Síguenos

papilla

Cuando el bebé comienza a incorporar la alimentación complementaria a la lactancia materna, idealmente a partir de los seis meses, debemos escoger la fórmula que mejor se adapte a sus necesidades.

Actualmente podemos encontrar en el mercado un montón de preparados de cereales para bebés adaptados a cada etapa de crecimiento. Algunas marcas tienen productos para bebés a partir de los 4 meses, muchos pediatras también lo indican, pero esto no coincide con las recomendaciones de la OMS que aconseja la lactancia exclusiva hasta los 6 meses.

Si habéis estado investigando sobre papillas, seguramente habréis oído hablar de los cereales hidrolizados. Precisamente se está emitiendo un anuncio de televisión en el cual un bebé se duerme plácidamente sobre el hombro de mamá después de tomar su papilla de cereales hidrolizados.

Os voy a explicar por qué el bebé se duerme tan a gusto. No por atiborrarlo a cereales, pues hay estudios que confirman que darle cereales al bebé por la noche no provoca que duerma más tiempo, sino porque los cereales han recibido un proceso enzimático especial llamado hidrólisis, una reacción química en la cual se utiliza agua para descomponer un compuesto.

Es gracias a esta descomposición que los CHE (cereales hidrolizados enzimáticamente) facilitan su absorción intestinal y por ende, se digieren mejor.

No los he tomado pero confirmarlo, pero aseguran que el proceso potencia el dulzor natural de los cereales sin necesidad de agregarles azúcar haciéndolo que sean mejor aceptados por el bebé. Por otra parte, a diferencia de los cereales dextrinados su textura fina permite una preparación más rápida y una mejor disolución, con menos grumos y una consistencia más ligera y suave. Esto sí lo he comprobado.

Si es un recurso de los fabricantes de alimentos infantiles para atraer la atención de los padres, es posible. Pero también es importante que las primeras papillas del bebé sean fáciles de digerir, por lo que si podemos elegir aquellas que presenten esta ventaja respecto a otras, mucho mejor.

En Bebés y más | ¡Hola cuchara!: primeras papillas de fruta
En Bebés y más | Cereales, entre los 4 y 6 meses
En Bebés y más | El paso del biberón a la cuchara
En Bebés y más | Las papillas para bebés no son tan buenas según una experta en nutrición

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario