Sigue a Bebesymas

colicos1.jpg

El llanto incontrolado del bebé, más conocido (erróneamente) como cólicos del lactante, es una de las afecciones que más preocupaciones generan en los padres, ya que se suelen dar en las primeras semanas de vida, justo cuando los papás tienen más dudas y más culpables se sienten al ver que no logran calmar a su bebé.

Se trata de episodios de llanto intenso e inconsolable que pueden durar hasta 2-3 horas al día, sucede más de tres días a la semana y se dan cuando el bebé tiene menos de 3 meses.

La causa es todavía desconocida, aunque las hipótesis dicen que podría ser una mezcla entre molestia intestinal e inadaptación al medio: los bebés nacen con el cerebro tremendamente inmaduro y se encuentran con un mundo lleno de estímulos que ellos no pueden gestionar.

Nadie logra decantarse por una u otra razón, ya que si fueran problemas intestinales, el llanto debería suceder en otras horas del día y no sólo por la tarde y si fuera únicamente un problema de adaptación, cambios de alimentación y los estudios que muestran que el Lactobacillus reuteri disminuye los episodios del llanto darían poco resultado.

El último estudio realizado

Hace escasos días que se han publicado los resultados del último estudio realizado al respecto. Dicho estudio se ha llevado a cabo en la Universidad de Turín, Italia, donde pediatras de dicha universidad han demostrado que el Lactobacillus reuteri reduce los episodios de llanto incontrolado del bebé en un 74% tras administrarlo durante una semana.

Para el estudio se utilizaron 50 bebés diagnosticados de llanto incontrolado del bebé (cólico del lactante) a los que se asignó, de modo aleatorio, un tratamiento con 10 gotas diarias de Lactobacillus reuteri o bien 10 gotas de un placebo durante 21 días consecutivos.

La proporción de bebés que redujeron los episodios de llanto fue significativamente mayor en el grupo que tomó el Lactobacillus reuteri que en el grupo que tomó el placebo.

Lactobacillus reuteri vs Simeticona

Este hallazgo no es ninguna novedad, ya que hay otros estudios previos que buscaban un efecto positivo del L. reuteri como tratamiento para los cólicos.

colicos2.jpg

En 2007, por ejemplo, se llevó a cabo un estudio para observar el impacto de dos tratamientos, uno con L. reuteri y otro con Simeticona (antiflatulento que elimina el dolor y las molestias abdominales), sobre el llanto incontrolado del bebé.

Para este estudio se analizaron 90 niños agrupados aleatoriamente para tomar el probiótico o la simeticona durante 28 días.

A los siete días, los niños que tomaban reuteri lloraban, de media, 159 minutos al día, por 177 minutos los que tomaban simeticona. A los 28 días, el grupo de niños que tomaban el probiótico lloraba de media 51 minutos al día, mientras que los del otro grupo lo hacían durante 145 minutos diarios.

Este estudio, sin embargo, tiene una limitación: los padres sabían qué sustancia estaban dando a sus hijos (para que un estudio sea fiable los sujetos deben desconocer qué están tomando o, en este caso, qué le están dando a sus hijos).

¿Una posible solución?

Los resultados de estos y otros estudios parecen ser positivos. Es probable que sean necesarios más estudios para demostrar la eficacia del Lactobacillus reuteri como tratamiento para el llanto incontrolado del bebé, sin embargo, como no se han demostrado efectos secundarios, es una buena noticia que haya una sustancia que pueda ayudar a aliviar las molestias de los bebés.

Esto no quita que los padres deban hacer prevención si sus bebés sufren estos episodios de llanto. En el mejor de los casos, observando el segundo estudio, los bebés lloraban una media de 51 minutos diarios, que se dice pronto.

En otros estudios se ha demostrado que llevar a los bebés en posición vertical (en brazos, básicamente) como prevención, es decir, antes de que lloren, es efectivo también y, de igual modo, es preferible tratar de proteger a los bebés de un posible exceso de estimulación. Es de entender que la familia quiera ver al recién llegado bebé y que quiera estar con los recién estrenados padres, sin embargo son ellos mismos, y sobretodo el bebé, quienes pagan las consecuencias del exceso de visitas, voces, luces y brazos.

Concluyendo, lo ideal para prevenir el llanto incontrolado del bebé es llevar al bebé en brazos tanto como se pueda y evitar sobreestimularlo. En caso de que, a pesar de ello, el bebé sufra estos episodios, puede optarse por hacer masajes al bebé y/o por darle Lactobacillus reuteri. Lo ideal será comentarlo con el pediatra para ver qué opina o qué medidas propone.

Fotos | Flickr – kennymatic, N8tr0n
En Bebés y más | Calor en la tripita para aliviar los cólicos del lactante, Cólicos del lactante: qué son, Cólicos del lactante. ¿Puedo ayudar a mi bebé?, Los probióticos pueden aliviar los cólicos del lactante, Una bacteria, posible culpable de los cólicos del lactante

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios