Publicidad

El sueño de los niños también se ve afectado por el confinamiento: cómo ayudarles a dormir mejor

El sueño de los niños también se ve afectado por el confinamiento: cómo ayudarles a dormir mejor
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Tras un mes de confinamiento, los efectos en los niños empiezan a notarse y uno de los hábitos que está viéndose afectado es el sueño de los más pequeños. Un adecuado descanso es muy importante para los niños, y también lo es ahora, con esta situación tan excepcional que estamos viviendo.

Es normal que los horarios de sueño se vean trastocados en estos días, especialmente tras las vacaciones de Semana Santa, cuando más cuesta retomar el ritmo.

Amelia Hunter, de Baby Sleep Solutions, asesora de sueño infantil certificada, nos explica que.

"El sueño y la salud están bastante relacionados. La privación de sueño tiene un efecto negativo en el sistema inmunológico. Diferentes estudios muestran que las personas que no duermen bien o no duermen lo suficiente tienen más probabilidades de enfermar y también puede afectar la rapidez con la que se recupera si se enferma.
Asimismo, la falta de sueño en edades tempranas no sólo tiene efectos negativos a nivel inmunológico, sino también en el desarrollo tanto psíquico como físico. De esta manera, es importante asegurarse de que los más pequeños tienen un sueño reparador y de calidad".

Qué podemos hacer para ayudarles a dormir mejor

No todos los niños son iguales y por tanto, no todos necesitan las mismas horas de sueño. La experta señala que "es crucial conocer las necesidades de sueño de nuestros hijos, asegurarnos de que están cubiertas y conseguir establecer una buena higiene del sueño en casa". Qué pautas tomar:

1.  Intentar mantener en la medida de lo posible los horarios del día

Hora de despertarse, desayuno, actividades, hora de comer, siesta si la hace y hora de ir a dormir. Le aportará seguridad y su cuerpo se preparará mejor para la hora de dormir. Su cuerpo tiene un horario natural al que se le conoce como “reloj biológico” que se rige por la luz (día/noche) y que es el encargado de regular las hormonas cortisol y melatonina. Si intentamos seguir esos horarios, el sueño fluirá de una manera también más natural. Si se desfasan mucho sus horarios “reales” de los naturales, se puede generar un desajuste.

2.  Cubrir sus necesidades de sueño

Cada niño es diferente y tiene diferentes necesidades, por lo que es posible que algunos duerman más y otros menos. Pero según su edad, las recomendaciones de los expertos en sueño infantil es:

  • De 0 a 1 año: entre 14h y 16h totales de sueño al día.
  • De 1 a 2 años: entre 11h y 14h totales de sueño al día.
  • De 3 a 5 años: entre 10h y 13h totales de sueño al día.
  • De 6 a 12 años: entre 9h y 12h totales de sueño al día.

3.  Mantener la rutina para ir a dormir

Es el momento en el que su cuerpo desconecta del día y se prepara para dormir. Es importante que sea relajante, que no dure más de 20 minutos y que se de en un ambiente de calma, para estimular la secreción de melatonina. Una rutina, paso a paso y cada día la misma, es una práctica que se acabará convirtiendo en un buen hábito y en una asociación de sueño positiva que ayudará en gran medida a conseguir avances.

4.  No saltarse la siesta

Es posible que estos días las siestas se hayan descontrolado un poco. Se puede tener algo de flexibilidad, ya que es posible que a veces no se canse lo suficiente. Pero es importante no saltarse la siesta si todavía está en edad de dormirla

“Si no duerme durante el día, dormirá mejor por la noche”. Es un mito y, en realidad, es contraproducente. Aparentemente, puede parecer que es algo que funciona, pero no. Saltarse las siestas alterará sus ritmos de sueño y afectará negativamente al sueño nocturno: despertares nocturnos con mucha dificultad para conciliar el sueño de nuevo, advierte la experta.

5.  Que el niño se canse durante el día

Es esencial hacer actividades que estimulen tanto a nivel físico como mental. Es importante que se canse. En cada casa la situación es diferente, por ello cada familia debe encontrar su propio equilibrio. Hay que asegurarse de que la presión de sueño es la suficiente para que, cuando toque dormir, el cuerpo necesite realmente ese descanso.

En Bebés y más | Entendiendo el patrón de sueño del bebé y cómo evoluciona en el primer año, Rutina de sueño en cinco pasos para que tu bebé duerma mejor

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios