Síguenos

A veces creemos que los niños son de goma y que no es posible que les causamos daños en su espalda.

Pero no es cierto. Sí debemos tener mucha precaución para evitar en el futuro problemas en su columna vertebral.

Por empezar, no hay demasiada conciencia sobre los chequeos quiroprácticos, que realizados a tiempo pueden prevenir futuras lesiones como escoliosis, lumbago, malas posturas o hernias.

Para que nos demos una idea, al nacer, el bebé sufre en el parto una presión en su delicada columna de hasta 40 kilos de peso.

Coger mal al bebé, transportarlo de manera inadecuada, tanto en mochilas como en los variados sistemas que hay hoy en día para llevar al bebé, o al levantarlo de la cuna de forma inapropiada podemos dañar su columna.

Incluso un gesto cotidiano como levantarle las piernas para cambiar el pañal puede contribuir a un cólico por estresar la espina.

Al igual que acunar al bebé en brazos con la cabeza mal colocada o levantar al niño de los brazos pueden causar tensión en su columna o lesionar sus vértebras.

Así también las caídas del bebé cuando están aprendiendo a sentarse y a caminar.

Hay algunas cosas muy importantes que los padres podemos hacer por la salud de la columna de nuestros hijos.

Un buen colchón es fundamental, así como los chequeos periódicos con un médico especializado.

Cargar al bebé en brazos de manera adecuada, controlar que no cuelgue la cabeza ni el cuello.

Tener mucha precaución a la hora de los juegos para que el niño no sufra latigazos ni lesiones en cuello y espalda.

Y sobre todo, enseñarle a adoptar una buena postura desde pequeño.

Vía | PressPeru.com
Más información | Web del bebé
En Bebés y más | Sentar al bebé
En Bebés y más | El tebeo de la espalda, para prevenir el dolor de espalda desde la infancia
En Bebés y más | Aumento de niños con problemas de espalda

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario