Sigue a Bebesymas

eurodisney1.jpg

El mundo Disney es un universo lleno de color, de magia, de luz y de música destinado a los niños (y a los adultos también, claro).

Disfrutan tanto con los personajes que ya conocen de la televisión que cuesta evitar la tentación de programar algún viaje con ellos a el parque Disney.

Sin embargo muchos padres dudan de cuál será el mejor momento para ellos o a partir de cuándo pueden enterarse de lo que sucede. En la época de Navidad del 2008 estuvimos en Eurodisney y por eso trataré de responder a la pregunta que planteo: ¿Cuándo ir a Disney con los hijos?

Nuestro viaje a Disney

Estábamos embarazados de 3 o 4 meses cuando mi mujer pensó que sería buena idea hacer un viaje “despedida de hijo único” (algo así como la despedida de soltero infantil) para nuestro hijo Jon.

El motivo realmente era lo de menos. Hacía años que no viajábamos y Eurodisney es un viaje que siempre hace ilusión a grandes y pequeños, así que programamos un viaje para Navidad.

Jon tenía 2 años y 10 meses cuando viajamos a París, pasando la noche en el tren, con destino a Eurodisney.

Estuvimos allí tres días y dos noches en un viaje precioso en el que lo pasamos en grande, tanto, que este año repetiremos.

“Es muy pequeño para ir”

eurodisney2.jpg

Cuando decía a la gente que iríamos a Eurodisney recibía una mueca de “bien, pero…” que se acompañaba de la frase “es muy pequeño, no se va a enterar”.

En parte, sólo en parte, tenían razón. En ese momento Jon hacía todavía alguna que otra siesta durante el día, así que hubo varios momentos, situaciones y vivencias de Disney que no pudo ver o disfrutar, porque estaba dormido.

Sin embargo, tres días dan para mucho, y seguro que un niño de menos de tres años no necesita ver todo lo que en un parque temático se ofrece, porque los niños no tienen la sensación adulta de “esto todavía no lo hemos visto”, sino que tienen una visión más infantil basada en “mira todo lo que he visto”, que fue mucho.

El cochecito

Uno de los problemas de ir con niños pequeños es que hay que tirar, en muchas ocasiones, de cochecito por si se quieren dormir o por si están cansados.

Mucha gente se lleva sus propios cochecitos y muchos prefieren utilizar los cochecitos del parque. Allí en Disney se pueden alquilar, (de hecho no es un alquiler ya que al devolver el cochecito te devuelven el dinero), aunque nosotros preferimos llevarnos el nuestro por la comodidad de nuestro hijo, ya que los de allí son de plástico.

Cuando íbamos a alguna atracción lo plegábamos y lo dejábamos en algún lugar más o menos visible y donde hubiera otros cochecitos (no era muy difícil pues estaba todo lleno de ellos).

La comida en Disney

La comida no es demasiado maravillosa, todo hay que decirlo. La mayoría de restaurantes ofrecen menús rápidos en plan pizza, patatas, hamburguesa. En un primer momento disfrutas comiéndote una pizza con la forma de Mickey Mouse, pero cuando llevas tres días con ese tipo de menú pides a gritos un plato de verdura.

Los niños disfrutan bastante con estas comidas (qué os voy a contar), por lo que a nivel de papilas gustativas y cantidades, lo más probable es que no haya demasiado problema.

Disney en Navidad

eurodisney3.jpg

Como ya he explicado fuimos en periodo de Navidad, es decir, “temporada alta”. Parecía un auténtico hormiguero, tuvimos que esperar medias horas y tres cuartos para comer en algunos sitios y había larguísimas colas para ver cualquier cosa.

Aún así, lo que pudimos ver, lo saboreamos en cantidad. Jon también, y, como se dice habitualmente, fuimos felices al verle feliz.

Disney en Navidad es, además, Disney de verdad. Nieve (de mentira) cayendo, árbol de Navidad inmenso, todo decorado, villancicos sonando, Goofy vestido de Papá Noel,… Vamos, que todo el universo Disney adquiere un plus de magia al añadírsele el espíritu de la Navidad.

Sin embargo, como he dicho, el hecho de que hubiera tantísima gente nos hizo afirmar que, como ya habíamos visto la Navidad en Disney, “la próxima en temporada baja”.

Cuándo ir a Disney

Respondiendo finalmente a la pregunta que encabeza esta entrada, os digo que a Disney se puede ir en cualquier momento, aunque yo, por lo vivido, pondría el mínimo en los 2-3 años.

A esa edad ya conocen a muchos de los personajes y son capaces de reconocerlos e incluso de hacerse fotos con ellos sin echarse a llorar.

Lo pasan pipa, disfrutan de unos días con papá y mamá y ven todo el colorido y el ambiente de las películas que, a ratitos, han visto.

La mejor edad para ir a Disney

Sin embargo, si alguien me dijera que sólo tiene pensado ir una vez a Disney y me preguntara cuál es la mejor edad, le respondería que la mejor edad para ir a Disney es la comprendida entre los 4 y los 6 años.

En esa edad son capaces de disfrutar de todo durante muchas horas, sin apenas descanso (suelen ser los padres los que solicitan un tiempo muerto) y siguen viéndolo todo con la fantasía y la magia que tienen los ojos de la infancia.

Pasada esa edad, hacia los 8 o 9 años, cuando ya entienden por qué el Mickey gigante que tienen delante no gesticula, la cosa pierde un poco la gracia y el encanto (aunque seguro que se lo pasarán genial también, por supuesto).

Disney en Verano

Viendo lo sucedido en temporada alta, hemos decidido que el año que viene, en Junio, nos iremos todos a Eurodisney otra vez. Jon disfrutará más si cabe, pues recordará lo que ya vivió y revivirá lo que ve cuando se pone el vídeo de aquel viaje o mira las fotos que nos hicimos. Aran, probablemente, no se enterará de mucho, pues tendrá 18 meses, pero no hay problema o al menos nosotros no lo vemos. Como respondí entonces a todos los que me dijeron “es muy pequeño para ir”: “Ya iremos otra vez de aquí a un tiempo” (total, los únicos viajes que hacemos son con ellos).

Fotos | Flickr (samlavi), Flickr (samlavi), Flickr ()
En Bebés y más | Ha comenzado el Año de Mickey Mouse en Disneyland, Consigue entradas gratis para los parques Disney en 2010, La web de Playhouse Disney

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios