Compartir
Publicidad
Publicidad

Signos externos para guiarnos

Signos externos para guiarnos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Cuando el recién nacido está malito, nada nos angustia tanto. Claro, no nos puede decir absolutamente nada, ni tan siquiera señalarnos donde le duele.

Lo único que tenemos los padres son unos signos externos que sirven para guiarnos sobre el estado del bebé. Se recomienda acudir urgentemente al hospital, al servicio de urgencias cuando el bebé presente estos síntomas, entre otros:

Letárgica, notas que el bebé no se mueve, esté decaído, no tiene la misma energía.

Dificultades respiratorias, te das cuenta que respira entrecortadamente y oyes pitidos en su pecho. También puedes ver que al inhalar sus costillitas se hunden. Cianosis, ves que el bebé tiene un color azulado en su piel, uñas y labios.

Irritabilidad inconsolable, no es un simple lloro por hambre o por sueño, no para de llorar aunque lo cojas en brazos. No hay nada que le calme.

Petequias, ves que le aparecen manchitas como si fueran pecas.

Deshidratación orina poco, notas que tiene la boca seca y pegajosa, cuando llora no expulsa lágrimas y ves que la piel del bebé tiene un aspecto un tanto arrugado.

Son algunos síntomas, aunque hay muchísimos, estos son los más claros y los que nos pueden ayudar a reaccionar con rapidez.

Más información | Med.umich

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos