Publicidad

Embarazo ectópico: qué es, síntomas y factores de riesgo
Embarazo

Embarazo ectópico: qué es, síntomas y factores de riesgo

Publicidad

Publicidad

Cuando descubrimos que estamos esperando un bebé, una de las primeras cosas que deberemos hacer será agendar una cita con nuestro ginecólogo, para comenzar a llevar un seguimiento y control de nuestro embarazo, lo cual es muy importante, ya que nos ayudará a saber si todo está en orden.

En un embarazo normal, el óvulo fecundado desciende por las trompas de falopio hasta el útero, donde se implanta para comenzar su desarrollo. Pero cuando esto no sucede, estamos hablando de un embarazo ectópico. Te contamos qué es, así como sus síntomas y factores de riesgo.

Qué es un embarazo ectópico

Un embarazo ectópico o extrauterino es aquel que, como su nombre lo dice, se desarrolla fuera del útero o matriz, usualmente en las trompas de falopio, pero también puede ocurrir en un ovario, el cuello uterino o en algún otro lugar del abdomen.

Esta complicación del embarazo no es frecuente y sucede aproximadamente en el dos por ciento de los embarazos. La mayoría de los casos en los que se presenta un embarazo ectópico no son viables, y por lo regular ocurre pérdida gestacional durante el primer trimestre.

Sin embargo, si no son detectados a tiempo, pueden poner en peligro la vida de la madre, debido a que a medida que avanza el embarazo, el órgano o sitio en el que se implanta se estira demasiado pudiendo ocasionar que se rompa, provocando una hemorragia interna, una infección o en algunos casos, la muerte.

Por ello, es importante que ante cualquier síntoma hablemos con nuestro médico, pues los embarazos ectópicos son considerados emergencia médica y son la principal causa de morbilidad fetal y materna en el primer trimestre de embarazo.

Síntomas de un embarazo ectópico

Mujer Dolor

Los primeros síntomas de un embarazo ectópico suelen ser similares o iguales a los de un embarazo normal: se presenta la ausencia del periodo menstrual, hay sensibilidad en los senos, y también se experimenta fatiga y náuseas.

Sin embargo, los síntomas de alarma que nos pueden indicar la presencia de un embarazo ectópico son:

  • Dolores con cólicos, en especial debajo del abdomen y en uno de los lados. El dolor puede agravarse al estornudar, toser, orinar o hacer movimientos bruscos.
  • Se pueden presentar pérdidas vaginales de color pardo o ligeras hemorragias varios días o semanas antes que los dolores.
  • Un alto porcentaje de mujeres con embarazo ectópico sufren náuseas y mareos, aunque este síntoma es difícil de diferenciar de los mareos matutinos ocasionados por un embarazo normal.

Si el embarazo no es detectado a tiempo y continúa avanzando, es posible la rotura de algún órgano, como la trompa de falopio. Entonces, los síntomas que se presentan son los siguientes:

  • Desvanecimientos, desmayos, mareos o debilidad.
  • Pulso rápido y débil y la piel fría y húmeda.
  • Dolor en la parte baja de la espalda.
  • Dolor en los hombros y/o presión en el recto.
  • Dolor abdominal muy agudo y constante durante un breve tiempo y difundido por toda la zona de la pelvis.

Si presentas alguno de los síntomas relacionados con un embarazo ectópico, es importante que acudas a consulta de inmediato, para que te puedan dar un diagnóstico y te atiendan antes de que éste continúe avanzando y tu vida corra peligro.

Factores de riesgo

Un embarazo ectópico puede ocurrirle a cualquiera y en la mayoría de los casos no se conoce la causa exacta por la que sucede. Sin embargo, existen una serie de factores que aumentan la posibilidad de tener un embarazo ectópico, entre las cuales se incluyen las siguientes:

  • Ser mayor de 35 años. La mayor parte de los embarazos ectópicos ocurren en mujeres entre los 35 y 44 años.
  • Haber tenido un embarazo ectópico previo. Esto aumenta la posibilidad de que vuelva a ocurrir otro hasta en un 20%.
  • Haber tenido infecciones como enfermedad inflamatoria pélvica, que puede causar que se bloqueen parcial o completamente las trompas de Falopio.
  • Haber tenido cirugía abdominal o en el área pélvica.
  • Padecer endometriosis, una afección que ocasiona que el tejido de la matriz crezca fuera del útero, pudiendo ocasionar bloqueos en las trompas de Falopio.
  • Estar utilizando métodos de reproducción asistida para quedar embarazada, como la fertilización in vitro (FIV).
  • Haber pasado por una cirugía de recanalización tubárica con el fin de volver a quedar embarazadas.
  • Quedar embarazada mientras tenías puesto el DIU.
  • Tomar hormonas, como estrógeno y progesterona, que pueden hacer más lento el movimiento del óvulo.
  • Fumar.

Prevención y tratamiento

Abdomen Mujer

Aunque no es posible prevenir un embarazo ectópico, sí es posible prestar atención a los factores de riesgo para evitarlos en la medida de lo posible y así reducir las posibilidades de que se presente uno.

También, es importante comentar con nuestro médico la existencia de cualquier antecedente que pueda aumentar su probabilidad, para llevar un mejor control que ayude a detectarlo de forma temprana.

Como comentábamos al inicio, un embarazo ectópico no es viable ya que el óvulo no puede desarrollarse fuera del útero, aunque existen casos extremadamente raros en los que logran llegar a término los bebés que se gestan fuera del útero.

El tratamiento para un embarazo ectópico es terminarlo con tratamiento o con cirugía, dependiendo del caso. Si el embarazo ectópico se diagnostica de forma temprana, el médico aplicará inyecciones de un medicamento que evita que las células crezcan, termina el embarazo y el cuerpo absorbe el tejido que se haya desarrollado, sin afectar a las trompas de Falopio.

En ciertos casos especiales o si el embarazo ectópico se diagnostica cuando se encuentra avanzado o ha ocurrido una ruptura interna, se requerirá de una cirugía llamada laparoscopia, que consiste en realizar una incisión en el abdomen para introducir una cámara pequeña y utilizar instrumentos quirúrgicos para eliminar el embarazo o si ha estallado algún órgano, removerlo.

Después de pasar por un embarazo ectópico es posible tener un embarazo saludable en el futuro, pero esto dependerá del tratamiento que se haya tenido y de la condición en la que hayan quedado los órganos afectados. Solo es importante que una vez que hayas tenido uno, aumentan las posibilidades de tener otro en el futuro.

Fotos | iStock, Unsplash

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir