Publicidad

¿Cómo usar el cabestrillo portabebés de manera segura?

¿Cómo usar el cabestrillo portabebés de manera segura?
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Los portabebés de tela se han utilizado desde hace siglos en distintas culturas para llevar al bebé cerca de nuestro cuerpo, para sentirse más unido a ellos. Pero existen ciertas recomendaciones de seguridad para utilizar el cabestrillo portabebés y que no haya riesgos para el bebé.

En los últimos años ha habido accidentes mortales relacionados con el mal uso de este tipo de portabebés, pocos, pero los suficientes para que intentemos hacerlo de la mejor manera. Es sencillo y evitamos las situaciones de riesgo.

Existen muchos tipos de portabebés, pero recordemos que estos cabestrillos se refieren principalmente a los portabebés tipo bandolera, que son de tela y no tienen cierres, sino que el portador debe anudarlos en cada uso.

En todos los casos cuando se utilicen portabebés se debe ser muy cuidadoso, sobre todo si hablamos de niños menores de 4 meses, gemelos, prematuros, niños de bajo peso al nacimiento o niños con infecciones de vías respiratorias. Ellos son los más vulnerables y existen más posibilidades de accidentes.

El principal accidente asociado con portabebés es la sofocación a los lactantes en los primeros meses, es decir, los bebés no pueden respirar correctamente y se puede llegar a la asfixia. Esto puede suceder por compresión en la nariz y la boca del lactante contra el cuerpo del adulto.

También es posible que, debido a la debilidad de los músculos del cuello en los primeros meses, si la cabeza del lactante se gira hacia delante puede provocar que la barbilla descienda hasta tocar el pecho, quedando restringida la vía aérea y limitando el aporte de oxígeno. Lo mismo sucede si se tapa con la tela la cara del bebé, cuando este puede volver a respirar su propio aire.

Entonces, ¿cómo usar el cabestrillo portabebés de manera segura? El Comité de Seguridad y Prevención de Lesiones no intencionadas en la Infancia de la Asociación española de Pediatría establece unos consejos de uso de los cabestrillos portabebés y evitar bloquear la respiración del bebé:

  • La cara del niño debe permanecer siempre visible.
  • Vigilar con frecuencia su postura.
  • Vigilar que el niño respira libremente.
  • Evitar que la cara se apoye contra el cuerpo del adulto.
  • No utilizar este sistema de transporte en un vehículo (en coche debemos utilizar el sistema de retención adecuado).
  • Utilizar siempre sistemas portabebés apropiados para el peso y la edad del bebé.
  • Se debe comprobar diariamente la tela, las costuras, la presencia de pliegues y los broches o cremalleras del artilugio.
  • No se debe utilizar el cabestrillo si se van a practicar determinadas actividades que acarreen riesgo de caídas (subir laderas, montar a caballo, montar en bicicleta, patinar, etc.)
  • Evitar zonas deslizantes que puedan ocasionar caídas.
  • En el caso de los portabebés de espalda, comprobar que el niño no puede coger cosas peligrosas.
  • No cocinar con el niño puesto en el portabebés, por el riesgo de quemaduras.

En definitiva, lo que hemos de procurar es que las vías aéreas del bebé estén siempre despejadas y no portearlos si vamos a cocinar o practicar alguna actividad de riesgo. Además, os recordamos que en el caso de las mochilas ergonómicas, no hay que llevar al bebé mirando hacia fuera según recomiendan los pediatras.

Esperamos que estos consejos para llevar a vuestro bebé en el cabestrillo de forma segura os sean de utilidad, os resulte cómodo y juntos disfrutéis de este porteo tan agradable.

Vía | AEPED
Foto | Thinkstock
En Bebés y más | Qué tener en cuenta antes de comprar un portabebé

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios