Publicidad

Estilos de gateo en los bebés: gateo de cangrejo, marcha de oso y otras formas de gatear

Estilos de gateo en los bebés: gateo de cangrejo, marcha de oso y otras formas de gatear
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Aproximadamente entre los seis y los nueve meses, la mayoría de niños hacen un gran avance en su desarrollo tras conseguir estar sentados y antes del hito del primer paso. Hablamos del gateo, un movimiento complejo que abre todo un nuevo mundo de experiencias y descubrimientos a los bebés.

Pero no todos los bebés gatean del mismo modo. A pesar de que hay gateos más comunes que otros, algunos son insólitos y sorprendentes. Cada bebé tiene su estilo particular para gatear, y aquí os ofrecemos una pequeña guía de estilos de gateo.

El gateo, un hito importante en su desarrollo

Recordemos que el gateo es el primer recurso de desplazamiento del bebé para acceder a objetos que están lejanos. Puede que antes haya aprendido a voltearse, pero no con el objetivo de desplazarse de posición. El gateo surge porque el niño, intelectual y sensorialmente, ya tiene una necesidad de acercarse a los objetos que le atraen pero todavía no tiene la competencia física para hacerlo de pie.

El gateo forma parte del desarrollo de la motricidad gruesa, que es la habilidad que el niño va adquiriendo para mantener el equilibrio, moverse y coordinar los músculos de su cuerpo. 

Gatear es muy importante para el desarrollo del bebé, pero como todos los procesos evolutivos, no todos los bebés comienzan a gatear a la misma edad ni todos los bebés gatean de la misma forma, a la manera tradicional.

Pero no importa tanto el modo en que lo haga el bebé, lo que importa es que realice esos movimientos para lograr desplazarse, y nosotros también podemos estimular su gateo.

Tipos de gateo en el bebé

gateo

Sentado o "culeteo"

El bebé se desplaza en posición sentada, dando saltitos o arrastrándose con el trasero, ayudándose de una pierna flexionada y otra estirada en un gateo asimétrico.

Se trata de un estilo muy peculiar y bastante frecuente. Hay estudios que señalan que podría ser hereditario.

Clásico

Aunque se llama "gateo", en realidad la forma más común de este desplazamiento es sobre las rodillas y las manos. Puede que antes de empezar a gatear hacia delante el bebé se desplace hacia atrás.

Gateo de cangrejo

Algunos bebés comienzan a gatear hacia atrás, retrocediendo, en lugar de avanzar hacia adelante, o bien de lado, como un cangrejo. Es bastante frecuente, pero no hay por qué preocuparse. El bebé irá fortaleciendo su musculatura y aprenderá a dominar la coordinación de sus movimientos hasta conseguir desplazarse hacia adelante.

Gateo cruzado

El bebé apoya su peso sobre sus manos y sus rodillas, y luego mueve un brazo y la rodilla contraria hacia adelante al mismo tiempo.

Crol

El estilo de natación, pero en seco, muy poco frecuente. Se produce cuando el niño se arrastra sobre la barriga y avanza hacia delante con los brazos primero y las piernas después.

Croqueta

Más que de gateo estamos hablando de desplazamientos laterales con todo el cuerpo. El bebé gira sobre sí mismo ayudándose con piernas y brazos. Suelen pasar pronto a otros estilos de gateo más efectivos y rápidos, por lo que a menudo es considerado un "pre-gateo".

Marcha de oso

Es el más parecido al animal que da nombre a este movimiento, ya que el bebé avanza, como los osos (o cualquier otro animal de estas características) sobre los pies y sobre las manos, "a cuatro patas", a modo de puente con las piernas extendidas.

Es muy poco frecuente ya que requiere una mayor fuerza y equilibrio que el gateo clásico. Es una evolución a la postura de pie.

Peonza

Con la barriga apoyada en el suelo desplazan los brazos hacia un lado y después las piernas, dibujando trayectorias circulares en el suelo, con lo que el avance no suele ser demasiado efectivo.

Pequeña oruga

Un estilo dificultoso y muy poco frecuente, ya que el niño, boca arriba, se arquea sobre su espalda y se impulsa hacia adelante ayudándose de piernas y brazos.

Salto del conejo

El bebé se desplaza moviendo primero ambos brazos a la vez, y luego ambas piernas, haciendo una especie de salto.

Serpiente

No es el gato el único animal al que se parecen los bebés en sus movimientos. Reptar como una serpiente haciendo eses pero con la barriga algo elevada es el gateo que escogen algunos bebés.


En Bebés y más | Por qué es bueno que el bebé pase un tiempo boca abajo durante el día

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios