Compartir
Publicidad
Publicidad

El 64% de los bebés nace con exceso de mercurio en sangre

El 64% de los bebés nace con exceso de mercurio en sangre
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Os lo hemos comentado en las últimas semanas: hay nuevas recomendaciones a las embarazadas y niños de no comer atún rojo ni emperador, debido al exceso de mercurio que acumulan esos peces y que es perjudicial para la salud.

No es extraño que, ante los consabidos beneficios del Omega3, que contienen dichos pescados en abundancia, muchas mujeres embarazadas lo incluyeran en su dieta habitual.

El mercurio pasaría de la madre a la placenta y al feto, con las consecuencias que os hemos comentado anteriormente, y un estudio publicado recientemente detectó que en un 64% de los recién nacidos había niveles de mercurio por encima del nivel seguro que establece la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos.

Ahora bien, como no hay un estándar internacional en lo referido a estos niveles de seguridad (¿para cuándo?), si se toman referencias de otras agencias serían menores, incluida la OMS que admite una concentración mayor.

Se trata de un estudio español, realizado entre mayo de 2004 y agosto de 2008 del que os hablamos hace unas semanas y que analizaba el nivel de mercurio en el cordón umbilical de 1.883 partos en Valencia, Barcelona, Asturias y Guipúzcoa.

Fue el grupo de Infancia y Medio Ambiente, con investigadores de distintos grupos y universidades de todo el país, el que comenzó en 2004 el más ambicioso informe en España sobre la exposición de los fetos a distintos tóxicos, como PCBs, plaguicidas, contaminantes del aire de las ciudades y metales pesados (entre ellos, mercurio).

El informe concluye que el 64% de los niños habían estado expuestos a través de la madre a niveles superiores a 5,8 microgramos de metilmercurio por litro de sangre, el nivel que la Agencia de Protección Ambiental de EE UU considera admisible.

Por regiones, las que presentaban niveles más altos eran aquellas en las que las madres consumen más pescado: en Asturias lo superaba con el 75,6%; en Sabadell el 49,1%; en Valencia el 68,4%, y en Guipúzcoa el 64,7%. El estudio concluye que

El principal contribuyente a los niveles de metilmercurio en sangre de cordón fue la ingesta materna de pescado graso.

Sin embargo, los expertos en nutrición y responsables del estudio insisten en que no se pretende crear alarma, que hay factores mucho más perjudiciales para la salud del feto, como fumar, y que el pescado contiene nutrientes básicos y beneficiosos durante el embarazo o la infancia, sólo que tendríamos que evitar el atún rojo y el pez espada o el tiburón.

Como vemos, no se trata de alarmar, pero tras leer el resumen de este estudio que señala que el 64% de los bebés nacen con exceso de mercurio en sangre nos preguntamos por qué no se determina exactamente cuál es el nivel admisible y por qué no se procura cuidar el medio ambiente que al fin y al cabo es el lugar en el que vivimos y de donde obtenemos nuestros alimentos.

Vía | El País Foto | Salimfadhley en Flickr En Bebés y más | Recomendaciones de consumo de pescado durante la infancia, embarazo y lactancia, Mercurio en el pescado, El pescado, un alimento limitado en el embarazo, Cuidado con el consumo de panga y perca, El pescado en la alimentación infantil

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos