Compartir
Publicidad

Pongamos fin al "venga, acábate lo que queda en el plato"

Pongamos fin al "venga, acábate lo que queda en el plato"
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Quizás sea porque es una de las pocas cosas de la vida de nuestros hijos que más nos cuesta controlar. Quizás sea porque seguimos pensando que un niño que marca las costillas será más enfermizo. Quizás sea porque es lo que hicieron con nosotros nuestros padres. El caso es que muchísimos padres siguen utilizando la odiosa (para los niños) frase que dice: "venga, acábate lo que queda en el plato".

Siguen utilizándola con los niños y, lo que es peor, siguen haciéndolo cuando ya han crecido, pues se ha visto que dos tercios de los padres siguen presionando a sus hijos a comerse todo lo que tienen en el plato cuando ya son adolescentes.

Un estudio publicado en la revista Pediatrics realizado con más de 2.200 adolescentes y sus padres, cuyo objetivo es el de observar qué conductas o costumbres son modificables para tratar de evitar la epidemia de obesidad y sobrepeso que sufre la población norteamericana ha podido constatar que, pese a que muchos padres controlan la dieta para tratar de conseguir que la comida sea mínimamente variada, a la hora de hablar de cantidades, no tienen en cuenta que comerse todo lo que hay en el plato puede ser comer demasiado.

Esto fue lo que más impresionó a los investigadores, que creían que era una costumbre que se produce en la infancia (pese a que tampoco tendría que hacerse), pero que luego desaparecía. Hace unas décadas, cuando nuestros padres eran pequeños, decirle a un niño que debía acabarse lo del plato tenía otro sentido porque las raciones de comida eran menores. No es que fuera recomendable, pero tampoco tenía por qué ser excesivamente negativo.

Ahora, sin embargo, los padres ponen cada vez más comida en el plato y muchos esperan que coman lo mismo o más que ellos mismos. Teniendo en cuenta que además comen según los horarios que proponemos los padres, los niños corren el riesgo de acabar dependiendo de las cantidades que nosotros decidamos y del momento en que les pongamos la comida, en vez de comer cuando tienen hambre, la cantidad que necesitan.

En palabras de los investigadores del estudio:

Los padres deben permitir a sus hijos tener libertad cuando comen [...] Los padres pueden controlar los tipos de comida que hay en la mesa, y poner muchas opciones saludables. Entonces, deje que el niño elija cuánto desea comer. Permítales que regulen su propia ingesta.

Por todo ello, para que los niños puedan guiarse por su hambre, para que no coman de más y para que el comer sea algo natural, algo no forzado, y que puedan disfrutarlo sin tener luego, con la edad, que forzarse a comer menos de lo que hay en el plato para resolver problemas de peso, la recomendación es poner fin al "venga, acábate lo que queda en el plato" y sustituirlo por un mucho más lógico "a la fuerza, nunca".

Vía | Medline Plus Foto | dbrekke en Flickr En Bebés y más | Niños que comen poco‏, Niños que comen demasiado, Mapa interactivo de la obesidad infantil en el mundo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos