Sigue a

Pies de bebe

Las infecciones producidas por hongos son muy fecuentes en los bebés, aunque generalmente se pueden prevenir. Los hongos localizados en los pliegues de los dedos de los pies son unos de los más frecuentes en los pequeños, y se conoce como “tiña de los pies” o “tiña podal”, siendo su nombre científico ‘tinea pedis’.

Esta infección está causada por un tipo de hongos llamados dematofitos, y se reconoce porque la piel afectada aparece blanca y macerada, con erosiones y fisuras de color rojo y con tendencia a extenderse por los dedos y por la planta del pie. En ocasiones también aparecen descamaciones y un aumento de sudoración.

La tiña de los pies se puede contraer por contacto de los pies con un suelo infectado o con algún animal portador del hongo.

La afección es más frecuente se localiza en los espacios entre los dedos cuarto y quinto, seguida del de los dedos tercero y cuarto, aunque la infección puede extenderse a las uñas o a otras partes del cuerpo a partir de ahí.

Se puede prevenir mediante la higiene diaria, lavando y secando bien la piel del bebé incluso entre los dedos y otros pliegues del pie. También empleando los calcetines adecuados a la temperatura exterior (más finos o más gruesos) y zapatos que transpiren para que no se acumule el sudor en los pies.

Tampoco se les debe dejar caminar o gatear por suelos que tengan riesgo de infección, como los suelos de piscinas, o nos resulten de higiene sospechosa (animales desconocidos…).

El tratamiento más habitual suele ser de carácter tópico, según prescripción médica, aunque para las infecciones más generalizadas, puede ser necesario realizar tratamiento por vía oral.

Más información | Gabinete Dermatológico
Más información | MedlinePlus
En Bebés y más | Pequeños y cotidianos malestares del bebé
En Bebés y más | Calzado infantil adecuado, preserva la salud de tus hijos

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario