Compartir
Publicidad

La publicidad sexista y nuestros comportamientos como adultos condicionan, más de lo que creemos, el juego de los niños

La publicidad sexista y nuestros comportamientos como adultos condicionan, más de lo que creemos, el juego de los niños
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Todos conocemos la importancia que tiene el juego libre en la infancia y no condicionado por los estereotipos de género. Pero no siempre es fácil romper con las barreras sociales que vemos a través de la publicidad, por ejemplo, o lidiar con los comentarios y prejuicios de algunas personas.

Por eso, la Universidad de Kent, en Inglaterra, ha llevado a cabo un estudio que ha publicado recientemente en la revista Sex Roles sobre cómo influye en la mente de los niños ver imágenes de juegos y juguetes estereotipados. ¿Cómo afecta en sus vidas el juego condicionado por géneros?

Una imagen y un mensaje bastaron para cambiar la mente de algunos niños

El experimento fue realizado por expertos entre un grupo de niños británicos de cuatro a siete años de edad. Se les separó en dos grupos y se les mostró diferentes escenas y mensajes de juegos:

El mensaje que podía leerse debajo de la imagen de la niña era "¡Hola! Me llamo Sarah. ¡Mi juguete favorito es un Mi Pequeño Pony! Tengo muchos y juego con ellos todos los días". En cuanto a la imagen del niño, podía leerse el siguiente mensaje: "¡Hola! Me llamo Thomas y me gusta jugar todos los días con mis coches. ¡Son mis juguetes favoritos!".

  • Al otro grupo se le mostraron las imágenes y sus respectivos mensajes cambiados, es decir, Sarah aparecía jugando con coches y Thomas con ponys.

Después de ver las imágenes cada grupo recibió un conjunto de juguetes que, socialmente, pueden ser considerados de un género determinado, tales como bebés, juegos de te, aviones de combate y herramientas. Y se les preguntó: ¿quién debe jugar con cada uno de estos juguetes?

Jugar

Los niños del segundo grupo, es decir los que no vieron imágenes ni mensajes estereotipados, fueron flexibles en sus respuestas y se mostraron más abiertos que los del primer grupo a la idea de que tanto niños como niñas pudieran jugar con cualquier juguete. Además, mostraron una mayor disposición a jugar con niños del sexo opuesto que los componentes del primer grupo.

Sin embargo, y como dato curioso, en ninguno de los dos grupos los niños eligieron para sí mismos juguetes socialmente pensados para el sexo opuesto.

Los investigadores recalcan la importancia de darnos cuenta de que los niños de este estudio tan sólo fueron sometidos a una imágen y un mensaje, y aún así ya se apreciaron cambios en la actitud y forma de pensar de uno de los grupos.

Por tanto, insisten en que si los cientos de estímulos y mensajes que reciben diariamente fueran contrarios a los modelos estereotipados que dicta la sociedad, los niños se volverían mucho más abiertos a disfrutar de una amplia variedad de juguetes, sin estar condicionados por su género.

El refuerzo de estereotipos a través de la publicidad

Nos hemos hecho eco en varias ocasiones de los estereotipos y roles de género que a veces muestra la publicidad a través de los juguetes. Pero por desgracia, el sexismo y fomento de roles no es algo exclusivo de los anuncios, y según la psicóloga Laura Zimmermann, de la Universidad Shenandoah en Virginia, "hay fuertes presiones en otros ámbitos de la sociedad que también influyen".

Laura Zimmermann participó en otro estudio en donde se analizaba la influencia de los anuncios de juguetes en niños en edad preescolar. Y aunque se vio que actualmente los niños muestran una mayor flexibilidad que antes a la hora de decir a quien va dirigido un determinado juguete, cuando se les pregunta sobre sus propias preferencias sus respuestas se vuelven estereotipadas.

La psicóloga insiste en la importancia de no limitar ni condicionar a los niños en sus elecciones basándonos en estereotipos de género, y dejarles jugar libremente con el juguete que elijan.

De este modo, los niños adquirián muchas más habilidades que si se limitaran a jugar con aquellos juegos o juguetes catalogados como "de niños" o "de niñas".

Por ejemplo, se sabe que las construcciones, bloques o rompecabezas -juguetes que tradicionalmente se han considerado "masculinos"- fomentan las habilidades espaciales y visuales. Mientras que juegos tradicionalmente considerados "femeninos" (muñecos, cocinitas, casitas...) fomentan la comunicación y las habilidades sociales. ¿Por qué desarrollar una única habilidad pudiendo desarrollarlas todas dando la libertad en el juego?

La importancia del juego mixto

Ninos Y Ninas

Los psicólogos del desarrollo afirman que entre los 2 y los 3 años, los niños comienzan a ser conscientes de su género, y a partir de ese momento designan a la gente de su alrededor en función de su sexo femenino o masculino. Igualmente, comienzan a establecer unas reglas y a crear unas categorías de comportamientos, actitudes, gustos, intereses... acordes a cada género.

Niños y niñas se ven diferentes, pero las imágenes, estímulos y comportamientos que vean a su alrededor les harán reforzar estereotipos, o por el contrario ampliar sus horizontes y ver las infinitas posibilidades que se abren ante ellos a través del juego.

Igualmente, también es importante fomentar el juego mixto, para que niños y niñas reconozcan comportamientos similares en el otro sexo, y acaben entendiendo que a todos, con independencia de su género, les gusta jugar a cosas similares.

En definitiva, los adultos no debemos marcar el camino del juego infantil mediante los estereotipos, aunque tampoco se trata de erradicar la elección del niño si ésta va ligada a un determinado rol. Darles libertad y permitirles ser lo que deseen a través del juego simbólico, tiene incontables beneficios en su desarrollo.

Por tanto, fomentemos el juego libre y mixto desde que son bebés, y ofrezcamos a nuestros hijos el mayor abanico de posibilidades de juego, respetando siempre sus decisiones.
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio