Compartir
Publicidad
Publicidad

Estimula la inteligencia del bebé con el método Tomatis

Estimula la inteligencia del bebé con el método Tomatis
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los 50 años de investigaciones llevadas a cabo por el doctor Alfred A. Tomatis, han culminado con el desarrollo de una disciplina denominada "Audio-Psico-Fonología".

Ésta aúna los principales campos de investigación y experimentación a los que se dedicó, relacionando el oído con la percepción, la comunicación y la escucha.

Tomatis (médico especialista en oído, nariz y garganta) consideraba que el oído tiene muchas más funciones de las que normalmente se le han adjudicado. Además de servir para oír o mantener el equilibrio, el sentido auditivo aumenta el potencial eléctrico del cerebro. Es ese potencial aumentado en lo que se pretende trabajar con su método.

El método se basa en la reeducación del oído para potenciar el aprendizaje y el desarrollo global de las personas. Al desarrollar la percepción del oído, estimulado mediante ciertos sonidos, pueden verse estimulados el aprendizaje y la comunicación, especialmente en los bebés y niños pequeños, así como mejoras en motricidad y problemas de equilibrio.

Pero, ¿en qué consiste el método Tomatis? Se trata de una terapia musical basada en escuchar, filtradas a ciertas frecuencias altas, composiciones de Mozart, cantos gregorianos y la voz materna tal y como se escucha desde el útero.

Es decir, sonidos que resultan relajantes y equilibrantes. Mediante este método se quiere evitar una relajación de los músculos del oído medio que algunos bebés o niños pueden desarrollar inconscientemente, por ejemplo al bloquear por rechazo ciertos estímulos sonoros.

No se trata de crear pequeños genios, y si considero interesante este método, que también se puede aplicar para mejorar problemas de aprendizaje, es porque la enorme capacidad de los bebés para aprender sí que puede recibir "un empujoncito" gracias a los conocidos beneficios de la música.

El método se puede emplear para muchos fines, pero ahora nos interesa el que entrena el oído de bebés y niños para beneficiarse de los sonidos escuchados en su desarrollo integral como personas.

A los pequeños se le ponen unos auriculares que van reproduciendo los sonidos mencionados, basados en los que Tomatis consideró que eran los naturales en el desarrollo de la escucha, desde el periodo fetal al adulto.

También se han estudiado y comprobado los beneficios que este método aporta a las mujeres embarazadas, ya que las relaja y les proporciona equilibrio, calmando posibles ansiedades, y de paso estimula al feto cuando éste ya percibe los sonidos.

Nosotras mismas podemos reproducir ciertas características del método: escuchando Mozart y hablándole al feto al mismo tiempo. Cuando el bebé ha nacido, el tono de nuestra voz y la música clásica sigue siendo un bálsamo para los pequeños. Cuando ellos ya comienzan a hablar, es bueno que tarareen los cantos o que repitan nuestras palabras.

Partiendo de la base de que hay estudios científicos han demostrado que la música de Mozart tiene influencia en el comportamiento de los bebés, proporcionándoles mayor desarrollo intelectual y creativo, del mismo modo que la voz de la madre o el recuerdo de la vida intrauterina los calma, me parece que se trata de un método que efectivamente puede aportar ciertos beneficios.

Algunos psicólogos, pedagogos, logopedas y médicos se interesan por este método y lo recomiendan. También hay centros escolares que aplican el Tomatis para mejorar el rendimiento académico de los niños. Desde este enlace se puede consultar los terapeutas que aplican el método en España.

Entre los beneficios de estos sonidos (para niños y adultos) se encuentran una mejora en el humor, mayor resistencia al cansancio, mejoras en la capacidad de memoria, de concentración y de creatividad, una sensación de calma (intelectual y física)... Eso sí, repito que no esperemos "crear" pequeños genios.

Cada bebé tiene su propio potencial y lo que podemos hacer los mayores es abrirle el máximo de puertas posible para que éste se expanda y desarrolle todas las capacidades lo más ampliamente. Enseñar a escuchar sin duda es un paso importante, y lo debemos hacer a través de todos los medios.

Lo mejor para los pequeños es que les estimulemos a través de la música, del juego, del lenguaje, de las caricias, de los colores... de un trato cercano, íntimo y volcado en su crecimiento físico, intelectual y emocional. Sabemos que dejar su desarrollo en manos de unos dibujos animados o de un método concreto no tiene sentido.

Más información | ALTOM Más información | Tomatis Más información | Blog de aplicaciones Más información | Método Tomatis En Bebés y más | Música para el bebé En Bebés y más | El efecto Mozart, música para bebés y niños En Bebés y más | Consejos para calmar la ansiendad en el embarazo En Bebés y más | El método firstart En Bebés y más | Las canciones cantadas antes de nacer calman al bebé

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos