Publicidad

Los pediatras solicitan un permiso de maternidad de dos años para proteger la lactancia materna

Los pediatras solicitan un permiso de maternidad de dos años para proteger la lactancia materna
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Desde enero de 2021 la baja de paternidad se ha igualado a la de maternidad, llegando a las 16 semanas de duración.

Pero para los neonatólogos y pediatras la baja maternal actual es insuficiente y exponen sus razones para alargarla hasta los dos años en un informe donde registran los contaminantes ambientales a los que se expone una madre lactante en su trabajo y cómo afecta al bebé.

El estudio, elaborado por especialistas de hospitales de Murcia, Madrid y Cataluña, y publicado en 'Anales de Pediatría' de la Asociación Española de Pediatría, incluye recomendaciones para reducir los contaminantes medioambientales en la lactancia materna.

Razones para solicitar

Son habituales las dudas sobre cómo afecta la contaminación a la leche materna o qué tipos de trabajos pueden ser peligrosos para el bebé durante el embarazo o la lactancia materna. Así lo explican los pediatras, que señalan este tema como habitual en sus consultas.

Con el fin de darles respuesta y ante la falta de estudios toxicológicos sobre la alimentación de los recién nacidos en sus primeros momentos de vida, expertos de la unidad de Salud Medioambiental Pediátrica y de Neonatología del Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia, del Hospital La Paz en Madrid y de Olot en Girona, han llevado a cabo un estudio donde investigan el riesgo químico que suponen determinados trabajos y a los que están expuestos tanto la madre como el bebé.

"Ya sabemos que los tejidos embrionarios y en los primeros meses de desarrollo son mucho más vulnerables a la acción tóxica de los alteradores endocrinos, cancerígenos o mutágenos. En las consultas de matrona y pediatría se debe preguntar por las profesiones parentales y explorar sobre las exposiciones o preocupaciones laborales en relación con la lactancia materna".

A la vista de los resultados y por el bien de los bebés, los expertos recomiendan ampliar a dos años la baja maternal para asegurar una lactancia materna y un desarrollo del menor mucho más saludable porque "la leche materna es fuente de exposición a contaminantes medioambientales, y al mismo tiempo le protege de muchos de los efectos de estas exposiciones".

Pero hay más razones para alargar el permiso de la madre, ya que es muy importante para el desarrollo neuronal del bebé que los padres pasen el mayor tiempo posible con él.

Qué sustancias y trabajos debe evitar la madre

Lactancia Materna

El pediatra Juan Antonio Ortega, del Hospital Arrixaca de Murcia, explica que "hasta ahora la evaluación de riesgos se había centrado en la madre pero no en el niño". Por eso era necesario conocer cómo se acumulan estas sustancias en los cuerpos de los más pequeños.

"Con este informe el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo ahora tiene una referencia de una sociedad científica donde se señalan los trabajos o sectores laborales donde se exponen a las lactantes a riesgos químicos".

Los pediatras señalan los riesgos químicos que implican para el bebé durante el embarazo y la lactancia materna, trabajos en la industria del metal, agrícola, del automóvil o química, pasando por la construcción, fábricas de calzado, refinerías, transporte, minería, peluquería, imprenta o el ámbito sanitario.

En total, la investigación llega a numerar hasta 19 sectores profesionales donde las embarazadas y madres lactantes están expuestas a sustancias ambientales tóxicas. Como ejemplos:

  • El benceno, los metales pesados o los pigmentos cromados en la industria química.

  • Los absentos y los hidrocarburos policíclicos aromáticos en la construcción.

  • El alquitrán, cromo, plomo, cadmio o berilio en la industria del metal.

  • Tintes y nitroderivados aromáticos en las peluquerías.

  • Derivados nitrosos, antineoplásicos, óxido de etileno, compuestos orgánicos volátiles (formaldehído), etc., en el ámbito sanitario.

  • Disolventes, colas, pegamentos (compuestos orgánicos volátiles), metales pesados, mercurio, tintes (anilinas de benceno, 2-naftilamina, 4-aminobifenil) o benceno en fábricas de calzado o de tratamiento de cuero y pieles.

  • Pesticidas, herbicidas, derivados arsenicales, en agricultura o jardinería.

  • Solventes, cadmio, polibromados..., en el mundo del automóvil.

Una última advertencia de los pediatras: recomiendan usar vidrio, acero inoxidable o cerámica para almacenar, calentar o pasteurizar la leche materna para disminuir la exposición a contaminantes químicos.

Vía | Levante

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Descubren por qué la lactancia materna mejora el sistema inmunológico del recién nacido, Casi medio millón de bebés en todo el mundo fallecieron de forma prematura en 2019 a causa de la contaminación ambiental

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio