Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Qué posibilidades tenemos de ahorrar con la compra y la comida?

¿Qué posibilidades tenemos de ahorrar con la compra y la comida?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Creo que realmente muchas familias podemos gastar mucho menos adecuando nuestros hábitos, sólo es cuestión de proponérnoslo. Ya sé que cuando uno está acostumbrado a un determinado estilo de vida, cuesta renunciar a determinadas compras, pero a veces es necesario.

Los papás y las mamás tenemos muchos asuntos de los que ocuparnos, y la mayoría giran en torno a los niños y la administración del hogar. Ahora la situación económica para muchas familias es difícil y parece que tiene poco sentido pretender administrar el dinero en esos casos, puesto que disponen de presupuestos muy justos. Pero la crisis la sufrimos todos y todos en un momento dado nos planteamos la posibilidad de recortar gastos.

¿Cómo se puede gastar menos en una casa con niños?, una parte del ahorro está centrado en ‘la compra y la cocina’. Si nos atrevemos a revisar nuestras costumbres con detenimiento, nos daremos cuenta de que es posible ejercer decisiones responsables de consumo para gastar menos.

Os vamos a dar algunas ideas.

Como punto de partida podemos pensar que por gastar menos no vamos a tener peor calidad de vida, y que nuestros hijos no dejaran de ser felices, es una buena enseñanza que todos aprendamos a evitar los objetos realmente prescindibles

La hora de la compra

  • Es una buena idea hacer una lista de los productos que necesitamos, incluso si llevamos a los niños a comprar con nosotros. En este último caso podemos dejarles que nos ayuden a completar las anotaciones, e incluso que escojan algún producto especial (como un yogur con sabores o refresco). Esto nos evitará que el gasto se dispare y también que los peques conozcan el límite, realmente la decisión de comprar o no objetos que piden insistentemente los pequeños es de los padres no de los hijos.

Cuando se complique la situación por llevar a los niños, podemos buscar opciones: que haga la compra uno solo de los padres, dejarlos una hora en casa de los abuelos o amiguitos, utilizar las ludotecas de los centros comerciales (es una opción que a mí no me satisface, pero están ahí para prestar un servicio).

  • Realizar compra semanal o quincenal de todo lo que vamos a necesitar, y evitar hacer pequeñas compras en medio (si se ha acabado el arroz blanco y no lo hemos anotado podemos pasar sin hacer paella unos días y cocinar un día más de pasta, recurrir a la sopa con sémola, o utilizar el arroz integral que aún no nos habíamos atrevido a abrir).

Cuando la compra es quincenal será solo para los envasados, puesto que los productos frescos los podemos adquirir al menos una vez a la semana.

  • Comprar productos envasados de alimentación, higiene y droguería en supermercados buscando las diferentes ofertas, y las frutas y hortalizas en el mercado o tiendas de barrio. Acceder a verduras y frutas de temporada abarata el precio de esta parte de la compra, además son más buenas y saludables.

La carne y el pescado prefiero comprarlos también en el mercado, la relación calidad / precio es muy adecuada. Aunque si tengo que elegir entre el súper y la tienda de barrio, escojo por precio el primero (asegurándome de que el producto ofrece garantías)

  • Casi siempre se gasta menos cuando pagamos en metálico, porque tenemos un presupuesto al que ajustarnos.

  • Comprar más productos frescos y básicos y menos elaborados o envasados.

  • Buscar las ofertas de productos de higiene o limpieza del hogar, aunque en alimentación queramos algo más de calidad. También es interesante recurrir a ‘marcas blancas’ aunque no todas ofrecen una calidad aceptable.

Realmente cuando nos liberamos de los hábitos consumistas estamos ejerciendo nuestra capacidad de decisión, y esto es muy educativo para los niños
Cocina

En la cocina

  • La que conocemos como ‘cocina tradicional’ además de ser más sencilla de preparar es más económica: se utilizan sobre todo productos muy básicos como verduras, pastas, arroces o legumbres. Y aunque trabajemos podemos dejarlo preparado el día anterior y enfriarlo en la nevera cuando ya esté cocinado.

  • ’Hacerlo uno mismo’, también es posible preparar meriendas y postres para los niños con nuestras propias menos: es más saludable, más barato y no da mucha satisfacción comprobar que somos capaces.

Los niños que están acostumbrados a bollería industrial suelen protestar cuando sus padres les ofrecen flanes, bocadillos o magdalenas caseras, pero al final todos agradecen el esfuerzo y (sobre todo) el sabor de lo que se ha hecho en casa.

  • Consejos de cocción: el fondo de cazuelas y sartenes debería ser algo mayor (nunca más pequeños) que el fuego, al tapar los recipientes podemos ahorrar algo de energía, y se tarda menos en preparar los platos. En vitrocerámicas podemos apagar el fuego un poco antes de finalizar la cocción porque mantienen el calor, y no olvidaremos con cualquier tipo de 'fuego' reducir tras el primer hervor.

  • No abrir la puerta del horno más de lo necesario.

La comida hecha en casa es más saludable y económica para todos, y hoy en día muchos adultos llevan almuerzo casero o un recipiente con su comida al trabajo
Nevera

Conservación de alimentos

  • Procurar que el armario que utilicemos como despensa esté lejos de fuentes de calor para que no se deterioren las conservas.

  • Mantener el termostato de la nevera entre 3 y 7ºC y el del congelador entre 18 y 15ºC, estos gestos reducen el consumo de electricidad.

  • Los alimentos frescos (frutas y verduras) se deben cubrir incluso dentro de la nevera, yo utilizo paños de algodón, así duran más y no se humedecen. La carne que no se vaya a consumir inmediatamente se congela, y el pescado también, claro está.

  • Cuando cocinamos de sobra debemos congelar lo que no nos hayamos comido: en la nevera nos descuidamos y pasan más de dos días… ya no nos sirve.

  • Cuando guardemos platos que hemos preparado, debemos dejar que se enfríen antes de introducirlos en el frigorífico.

Además recordemos que el uso de la lavadora también nos sirve para ahorrar: todos conocemos trucos como llenar el tambor, racionar el jabón o utilizar programas cortos

¿Qué más se os ocurre a vosotros para ahorrar comprando y cocinando?

Imágenes | Imágenes | (cocina) Zak Greant , (mercado) gerry.scappaticci, (frigorífico) Toms Bauģis En Peques y Más | Visitar el Mercado con los niños es divertido, y además se convierte en una oportunidad para desarrollar las competencias básicas, Crisis económica, ¿qué les decimos a los niños?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos