Compartir
Publicidad
Publicidad

Sanidad aconseja a niños y embarazadas no comer carne cazada con plomo

Sanidad aconseja a niños y embarazadas no comer carne cazada con plomo
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los niños menores de seis años, las mujeres embarazadas o aquellas que planeen quedarse en estado no deben consumir carne procedente de animales cazados con plomo, porque este metal afecta al sistema nervioso central en desarrollo.

Así se desprende de un informe del Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), dependiente del Ministerio de Sanidad, sobre el riesgo asociado a la presencia de plomo en carne de caza silvestre en España.

Aunque no tengamos cazadores en casa, no hay que olvidar otras fuentes de posible contaminación por plomo en este tipo de carne. El consumo de carne de caza silvestre es más frecuente en los cazadores y sus familias, pero la población general está expuesta al consumo en restaurantes, así como el de productos derivados de dicha carne (salchichón, paté...) que se comercializan en cualquier supermercado.

En el informe la AESAN destaca que las piezas de caza mayor y menor silvestre analizadas en España muestran un contenido medio de plomo superior a los límites máximos establecidos en la UE para carnes y despojos en general, similar al encontrado en otros países y en el conjunto de Europa.

Cartuchos

Recomendaciones para proteger la salud de los consumidores de carne de caza silvestre

La recomendación sanitaria para los adultos es limitar el consumo de estos productos a un máximo de una ración (aproximadamente 150 gramos) por semana, un grupo poblacional en el que los riñones son los órganos más sensibles a la exposición del plomo, que reduce además la capacidad para formar nuevas células sanguíneas. La neurotoxicidad asociada al plomo en adultos afecta al procesado de información.

En el caso de los niños, numerosas evidencias han puesto de manifiesto que la toxicidad de este material afecta en mayor grado a los cerebros en desarrollo frente a los maduros. Se asocian las concentraciones de plomo en sangre con una reducción del coeficiente intelectual y de las funciones cognitivas en menores de siete años y similares conclusiones son aplicables al caso de los fetos. Ya hemos visto en el blog cómo el plomo en la sangre afecta al desarrollo infantil, aun a niveles bajos.

La Aesan señala en sus recomendaciones referidas a niños y embarazadas lo siguiente:

Los niños menores de seis años, mujeres embarazadas y mujeres que planeen quedarse embarazadas no deberían consumir carne procedente de animales cazados con munición de plomo, dado que los fragmentos de plomo no pueden eliminarse con total seguridad y que estos grupos de población son más sensibles a los efectos del plomo sobre la salud y la ingesta incluso de cantidades pequeñas puede ser perjudicial. El plomo puede afectar principalmente al SNC en desarrollo en los niños de corta edad cuando está presente en concentraciones inferiores a aquellas que pueden causar algún efecto adverso.

La Agencia considera que es necesario promover campañas de información dirigidas a los consumidores, sobre las precauciones a tener en cuenta en la preparación y cocinado de estas carnes a fin de disminuir al máximo la exposición al plomo. Se trata de que, a la hora de preparar este tipo de carnes, se recorte y elimine la que esté dañada por la munición, así como la zona ubicada alrededor de la herida visible.

En el caso de la carne picada, indica que se debe limpiar la picadora frecuentemente, preferiblemente antes de su uso con cada animal, dado que el plomo, al ser un metal blando, puede ser triturado extendiendo la contaminación al lote completo.

En el informe también se propone la limitación del uso de este tipo de munición a favor de otras balas que puede ser de acero o tungsteno.

Toda esta información la encontramos en el último número de la Revista del Comité Científico de la AESAN, en un texto suscrito por una veintena de científicos. Su título es "Informe del Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) sobre el riesgo asociado a la pre­ sencia de plomo en carne de caza silvestre en España".

Recordemos que hace unos meses la AESAN recomendaba a embarazadas y niños no comer atún rojo ni emperador, en este caso por el elevado contenido en mercurio, y ahora añadimos esta nueva restricción: Sanidad aconseja a niños y embarazadas no comer carne cazada con plomo. ¿Cuál será el próximo alimento prohibido por riesgos para la salud?

Vía | AESAN Fotos | avlxyz y Rob Alter en Flickr-CC En Bebés y más | Recomendaciones de nutrición durante el embarazo, Las carnes en la alimentación infantil, La ingesta de mercurio en el embarazo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos