Esguince de tobillo en niños: qué hacer si mi hijo se tuerce el pie

Esguince de tobillo en niños: qué hacer si mi hijo se tuerce el pie
Sin comentarios

Según la Asociación Española de Pediatría, los esguinces de tobillo son el problema traumático más frecuente en las piernas de los niños.

El esguince se produce por una distensión de los ligamentos, y aunque no reviste gravedad y cura en el trascurso de unos días, es necesario saber cómo actuar. Y es que un esguince mal curado podría acabar afectando a la movilidad y estabilidad de la articulación, además de predisponer al niño a sufrir esguinces de repetición en el futuro.

¿Por qué se producen los esguinces de tobillo?

esguince de tobillo

Los niños corren, saltan, juegan y llevan a cabo ciertas acciones que pueden predisponerlos a sufrir con más facilidad un esguince, siendo los esguinces de tobillo y muñeca los más habituales en la infancia.

El esguince se produce cuando la articulación gira excesivamente en una dirección u otra (hacia dentro o hacia fuera), provocando una distensión e inflamación de los ligamentos. En casos más graves, podría producirse también un desgarro o una rotura.

Los esguinces son más frecuentes en niños mayores y en adolescentes, no solo por el aumento de la elasticidad de los ligamentos, sino también por el incremento de la actividad deportiva y otras prácticas de riesgo.

También los niños con hiperlaxitud articular o que ya han sufrido un esguince con anterioridad son más propensos a esta lesión.

En verano aumentan los esguinces de tobillo

Según los expertos, en verano aumentan las torceduras y esguinces de tobillo, convirtiéndose en una de las lesiones típicas de esta época del año. Entre las causas de este incremento están:

  • La inestabilidad a la hora de caminar por terrenos poco firmes, como la montaña o la arena de la playa, más aún cuando no se cuenta con calzado adecuado.
  • El uso de calzado abierto que no recoge correctamente el pie por la parte posterior ni ofrece sujeción al tobillo.
  • Usar chanclas y sandalias para realizar todo tipo de actividades, desde jugar, hasta montar en bici, correr o pasear.
  • En verano aumenta también la práctica deportiva, pero los niños no siempre utilizan el calzado adecuado para ello.
  • Utilizar calzado que no esté confeccionado con materiales naturales hace que el pie no transpire, y un exceso de sudoración podría provocar que el pie resbalara y se saliera del calzado.


¿Cómo reconocer un esguince de tobillo?

Si tu hijo sufre una torcedura o esguince de tobillo leve presentará dolor e inflamación de la zona. Es posible que le cueste plantar el pie en el suelo y girar el tobillo en una determinada dirección. A veces se aprecia también un pequeño hematoma y un bulto.

Si el esguince ha provocado una rotura o desgarro del ligamento, el dolor será más intenso.

Es fácil diferenciar de manera visual entre un esguinces y una fractura de hueso, pues en este último caso la articulación se ve deformada o fuera de lugar, además de provocar un intenso dolor.

Qué hacer si mi hijo sufre una torcedura de tobillo

Esguince Tobillo

Es importante que el niño sea evaluado por su pediatra para determinar el tipo de esguince sufrido, pero mientras aplicaremos unos primeros auxilios que ayudarán a minimizar el dolor y el impacto de la lesión:

  • Aplicar frío local para tratar la inflamación. Nunca pongas el hielo directamente sobre la piel, pues podrías causarle una quemadura.
  • Inmovilizar la zona afectada mediante un vendaje o tobillera.
  • Elevar la extremidad para favorecer la circulación sanguínea y reducir la inflamación.
  • Los inflamatorios, siempre con receta médica, ayudan también a controlar la hinchazón y el dolor.

Dependiendo del tipo de lesión, el médico podría recomendar la utilización de férulas inmovilizadoras, así como reposo durante un tiempo determinado y después rehabilitación, para asegurarse de que el esguince cura completamente.

Por lo general, en un plazo de una o dos semanas los esguinces leves suelen haber curado, mientras que los graves necesitan entre tres y seis semanas.

En cualquier caso, es fundamental que el niño tenga paciencia y entienda la importancia de guardar reposo durante el tiempo recomendado para evitar esguinces reincidentes e inestabilidad en la articulación.

Vía | En Familia, About Kids Health

En Bebés y Más | Codo de niñera: cuidado con tirar de los brazos de los niños, puede causar lesiones, Dolores de espalda en niños y adolescentes: posibles causas, tratamiento y prevención

Temas
Inicio