El hábito shinrin yoku: por qué los japoneses aman los baños forestales para potenciar su bienestar

El hábito shinrin yoku: por qué los japoneses aman los baños forestales para potenciar su bienestar
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Todos conocemos esa sensación tan reconfortante que nos brinda estar en la naturaleza. Desde los sonidos del bosque, la luz solar entre las hojas y el aire puro y fresco, pasar tiempo en la naturaleza, sea en espacios verdes o en azules como el mar, nos aporta una sensación de calma y bienestar. Y en Japón lo saben.

Tanto así, que en este país es toda una filosofía con nombre propio: shinrin yoku. Te contamos este hábito practicado por los japoneses para mejorar su bienestar y potenciar la felicidad.

Baños de bosque para renovarse

Pexels Alina Matveycheva 12158188
Foto | Alina Matveycheva en Pexels

El término shinrin yoku está compuesto por dos palabras japonesas: shinrin, significa "bosque", y yoku, que significa "baño". Unidas, se traducen como "baños forestales", pero su significado es mucho más profundo, pues consiste en sumergirse en la atmósfera del bosque, o absorber la esencia del bosque a través de nuestros sentidos.

Es decir, no se trata de hacer ejercicio al aire libre, ni de salir a caminar o correr por el bosque o dar un paseo, sino de estar en él de forma consciente y en calma. Dicho de otro modo, es simplemente estar en la naturaleza, conectándonos con ella a través de los sentidos.

La práctica japonesa del shinrin yoku, o baño de bosque, es el acto simple y terapéutico de pasar tiempo en un bosque.

El término fue acuñado en 1982 por Tomohide Akiyama, el entonces Ministro de Agricultura, Silvicultura y Pesca de Japón, con el propósito de combatir el agotamiento a causa del auge tecnológico, y al mismo tiempo motivar a la gente a reconectar y proteger los bosques del país. Los japoneses adoptaron rápidamente esta iniciativa y hoy en día es un hábito que practican con regularidad e incluso los baños de bosque son parte de la atención médica preventiva en Japón para personas de todas las edades.

Y no lo hacen solo porque sí: algunos estudios japoneses han investigado los efectos de esta práctica, encontrando que disminuye el estrés, mejora la calidad de sueño y la capacidad de concentración, además de elevar el estado de ánimo. En resumen, estar en contacto con la naturaleza puede revitalizar nuestro estado de ánimo, devolvernos la energía y renovar nuestra vitalidad.

Así puedes practicar el shinrin yoku

Motoki Tonn X00q3rxcyz4 Unsplash
Foto | Motoki Tonn en Unsplash

Aunque el término haya sido establecido en Japón, esta práctica de estar presentes en la naturaleza no es nueva y cualquiera puede ponerla en práctica - y no es exclusiva de los bosques o espacios verdes de gran tamaño, un parque cercano o el jardín de tu casa también funcionan para ello.

Hacer shinrin yoku puede ser algo tan simple como caminar tranquila y lentamente en un entorno natural, conectando de forma consciente con lo que te rodea, respirando el aire fresco, escuchando los sonidos de las hojas y las aves, observando los colores de los árboles... El objetivo no es llegar a algún lado, sino de disfrutar, sentir y experimentar el entorno con tus cinco sentidos.

Foto de portada | Lala Da en Pexels

Temas
Inicio