Compartir
Publicidad
Publicidad

Los hijos únicos son más hiperactivos y los que tienen hermanos más agresivos

Los hijos únicos son más hiperactivos y los que tienen hermanos más agresivos
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La hiperactividad y otros problemas de comportamiento de los niños y adolescentes están siendo estudiados últimamente para tratar de conocer algunas de las causas que podrían originarlas.
Un estudio realizado en Canadá con familias que tienen entre uno y tres hijos ha querido ver qué influencia tiene el hecho de tener o no hermanos sobre los niños y además saber cómo afecta el género de los hermanos en el comportamiento general de los niños.

Son muchas las conclusiones que se han extraído. Las más importantes, o al menos las que más se recalcan cuando se habla de este estudio son las que dicen que los hijos únicos tienen más probabilidades de ser hiperactivos que los que tienen hermanos y que éstos precisamente, los que no están solos, tienden a ser más agresivos. La investigación se realizó entre 1994 y 1995 sobre un total de 9.400 niños, de los cuales el 8% de ellos eran hijos únicos.

Los hijos únicos son más hiperactivos

Según explican los autores del estudio, cuando un matrimonio tiene un solo hijo se comportan de un modo menos autoritario que hace que los hijos únicos tengan un comportamiento más flexible y más activo. De este modo llegan a tener comportamientos hiperactivos: se mueven mucho, les cuesta concentrarse, son impulsivos y no atienden las indicaciones de los mayores.

Yo personalmente no compro esta teoría, porque los hijos únicos, por no tener hermanos, suelen jugar más tranquilos y suelen estar más tiempo con una actividad que si hay otros niños alrededor jugando a otras cosas.

Los que tienen hermanos son más agresivos

En las familias con dos hijos la agresividad es mayor. Se ha visto que cuando un niño tiene un hermano menor, sea niño o niña, es más agresivo y pega más a otros niños que cuando los niños no tienen hermanos.

Si nos centramos en los segundos hermanos, es decir, el que viene cuando ya hay un niño en casa, parece ser que tienden a ser más violentos con los objetos (algo que en mi casa sí ha sucedido, porque el segundo es un auténtico experto en lanzar cosas cuando está enfadado).

Diferentes combinaciones, diferentes problemas

En las familias donde hay dos niños el hermano pequeño parece tener más comportamientos hiperactivos, mientras que el mayor se muestra más introvertido, llegando a experimentar angustia, inquietud y tristeza. En las familias donde hay un hijo único o hija única o bien hay un niño y una niña (siendo el niño el mayor) parece haber más riesgo de complicaciones derivadas de la hiperactividad, y más violencia contra objetos por parte de la hermana pequeña.

Cuando una madre solo tiene un hijo se ha comprobado que interaccionan entre sí de un modo más positivo y menos hostil que las madres que tienen más hijos. Además muestran una tendencia a felicitar, jugar y compartir tiempo mayor que la que dedican a corregir comportamientos inadecuados, probablemente porque pasando mucho tiempo con ellos no hay tanto para corregir.

Al otro lado de la balanza se sitúan las madres que tienen tres hijos que son niña-niña-niño, que son las que tienen menos interacciones positivas y las madres que tienen dos hijos varones, que son las que presentan más interacciones negativas (yo esto, aunque tengo dos hijos varones, no lo suscribo).

La que parece ser la combinación familiar más equilibrada es aquella en la que hay tres hijos, siendo el primero y el tercero varones y la segunda una niña. Siendo la familia con menos agresividad la formada por el matrimonio y una hija única.

Resumiendo

No hay mucho para hacer una conclusión, porque mientras este estudio dice que las mejores combinaciones son las de tres hijos (niño-niña-niño) o la de una sola hija única, otro que comentamos hace unos meses decía que la familia más feliz era aquella en que la pareja tenía dos niñas.

De esto se extrae (al menos es lo que yo extraigo) que el entorno más directo tiene mucho que ver en el comportamiento de los niños y también en el comportamiento de los padres, que somos diferentes cuando tenemos uno o varios hijos y nos comportamos también diferente según tengamos hijos de un género o de otro.

Confieso que me parece interesante tratar de encontrar lógica a estos comportamientos entre hermanos, como por ejemplo, el llegar a concluir que si la primera hija es niña y el segundo es niño, éste se siente más protegido porque las niñas tienden a ejercer un papel de cuidadoras como la madre, aunque dependerá de la diferencia de edad, o cosas similares. Sin embargo, de este estudio que comento extraigo poca cosa, porque a alguna de las afirmaciones no le veo demasiada lógica y porque, como digo, estudios anteriores dicen otras cosas.

Vía | Tendencias21
Foto | MiikaS en Flickr
En Bebés y más | ¿Cuántos hijos hay que tener hoy en día?, Ser hijo único no afecta a las habilidades sociales, Tener un solo hijo, Tener hermanos es positivo para los niños

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos