Publicidad

El tamaño de los pechos no influye en la producción de leche: te explicamos por qué

El tamaño de los pechos no influye en la producción de leche: te explicamos por qué
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Alguno de los mitos que circulan en torno a la lactancia es aquel que asegura que los pechos pequeños no producen suficiente leche. Pero nada más lejos de la realidad, pues el tamaño de las mamas no está ligado a un mayor o menor éxito en la lactancia.

Si tienes el pecho pequeño y deseas amamantar a tu bebé, no sufras ante este tipo de comentarios. Te explicamos por qué el tamaño de las mamas no influye en la cantidad de leche que se produce.

El tamaño del pecho no influye en la cantidad de tejido mamario

Aunque durante el embarazo es probable que hayas experimentado cambios notables en tus pechos, no es hasta que se produce la subida de la leche cuando las mamas aumentan de volumen y los pezones y la aerola modifican su tamaño y coloración.

Pero a pesar de estos cambios típicos y habituales, muchas madres con pecho pequeño creen que no podrán ser capaces de amamantar a sus hijos, probablemente movidas por los comentarios del entorno y uno de los falsos mitos más comunes que giran en torno a la lactancia materna.

Sin embargo, es importante recordar que el tamaño de los pechos está determinado por la cantidad de tejido graso que poseen, no por la cantidad de glándulas productoras de leche.

La glándula mamaria no es más productiva por por el hecho de tener más tejido adiposo rodeándola, por lo que un pecho pecho puede tener una glándula mamaria muy desarrollada y ser capaz de producir leche durante mucho tiempo.

¿Cuánta leche produce el pecho?

Con independencia del tamaño del pecho, la cantidad de leche que se produce varía entre los 11 y los 58 ml por hora y seno, es decir, que a un promedio de 35 ml por hora y seno, un bebé reiuén nacido que se alimenta cada tres horas estaría recibiendo unos 210 ml de leche en cada toma.

Cuanto más frecuentemente succiona el bebé, más cantidad de leche se produce, pues succión es igual a producción. De este modo, la cantidad de leche materna que produzca tu pecho se irá ajustando a las demandas del bebé e irá cambiando en cada etapa de su crecimiento, para ajustarse a sus necesidades nutricionales.

Así que no te acomplejes creyendo que con pechos pequeños no podrás alimentar correctamente a tu bebé, pues siempre que no exista un problema médico que lo justifique, todas las mujeres que se lo propongan pueden alimentar a sus hijos, sin que el tamaño de las mamas influya ni en la cantidad ni en la calidad de la leche materna.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir