Compartir
Publicidad
Publicidad

La estenosis de los lagrimales del recién nacido

La estenosis de los lagrimales del recién nacido
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace un tiempo que trajimos a Bebés y más una de las afecciones más frecuentes en los recién nacidos, la obstrucción del lagrimal, que provoca lagrimeo y secreciones en los ojos de los pequeños.

Hoy nos volvemos a detener en este fenómeno, que se conoce también como "estenosis de los conductos lacrimonasales", y que puede afectar hasta a un 20% de los bebés en los primeros meses de vida.

La estenosis lagrimal es la obstrucción total o parcial de los pequeños conductos subcutáneos que conectan el borde de los párpados interiores (en el ángulo interno del ojo) con la nariz. La afección puede situarse en uno de los ojos o en ambos.

Puede suceder que cuando el bebé nace la válvula de Hasner, pliegue de la mucosa que conecta dichos canales, no esté perforada (total o parcialmente), incluso que tarde algunas semanas o meses en hacerlo.

Por ello las lágrimas no se drenan correctamente, con la consiguiente mala limpieza de la superficie ocular y el estancamiento en el saco lagrimal, todo lo cual producirá secreciones mucopurulentas que hacen que el ojo esté pegajoso y que las pestañas se peguen.

La obstrucción de estos conductos evacuadores de lágrimas suele ser temporal y se resuelve al cabo de pocas semanas. Se puede facilitar el drenaje de las lágrimas con un masaje suave en la zona entre el ángulo interior del ojo y la base de la nariz. Esto, junto a una correcta higiene del ojo mediante suero fisiológico, hará que pronto la estenosis se resuelva espontáneamente antes del año de edad y no haya complicaciones.

Si el estado de las secreciones no mejora antes del sexto mes habrá que visitar al especialista para que determine si hay otras causas. También se ha de descartar la conjuntivitis, de carácter bacteriano o alérgico y que necesitan un tratamiento especial.

Si la obstrucción perdurara, también será el médico quien determine la necesidad de realizar una pequeña intervención quirúrgica para romper la membrana y eliminar dicha obstrucción con una pequeña sonda, tras dilatar el conducto lagrimal.

Aunque afortunadamente, como decimos, el problema se suele resolver espontáneamente al poco tiempo. A mi bebé se le manifestó este tipo de estenosis a los pocos días de nacer, aunque con las medidas señaladas hacia el mes de vida ya se había solucionado el trastorno.

Más información | Anales de Pediatría continuada Más información | Drrondonpediatra En Bebés y más | Obstrucción del lagrimal en los bebés

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos