Publicidad

Casi la mitad de los bebés de dos meses tiene plagiocefalia (cabeza plana)

Casi la mitad de los bebés de dos meses tiene plagiocefalia (cabeza plana)
7 comentarios

Publicidad

Publicidad

Desde el año 1992 se viene recomendando a todos los padres que sus bebés duerman de espaldas, es decir, con la espalda apoyada sobre el colchón y la cabeza ladeada con el fin de prevenir el síndrome de la muerte súbita del lactante (SMSL), ya que hasta la fecha la recomendación era ponerlos a dormir boca abajo y el número de muertes era muy elevado.

El problema es que poner a dormir a los bebés boca arriba está afectando a la forma de la cabeza de los bebés hasta el punto que casi la mitad de los bebés de dos meses presentan plagiocefalia en mayor o menor grado.

Estos datos provienen de un estudio reciente realizado en Alberta, Canadá, donde han estudiado a 440 bebés de dos meses buscándoles puntos de la cabeza que estuvieran planos, tanto en la parte trasera como en la lateral.

De los 440 niños estudiados, 205 presentaban algún tipo de plagiocefalia, que representan el 46,6% del total de niños estudiados. Si miramos a los niños con plagiocefalia, el 63,2% tenía afectada la parte derecha de su cabeza y en el 78,3% de los casos se trataba de una plagiocefalia leve.

Cómo se produce la plagiocefalia

Plagiocefalia en bebés 2

La plagiocefalia postural se produce cuando los bebés pasan mucho tiempo con la cabeza apoyada sobre una superficie plana, que suele ser la cama o la cuna, pero que puede ser también el cochecito o una hamaca estirada.

En la mayoría de los casos (el 78,3% comentado) se observaban puntos planos en la cabeza que, según los investigadores, son un problema estético que no debería cambiar la recomendación de seguir poniendo al bebé a dormir de espaldas.

Cómo prevenir la plagiocefalia

Según los investigadores, y tal y como ya hemos comentado en Bebés y más, la plagiocefalia se puede prevenir, e incluso tratar, cuando es leve, tomando medidas para que el bebé no pase tanto tiempo con la cabeza apoyada sobre una superficie.

Estas medidas son las que se pueden hacer cuando un bebé está despierto, sobretodo, al poder ponerlo un rato boca abajo o evitando el uso del cochecito para usar otros métodos de "transporte" como las mochilas, fulares o pañuelos o incluso los propios brazos de papá o mamá (hay niños de esos que se les llama "muy buenos", porque apenas lloran, duermen mucho y casi no piden brazos que son serios candidatos a tener plagiocefalia si los padres no lo tienen en cuenta).

Dudas en las cifras

Con respecto a las cifras del estudio, y aunque no quiero restarle importancia al tema, debo decir que se trata de un estudio realizado en cuatro centros de salud de una misma ciudad que arroja una cifra muy elevada de niños con plagiocefalia, pero que ofrece dudas porque otros estudios previos muestran una incidencia que varía desde el 3 hasta el 61 por ciento. Este baile de cifras viene a decir que hace falta investigar más, con estudios más grandes y con niños de diferentes poblaciones, para lograr definir un poco cuál puede ser el alcance real de la plagiocefalia en bebés.

Cómo tratar la plagiocefalia

Plagiocefalia diagnóstico y tratamiento

En cualquier caso, no hay que negar que es muy posible que muchos niños a los dos meses tengan plagiocefalia porque los diferentes huesos que componen la cabeza no están fusionados aún (mi hijo el mediano, de hecho, nació con una plagiocefalia más que evidente, por haber estado encajado en la misma posición unas cuantas semanas).

A medida que pasan los días y las semanas, si el niño va durmiendo alternando el lado de la cabeza, los puntos planos van desapareciendo. Digamos que si el bebé tiene algo plana la parte derecha de la cabeza hay que hacer más énfasis en que duerma sobre el lado izquierdo que sobre el derecho (conseguir, por ejemplo, que el 60% del tiempo que pase dormido esté sobre el izquierdo y el 40% restante sobre el derecho).

Además, durante el día, podemos poner los juguetes, los móviles de cuna y todo lo que sea divertido, incluidos papá y mamá hablándole y cantándole, al lado izquierdo del bebé, para que ese lado le llame más la atención. Evidentemente, y como he explicado, todo lo que sea conseguir que la cabeza no tenga presión será positivo, así que prevenir la plagiocefalia es otra buena razón para pasar mucho rato con nuestro bebé en brazos.

¿Y si la plagiocefalia es más severa?

Según los datos, el 21,7% de los niños que tenía plagiocefalia presentaba una deformación más severa. En casos así algunos médicos indican el uso de un casco corrector que ayuda a redirigir el crecimiento de la cabeza del bebé. Los investigadores insisten en que la plagiocefalia es un problema únicamente estético, sin embargo algunos estudios parecen mostrar que los niños con plagiocefalia severa podrían tener un peor desarrollo psicomotor que los niños que no la padecen, o que la padecen de un modo leve.

En estos casos, y aunque la seguridad social no lo subvenciona, yo sí buscaría algún profesional que trabajara con dichos cascos correctores, porque aunque no parece que haya afectación en las áreas del desarrollo del pensamiento y el lenguaje, el sólo hecho de que se sospechen alteraciones en el desarrollo de la psicomotricidad gruesa me parece motivo suficiente como para tratar la plagiocefalia. Además, se consigue que la cabeza coja simetría antes y eso aporta más seguridad y tranquilidad a los padres.

Vía | Medline Plus, Abstract del estudio en PubMed Fotos | Jason Pratt, Andrew Malone, Janet McKnight en Flickr En Bebés y más | Aumentan los casos de bebés con plagiocefalia (cabeza plana), Cómo prevenir la plagiocefalia (deformidad de la cabeza del bebé), Causas de la plagiocefalia o “cabeza plana”, Para dormir al bebé, de espalda y de lado, Blog de la Asociación de Padres de Niños con Plagiocefalia

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir