Sigue a Bebesymas

tricotilomania.jpg

Esta enfermedad no es nada común y es bastante difícil de tratar, la tricotilomanía es la enfermedad de arrancarse el pelo de forma compulsiva. Los niños que realizan esta acción, sienten una especie de alivio y siempre realizan el mismo ritual. Primero están muy tensos, empiezan a arrancarse el pelo y después sienten una sensación placentera provocada por las molestias del tirón de pelos.

Con los mechones de pelo arrancados, hay niños que elaboran bolas para jugar, otros se lo introducen en la boca o simplemente lo rompen en trocitos más pequeños y realizan montoncitos con ellos. Realmente es extraña esta patología y hasta el momento, se cree que son varias las causas que propician esta conducta, desde la genética, el temperamento, hasta posibles situaciones de estrés.

El niño puede tener como parte más afectada la cabeza ya que hay una cantidad mayor de pelo, pero también hay otras zonas del cuerpo que se ven afectadas por su comportamiento como las pestañas, etc.

Esta enfermedad suele causar el aislamiento del niño además de las lesiones en el cuero cabelludo, también se pueden originar complicaciones digestivas en los niños que se comen el pelo, con lo que les provoca náuseas y vómitos.

Para tratar esta enfermedad, los especialistas aconsejan un cambio de conducta radical, hay que intentar enseñar al niño a que se controle. No es para nada aconsejable raparle el pelo al cero o castigarlo pues podemos provocar en el niño mayor angustia y acrecentar la magnitud de la enfermedad.

Pero antes de todo, lo mejor es acudir al pediatra, el realizará un seguimiento y dependiendo del caso aconsejará acudir a un psiquiatra infantil.

Más información | Onda Salud
Más información | Medline plus

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios