Sigue a

Colecho y cuchillo 1

Dormir con el bebé en la misma cama, o lo que es lo mismo, colechar con él, es algo que sigue siendo muy criticado en algunos sectores de la población porque se considera peligroso a corto plazo (riesgo de aplastamiento o muerte, dicen) y contraproducente a largo plazo (riesgo de que el niño se acostumbre y luego no salga nunca de la cama de los padres).

Otros sectores, en cambio, lo defienden como una opción más a la hora de dormir con el bebé, más respetuosa si tenemos en cuenta que la mayoría de bebés duermen mejor así y beneficiosa para la nutrición del bebé al ser niños que tienden a hacer más tomas de pecho.

En la ciudad de Milwaukee, EEUU, forman parte del primer grupo porque hace un tiempo publicaron una campaña de sensibilización en la que llegaron a decir gráficamente que colechar con un bebé es como ponerlo a dormir junto a un cuchillo.

La razón de llegar a hacer algo tan llamativo es que en dicha ciudad se calcula que mueren, por dormir con sus padres, 10,4 bebés por cada 1.000 niños nacidos vivos, y quieren que el número disminuya evitando, por ejemplo, las muertes por colecho. Para ello el Departamento de Salud decidió ofrecer imágenes, más que palabras, para conseguir que los padres de su ciudad no duermieran con sus hijos.

La razón es que asocian el colecho con riesgos de caídas de la cama, de asfixia y de muerte súbita. Sin embargo, como hemos podido leer otras veces, hay también estudios que demuestran que el colecho protege de la muerte súbita, permite que el bebé duerma menos estresado y favorece que se cree un mejor vínculo afectivo entre el niño y los padres, por pasar más tiempo juntos.

La realidad es que dormir con el bebé en la cama puede ser muy peligroso porque una cama no es un lugar pensado para que duerma un bebé. Sin embargo, si el colecho se hace de manera responsable y se tienen en cuenta todas las precauciones posibles los riesgos se minimizan mucho, tanto, que puede ser tan o más seguro que tener al bebé durmiendo en la cuna.

Digo esto porque es más que probable que los estudios que concluyen que el colecho es peligroso incluyan los casos de padres que duermen con sus hijos sin prevenir posibles complicaciones y que aquellos que hablan de que dormir con el bebé protege de la muerte súbita sí se hayan realizado con padres que duermen con sus bebés haciéndolo de manera segura.

En cualquier caso, ante la duda, siempre queda la posibilidad de utilizar las llamadas cunas de colecho con las que los bebés pueden dormir junto a sus hijos pero en una superficie diferente (que por seguridad deberá estar al mismo nivel que la cama). Ésta es precisamente la solución que promovieron en Milwaukee, donde tras publicar esta campaña pusieron un número de teléfono a disposición de los padres para que solicitaran una cuna plegable de colecho totalmente gratuita.

Colecho y cuchillo 2

Personalmente, siempre me posiciono dentro del segundo grupo de los explicados al principio, básicamente porque desde hace seis años colecho con mis hijos. Sin embargo, siempre que comento que es una opción más o siempre que lo recomiendo, explico que es arriesgado y que hay que hacerlo sabiendo lo que se hace. Estudios sobre el colecho hay muchos, a favor y en contra, y por eso quien debe tomar la decisión final son los padres.

En referencia a la campaña, está claro que con semejantes números algo tenían que hacer, pero yo diría que se han pasado un poco porque el riesgo no es dormir con los bebés, sino hacerlo mal. De hecho, mirando las fotos, yo veo más riesgos que el cuchillo.

El niño rubito de la imagen que encabeza esta entrada está durmiendo con almohada (no la necesitan tan pequeños y sólo sirve para aumentar el riesgo de asifixia), las sábanas están tremendamente sueltas (más riesgo de asfixia porque se producen arrugas) y el colchón parece muy blando, pues el niño parece estar hundido, y si un bebé se hunde imaginad cuánto lo harán sus padres.

En la otra foto, la del niño negro, sucede exactamente lo mismo pero con un agravante: el niño está además durmiendo en decúbito prono, o sea, boca abajo, algo que como ya sabéis está totalmente desaconsejado en bebés pequeñitos.

¿Habrán tenido todo esto en cuenta a la hora de hacer la campaña o es que los bebés de Milwaukee realmente hacen colecho en semajantes condiciones?

Más información | Adweek, Folleto sobre Colecho de Unicef
En Bebés y más | Los bebés deberían dormir en la cama de mamá al menos hasta los tres años, Colecho y muerte súbita según las asociaciones de Pediatría, Ser papá: reflexiones sobre el colecho, Cinco grandes ventajas del colecho

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

17 comentarios