Síguenos

niño durmiendo en la cama.jpg

El momento apropiado para cambiar la cuna por una cama lo determina el desarrollo del propio niño, pero generalmente es cerca de los dos años o los dos años y medio.

Lo que impulsa a muchos padres a hacer el cambio es la sensación de que la cuna de bebé le queda pequeña. Aunque el niño cabe, ya no duerme tan cómodo como antes, sobre todo si se mueve mucho por la noche podría hacerse daño al golpear con la cabecera o los laterales.

Antes de lo que imaginas, tu hijo se habrá convertido en un escalador profesional de cuna, por lo que será mejor mudarlo a una cama antes de que se lastime.

Tendrás que tener en cuenta que, una vez liberado de los barrotes de la cuna, tu niño podrá deambular a sus anchas por toda la casa. Por eso, toma las medidas de seguridad necesarias para que no ocurran accidentes.

Para hacérselo más fácil, llévale a la cama el osito, la matita o el juguete con el que dormía en la cuna. Para que se vaya acostumbrando, es mejor que el cambio sea paulatino. Durante unos días podría dormir la siesta o jugar en la cama antes de pasarlo definitivamente. No es conveniente que el traspaso coincida con otros grandes cambios como una mudanza o la llegada de un hermanito.

La mejor forma de saber si tu niño está preparado para el cambio es preguntándoselo. Hazlo partícipe de la decisión y no lo fuerces si no quiere. Si tiene hermanos mayores es probable que quiera dormir en una cama antes que los demás niños.

Si vas a comprar una cama nueva, elige una que sea funcional y que se adapte al crecimiento de tu hijo. También puedes comprar una pequeña que pueda usar más o menos hasta los 5 o 6 años. Además, hay algunos consejos de seguridad a tener en cuenta. Tendrás que colocar una barandilla en uno de los laterales de la cama hasta que no corra riesgo de caerse, las esquinas deben ser redondeadas, y si la cabecera tiene barrotes deben estar lo bastante juntos para que no quepa entre ellos la cabeza del niño. Asegúrate de que el colchón sea la medida adecuada para la cama, de modo que no queden espacios donde se pueda atascar una mano o un pie.

En Bebés y más | Dormir solo en su cama

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario