La vigorexia reduce la fertilidad femenina: los expertos aconsejan controlar la dieta y el ejercicio si buscas el embarazo

La vigorexia reduce la fertilidad femenina: los expertos aconsejan controlar la dieta y el ejercicio si buscas el embarazo
Sin comentarios

Hacer ejercicio físico es bueno para nuestra salud, siempre que su práctica sea razonable. Pero parece que esto no incluye la vigorexia, según el doctor Jan Tesarik y la doctora Raquel Mendoza-Tesarik de la clínica MARGen de Granada.

Señalan estos expertos en reproducción asistida que la vigorexia es una combinación de ejercicios excesivos y dietas desequilibradas, con una ingesta exagerada de proteínas y sustancias anabolizantes con el fin de aumentar la masa muscular y reducir al máximo la grasa corporal. Y que esto tiene un efecto negativo en la fertilidad de las mujeres. Explican por qué.

Por qué el ejercicio puede reducir la fertilidad

Explican los doctores de la clínica MarGen que cuando el ejercicio físico se practica hasta el agotamiento, se reduce la fertilidad femenina al disminuir la secreción de las hormonas necesarias para el desarrollo y la maduración de los óvulos.

Pero ¿cómo saber que la intensidad de la actividad física no es razonable? Los expertos en reproducción asistida aseguran que solo hay que escuchar a nuestro cuerpo, y si el ejercicio no nos deja sensaciones agradables, es que nos hemos pasado y llegado al agotamiento.

Explica el doctor Tesarik que "las mujeres vigoréxicas suelen presentar alteraciones en las concentraciones de una o varias de las hormonas importantes para el desarrollo de los óvulos". Pero la doctora Mendoza-Tesarik añade que los efectos también se observan en los laboratorios de reproducción asistida:

"En los tratamientos de fecundación in vitro se observa la disminución del número de óvulos maduros, aptos para ser inseminados, además de diferentes anomalías morfológicas en los embriones resultantes de la fecundación".

Peor aún si se combina con una mala dieta

Fertilidad 2

La situación se complica aún más cuando las mujeres vigoréxicas combinan los ejercicios excesivos con dietas especiales y, sobre todo con el uso de sustancias anabólicas. Las dietas que juntan una gran cantidad de proteínas con una reducción drástica de grasas pueden provocar una respuesta hormonal no deseada.

"El balance energético negativo es el principal responsable de las desregulaciones hormonales involucradas en la reducción de fertilidad. Además, el frecuente uso de las sustancias anabólicas, generalmente con efectos androgénicos, reduce aún más la fertilidad femenina".

El mismo comportamiento, en cuanto a la intensidad de ejercicios físicos y la alimentación, se ve en muchas mujeres deportistas de élite. También ellas buscan alcanzar el máximo nivel posible en su disciplina. La diferencia entre ellas es la motivación ya que, según la definición de la vigorexia, el único motivo para el ejercicio físico excesivo y esta conducta alimentaria es una obsesión por el estado físico.

Pero, tal y como asegura el doctor Jan Tesarik, en ambas situaciones las consecuencias son parecidas: la disminución de la fertilidad. Así que señala la necesidad de llevar una actividad física y una dieta equilibrada si se busca un embarazo, al menos durante un tiempo, sin llegar a valorar la forma de vida de cada mujer:

"Nuestro papel como médicos es explicar a las mujeres en estas condiciones las dificultades que resultan de sus comportamientos para alcanzar un embarazo.

La mayoría de los trastornos hormonales de estas mujeres es reversible, y basta con volver a una actividad física adecuada y la alimentación equilibrada, por lo menos durante un tiempo, para facilitar la maternidad".

Fotos | Scott Webb en Pixabay e iStock

En Bebés y Más | Infertilidad secundaria: cuando ya tienes un hijo pero el nuevo embarazo no llega, Las 13 mejores aplicaciones de ejercicios para mantenerte en forma durante el embarazo

Temas
Inicio