la confianza en las relaciones de pareja.

Ser espectadores de constantes enfrentamientos y hostilidades entre sus padres tiene consecuencias para su salud emocional y autoestima; no sólo en el caso de padres divorciados, también en los casos en que los progenitores no llegan a separarse y continúan viviendo bajo el mismo techo.

¿Y qué pasa si los padres separados tienen nuevas parejas?

En estos casos es fundamental no perder de vista que aunque la pareja se acabe, la relación con los hijos continúa, y el objetivo principal debe seguir siendo su bienestar.

En cuanto a sus futuras relaciones sentimentales, hay quienes que evitan las relaciones a largo plazo y no confían en el matrimonio; mientras que otros se concentran en conseguir que sus relaciones sean estables y perduren.

El divorcio en sí mismo no es determinante, el clima afectivo tras la separación puede llegar a ser más decisivo que la ruptura de pareja en sí misma.

Para lograr un reequilibrio en sus vidas es importante que los niños cuenten con un espacio para adaptarse a esta nueva organización familiar y que ésta sea estable y segura para ellos.

Le agradecemos a la psicóloga Neus Virgili la entrevista que ha concedido a Bebés y más y esperamos que os haya ayudado a comprender mejor la relación sana de vuestros hijos con el amor.

Imagen | Flickr: Alicjap En Bebés y más | Cómo sobrevivir al primer San Valentín en familia, Ideas para celebrar un San Valentín especial, aún con hijos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos