Compartir
Publicidad
¿Es la leche de crecimiento la mejor opción para los bebés de un año?
Nutrición Infantil

¿Es la leche de crecimiento la mejor opción para los bebés de un año?

Publicidad
Publicidad

Los bebés menores de 12 meses no pueden beber leche de vaca sin adaptar porque sería peligroso para su salud, así que cuando no son amamantados, cuando no se alimentan con leche materna, tienen que recibir fórmulas de inicio que, a partir de los 6 meses pueden cambiarse por fórmulas de continuación (aunque en realidad no es necesario y sigue siendo mejor la de inicio).

Una vez cumplen 12 meses aparecen las fórmulas 3 o leches de crecimiento, aconsejadas por muchos pediatras, que tienen algunos beneficios como una cantidad menor de proteínas con respecto a la leche de vaca, pero algún perjuicio, como la adición de azúcar, totalmente innecesaria y excesiva en algunas versiones. Por eso nos hacemos esta pregunta: ¿Es la leche de crecimiento la mejor opción para los bebés de un año?

Para los que no son amamantados, claro

Si el bebé es amamantado la mejor opción es, siempre, la leche materna. Es decir, si la madre lo amamanta no hay razón nutricional para dar menos pecho y más leche, sea cual sea la leche. Otra cosa es que la madre no esté presente o quiera empezar a dar menos pecho.

Qué tipos de leche puede tomar un bebé de 12 meses

Dejando de un lado la leche materna, un bebé de 12 meses puede consumir cualquier leche:

  • fórmula de inicio
  • fórmula de continuación
  • leche de crecimiento (o leche 3)
  • leche de vaca o cabra entera
  • bebidas vegetales

Las últimas las descarto porque nutricionalmente hablando no se acercan a las demás. Las bebidas vegetales solo deberían consumirse en momentos puntuales (a menos que hablemos de fórmulas vegetales adaptadas para bebés, esas sí se pueden consumir como alternativa). Si hablamos de bebidas vegetales de las que consumimos los adultos, se pueden dar de vez en cuando, como si fuera un batido o similar, porque un día apetezca (y ojo que algunas llevan mucho azúcar).

Las fórmulas de inicio y continuación

Las de inicio están pensadas para bebés de 0 a 12 meses, mientras que las de continuación lo están para bebés de 6 a 12 meses. ¿Por qué? Pues porque a partir de los 12 meses ya pueden consumir leche de vaca entera.

Pero eso no quiere decir que no puedan seguir consumiéndolas. No se vuelven venenosas ni tienen carencias de ningún tipo. De hecho, es todo lo contrario, siguen siendo, sobre todo la de inicio, la que más se asemeja a la leche materna (las fórmulas de continuación se consideran algo menos adaptadas para los bebés).

Así que si alguien quiere seguir con estas opciones, puede.

Leches de crecimiento

Las de crecimiento son las que consumen muchos niños porque a los padres se las han recomendado, o porque los padres creen que son más nutritivas que la leche de vaca. No es que sean tampoco veneno, pero son un producto un poco en tierra de nadie (los más pequeños de 12 meses no deberían consumirla y los más mayores de 12 meses que comen comida no la necesitan), y para conseguir que los padres las compren tienen que hacer uso de mil y una tretas que a mí, como padre y profesional, me molestan bastante.

Hoy he estado en el súper y he cogido varias para mirarlas detenidamente. He hecho fotos y para esto post me he quedado con una de ellas, para explicarlo y que cada madre y padre haga lo propio con el resto de productos de otras marcas (en realidad con todo lo que llegue a sus manos).

Nestleleche2

La de la imagen es Nestlé Junior 1+ (o sea, para mayores de un año), pero podría haber puesto otras marcas y veríamos algo similar, probablemente. En la foto he puesto números sobre lo que he visto, para mencionarlo a continuación:

1. La AEP por ahí en medio

"Nestlé colabora con Asociación Española de Pediatría": la palabra Pediatría bien grande, para que mucha gente piense (y me consta que lo piensa) que es un producto "recomendado" por la AEP. La traducción es: Nestlé da dinero a la AEP para que le dejen poner el sello. La AEP debería mantenerse al margen de estas tretas publicitarias, pero no lo hace, y es una pena. Así vemos su sello en diversos alimentos poco saludables, de modo que pronto tendremos que hacer la siguiente recomendación: no compre nada que lleve el sello de la AEP.

2. Leche de Crecimiento

Esto debería regularse de algún modo. Debería haber una ley que prohibiera decir que un producto concreto promueve el crecimiento, porque no está demostrado que este producto haga crecer más a los niños y niñas, y mucha gente (me consta) cree que sí. Vamos, que es mentira... crecen igual con esta leche que con cualquier otra.

3. Con todo su sabor original

¿Qué quieren decir? ¿Qué es un producto apenas modificado? ¿El original? ¿Qué original, la leche? Pero si lleva azúcar y le han cambiado las grasas. Solo puedo imaginar que están hablando del sabor original de la leche modificada y edulcorada.

4. Composición de la leche

En la composición lo dicen claramente: lactosa por un lado (el azúcar natural de la leche) y azúcar por otro. Además, dice que lleva aceite de palma, aceite de nabina (colza, pero suena mejor decir nabina).

En realidad esta no lleva demasiado azúcar en comparación con otras leches de crecimiento (con cereales, galleta maría,...), pero por supuesto lleva más que la leche que bebemos los mayores. Si es para niños, no debería llevar más, sino como mucho lo mismo.

5. Con Hierro

Dice que dos vasos aportan el 81% de la cantidad diaria recomendada. Está muy bien... pero el problema es que luego le sumas el número 6, que es Calcio.

6. Enriquecida con Calcio

Que va muy bien para los huesos, pero que dificulta la absorción del hierro, que al provenir de la leche no se absorbe demasiado bien ya de por sí. Por suerte luego añaden vitamina C, que ayuda a la absorción del hierro... todo esto para decir que lo mejor es que el hierro provenga de la comida, porque lo mejor es que a partir del año los niños estén llevando una dieta diversificada.

7. Han reducido las proteínas animales

Esto está muy bien, porque en general la mayoría de niños consumen muchas más proteínas de las que necesitan. Sin embargo, a partir de los 12 meses, la OMS ya sugiere que como la leche es un alimento más dentro de una dieta variada, los niños ya pueden tomar leche de vaca normal, que debe ser entera.

8. Sustituimos las grasas animales por aceites vegetales

La leche de crecimiento se hace con leche desnatada a la que se le añaden grasas esenciales, para que haya más ácidos grasos poliinsaturados. Pero, ¿por qué a lo animal lo llaman grasa y a lo vegetal "aceite"? Son grasas igualmente, y las grasas de la leche normal no se han demostrado ser peores que el aceite de palma, de colza y de girasol. De hecho, se recomienda que los niños consuman lácteos enteros (con toda su grasa animal) hasta al menos los 5 años. Es más, hay estudios que demuestran que también los adultos podemos consumirlos enteros sin problema.

Pero mi hijo come muy mal todavía

Lo cierto es que es una realidad. Muchos niños de 12 meses comen bastante poco todavía, por la razón que sea, así que en este caso sigue siendo importante el tipo de leche que tomen los niños.

Bebé comiendo

¿Es entonces una buena opción? Pueden serlo si hablamos de una leche con poco azúcar y en cuyos ingredientes no veamos muchas cosas raras (ni cereales, ni sabor galleta, miel ni este tipo de 'chucherías'). Un estudio publicado hace unos meses sobre este tema concluye que las leches fortificadas para niños pequeños son útiles para prevenir la anemia, sin provocar cambios en la altura y con muy poca diferencia en el peso. Sin embargo, como hay tantas leches de crecimiento, no se atreven a establecer una recomendación generalizada (como acabo de decir, algunas llevan demasiado azúcar).

Otra opción es seguir con la leche de continuación o con la de inicio, y mientras tanto ofrecer alimentos variados en diferentes presentaciones, comiendo con los adultos en la mesa, quitando la tele, alejando el móvil, hablando con él, haciendo que sea un rato agradable también para el niño, y ofreciendo los alimentos con naturalidad.

Es decir, si comen muy mal, puede ser una opción como transición temporal hasta que coma más alimentos y entonces la leche pase a ser un alimento más (pero hay que trabajar esto, porque en realidad no es la mejor opción recibir los nutrientes de una leche suplementada). Entonces, cuando la leche sea un alimento más, la mejor opción es la de vaca entera, como la que consumimos nosotros.

Dejen de intentar engañarnos

Solo pido una cosa, como el resto de padres: que dejen de inventar cosas con el etiquetado. Cada vez somos más los padres que tenemos claro que ir al pasillo de alimentación para bebés y niños (o comprar alimentos en su versión infantil) no es más que un sinónimo de alimento rico en aceites de dudosa calidad y rico en azúcares añadidos. Todo lo contrario de lo que los padres buscan en realidad.

Fotos | iStock
En Bebés y más | La OCU vuelve a analizar las leches de crecimiento llegando a la misma conclusión: no son necesarias, Puleva responde al estudio de la OCU sobre las leches de crecimiento, Las leches de "crecimiento" no son necesarias

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos