Publicidad

"Víctimas de la lactancia materna": subiéndose al carro de la guerra de la leche

"Víctimas de la lactancia materna": subiéndose al carro de la guerra de la leche
31 comentarios

Tarde o temprano tenía que pasar. Es tanta la actualización acerca de lactancia de los últimos años, es tal el avance y tantos los mitos que se tratan de derribar y que aún siguen en pie que ya era raro que apareciera alguien que diera un golpe en la mesa y dijera eso de "pues toda la vida se ha hecho así y no nos ha pasado nada".

Uno de esos "puestodalavidasehahechoasí" que no es real, porque si tratamos de conocer cómo se ha hecho lo de amamantar desde siempre, seguro que la norma es amamantar no uno, sino varios años y lo raro es, precisamente, lo que se sugiere en este libro.

Hablo de "Víctimas de la lactancia materna: ¡Ni dogmatismos ni trincheras!", un libro recién publicado, escrito por un pediatra que ha decidido atrincherarse en conocimientos pasados y anticuados, huyendo de la evidencia científica actual, para subirse al carro de la guerra de la leche, si es que existe, pero poniéndose en el bando de las que él llama "malas madres" que dan biberón.

Su nombre es José María González Cano y sus credenciales harían pensar que su obra no estaría tan cargada de errores y de mitos, pues es médico pediatra del Servicio de Pediatría del Hospital General de Castellón, donde desde hace 30 años dirige la Unidad de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Infantil del citado Hospital (igual ese es el problema, que lleva 30 años en el mismo puesto y no se ha dedicado a investigar un poco acerca de la lactancia materna).

De qué va el libro

No tengo el libro en mis manos y casi prefiero que ese momento no llegue nunca, porque no sabré muy bien qué hacer con él, así que para hablar de él me baso únicamente en el texto de la contraportada, que pese a ser breve, dice mucho. Demasiado, de hecho. Os cito lo que dice y voy añadiendo mi opinión.

La leche materna es el "patrón oro" para los primeros meses de vida, pero son muchas las madres e hijos que son "víctimas de la lactancia materna mal entendida". Son presionadas para amamantar aunque tengan hipogalactia, grietas en el pezón, etc. Incluso les plantean di­lemas morales para su reincorporación a la vida laboral. Es una falta de respeto y tienen que soportar el calificativo de "malas madres" a aquellas que optan por la Lactancia Artificial.

La leche materna es el patrón oro para los primeros dos años de vida. Durante los primeros 6 meses debe darse de manera exclusiva, pero a partir de esa edad se recomienda que se complemente con otros alimentos. A partir del año, es la leche materna la que complementa a la comida, pero se recomienda seguir amamantando porque sigue siendo el mejor alimento de todos los posibles, con un añadido, aporta células inmunitarias al bebé, algo que no hace ningún otro alimento, suplemento, vitaminas, ni jarabe, pese a que muchas madres los buscan ávidas de ofrecer a sus hijos lo que sea para que enfermen menos.

¿Víctimas de la lactancia materna mal entendida? Es posible que haya profesionales que la entiendan mal y presionen a las madres a seguir amamantando a pesar de todo, pero los que se dedican a esto a menudo, tienen claro que lo primero no es presionar, sino ayudar a las madres que tiene hipogalactia, grietas en el pezón, etc., a amamantar si es que es posible y si es que es su deseo. Porque la hipogalactia existe, pero es una condición muy rara y muchas veces tiene una causa solucionable, y porque las grietas pueden deberse a una mala posición, y a menudo se soluciona con un poco de ayuda. Obviamente, si la madre decide dejarlo, puede hacerlo (y debería poder hacerlo sin presiones de nadie).

¿Dilemas morales para la reincorporación a la vida laboral? Claro, pero no porque nadie entienda mal la lactancia, sino porque la mujer regresa al trabajo cuando el bebé tiene solo 16 semanas. Sigue siendo tan dependiente como el primer día y sin embargo tiene que dejarle con alguien que le cuide. Yo creo que la mayoría de padres sienten ese dilema moral, amamanten o no.

Lo de las malas madres lo dice usted, señor González. Un profesional experto en lactancia jamás llamará mala madre a una que decide no amamantar. De hecho, les ayudamos a que la alimentación con leche artificial sea exitosa, explicándoles bien cómo preparar los biberones (ya sabe, calentando el agua antes de mezclarla con el polvo para evitar el Cronobacter Sakazakii y la Salmonella... no sé si en su libro habla de ello).

La LM Prolongada está generando muchos ingresos en los Hospitales por desmedro. No es lo mismo dar pecho tres meses que darlo durante seis y no digamos nada si se prolonga por encima del año de vida. Por poder hacerse, puede hacerse. Pero ¿es bueno o malo para los niños? ¿Acaso un niño de dos años de edad medio desnutrido, con estigmas raquíticos y anémico, no es una "víctima" del actual dogmatismo?

¿Qué es LM prolongada? Porque si lo recomendable es dar hasta los dos años, imagino que se referirá a los que maman más allá de los dos años. ¿De verdad hay muchos ingresos en los hospitales porque niños de dos años siguen tomando leche materna? ¿Es que acaso no comen nada más? Por otro lado, ¿no sabe usted que la altura es uno de los factores que menos se ven afectados por la nutrición? Hace falta pasar mucha, pero mucha hambre para que exista un desmedro. No tiene usted más que echar un ojo a los que viven en África. Esos sí que pasan hambre y, fíjese, muchos son más altos que nosotros, los españoles.

"Niño de dos años medio desnutrido, con estigmas raquíticos y anémico". No digo que no los haya, pero si los hay, no son víctimas del dogmatismo, sino de una madre que no ha entendido las recomendaciones y confía ciegamente en la teta, tenga la edad que tenga el bebé, o de un bebé que se niega a comer: a partir del año, la leche materna complementa a la comida. Si el niño come variado y además toma teta, es imposible que acabe como ese niño que usted comenta. Si no come variado, porque se niega a comer (hay casos), ya antes del año debe ser visto por un pediatra para que valore el riesgo de que padezca anemia, del mismo modo que debe valorarse en los niños que toman biberón y también se niegan a comer.

152980135

Y eso sin hablar de los complejos de Edipo severos que están aflorando ante amamantamientos tan prolongados. En contra de las recomen­daciones actuales, considero que en los países desarrollados el destete total o parcial debe hacerse a los cuatro meses de vida. A partir de ese momento llega la primera papilla de cereales y progresivamente de fru­ta, verduras etc. Si el destete es más tardío, casi siempre hay problemas con las papillas y eso conduce inevitablemente a carencias nutricionales y a convertir a esos niños en "victimas" del actual dogmatismo.

Con Freud hemos topado. ¿Complejos de Edipo severos que están aflorando? ¿Eso lo ve en su unidad de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Infantil? ¿Se los derivan allí? ¿O es lo que le han contado? ¿O es directamente lo que se imagina?

En contra de las recomendaciones, considera que un niño debería destetarse a los cuatro meses. Pues vale, y otro pediatra dirá que a los cinco, otro considerará que a los 7 y otro quizás a los 10. Por eso hay unas recomendaciones globales basadas en la evidencia, para que no diga cada uno lo que le parece mejor en base a su opinión.

Si el destete es más tardío hay problemas con las papillas, dice, y en parte tiene razón. Por eso se dice habitualmente que los niños que amamantan pasan "de la teta a los macarrones", porque prefieren comer ya como personas mayores antes que como bebés, y prefieren comer trozos antes que papillas.

Sobre lo de convertir a los niños en víctimas del actual dogmatismo, pues sí, es la culminación de su discurso, pero es que el dogmatismo no es tal. Hablamos de recomendaciones, no de dogmas. Según la evidencia actual, lo deseable para un bebé es lo que he comentado (seis meses exclusiva, hasta el año complementada y a partir del año complementando). Es el "patrón oro" como usted lo denomina.

Si luego no puede, o no quiere seguirse, ya es la decisión de cada madre y de cada familia en base a la situación de cada momento. Y los profesionales debemos estar ahí para apoyar siempre a la madre y ayudarle a tomar la mejor decisión para todos. Ni hay malas madres, ni hay en realidad guerra, aunque supongo que para que su libro se venda necesita explicar que ésta existe y necesita victimizar a las madres que dan biberón para convertir en malignos a los profesionales que abogan por que los bebés reciban el "patrón oro".

Más información | Librería Argot
Foto | Thinkstock
En Bebés y más | La absurda "guerra de las madres" en un divertido vídeo, Por qué se aconseja lactancia materna exclusiva hasta los seis meses (I), Por qué se aconseja lactancia materna hasta los dos años o más

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios