Síguenos

incompatibilidad.jpg

La incompatibilidad Rh se desarrolla siempre que existe una diferencia en el tipo de sangre existente entre la madre y el feto, Rh negativo por parte de la madre y Rh positivo por parte del feto. Las causas pueden ser varias y complejas, entre ellas se encuentra el paso de los glóbulos rojos del feto al torrente sanguíneo de la madre a través de la placenta.

Cuando el cuerpo de la madre detecta estos glóbulos rojos, su organismo no tolera esta intrusión con lo que el sistema inmunológico de la madre atacará a estos glóbulos rojos como si de sustancias extrañas se tratara. El organismo de la madre empieza entonces a generar anticuerpos contra los glóbulos rojos que provienen del niño, el peligro aparece cuando existe la posibilidad de que estos anticuerpos traspasen la placenta en dirección al feto, atacando los glóbulos rojos de este.

El primer bebé que tenga la madre no suele verse afectado, ya que el hecho de que el organismo de la madre desarrolle los anticuerpos contra la sangre del feto, requiere algún tiempo. Pero en posteriores embarazos que coincidan con un bebé con grupo sanguíneo Rh positivo si pueden haber inconvenientes. La incompatibilidad Rh provoca desde síntomas muy leves hasta síntomas verdaderamente serios y graves como la hemólisis, enfermedad que destruye los glóbulos rojos y libera la hemoglobina en el sistema circulatorio del neonato.

Esta hemoglobina liberada se convierte en bilirrubina, provocando que el recién nacido tome un color amarillento o como se denomina habitualmente, ictericia de la incompatibilidad Rh, ésta, puede variar desde unos mínimos niveles a unos niveles altamente perjudiciales.

rhogam.jpg
Otro problema que además puede presentar esta incompatibilidad es la hidropesía, esta enfermedad es una de las complicaciones severas resultantes de la incompatibilidad, produce una grave anemia al bebé que le puede provocar una insuficiencia cardiaca, una inflamación general de su cuerpo, dificultad respiratoria y finalmente un colapso circulatorio. Como resultado final se produce un desgraciado acontecimiento, la muerte del bebé.

Hay muchas más consecuencias fatales resultantes de la incompatibilidad del grupo sanguíneo, pero por suerte actualmente se utilizan inmunoglobulinas especiales que denominadas RhoGAM y que sirven para prevenir los diferentes Rh de madre e hijo. Gracias a estas inmunoglobulinas, en algunos países ha desaparecido la hidropesía fetal.

Más información | Umn
En Bebés y más | Incompatibilidad de Rh y test de Coomb

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios