Sigue a

Petequias efuerzo

Si alguna vez a vuestros hijos, después de llorar, toser o vomitar con intensidad, les han salido unos puntitos rojos en cara y/o pecho, eso son las petequias de esfuerzo, completamente benignas.

Las petequias son pequeñas lesiones de color rojo, formadas cuando se daña un capilar, pequeños derrames vasculares cutáneos del tamaño de una cabeza de alfiler. Por lo general, se deben a la fragilidad de los capilares de la piel.

Debido al esfuerzo que el niño realiza al llorar, vomitar o toser (no siempre, sino en casos muy intensos), hay pequeños vasos sanguíneos que se rompen, y se pierde una pequeña cantidad de sangre, creando puntos rojos en la piel.

Dado que el esfuerzo de estos procesos se transmite a la cara, la localización de éstas suele ser en alrededor de los ojos y la boca, aunque en ocasiones también aparecen en el cuello o pecho.

Cualquier punto rojo en la piel no tiene por qué ser una petequia. La definición de petequia incluye dos datos fundamentales más: no existían antes, esto es, son de muy reciente aparición y, lo más importante, son extravasaciones de sangre (de ahí su color característico).

Cualquier lesión en la piel de este tipo debe ser valorada por el pediatra, a no ser que se trate de las petequias de esfuerzo, fácilmente identificables. Ello es debido a que existen otro tipo de petequias producidas por otros factores, como alergias o enfermedades graves que deben ser tratadas con urgencia. La fiebre acompañada de petequias es un motivo de urgencia.

En definitiva, las petequias de esfuerzo son las que aparecen como consecuencia de una tos pertinaz, un llanto intenso o, más típicamente, de vómitos reiterados. Se consideran absolutamente benignas y desaparecen en pocos días o incluso en unas horas.

Foto | anjanettew en Flickr-CC
Más información | Pediatria24
En Bebés y más | Fiebre del bebé: ¿cuándo ir a Urgencias?, Signos externos para guiarnos, El exantema en la infancia

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios