Síguenos

bebe-amamantado6-licencia-creative-commons.jpg

Se alza una mano al fondo de la clase y una mujer pregunta a la asesora de lactancia: “Perdona, es que yo estoy dando de mamar a mi hijo. Tiene 17 meses y hace unos días le pregunté a mi médico si es normal que aún no me haya venido la regla. Me dijo que no era normal, que eso era imposible y que acudiera al ginecólogo cuanto antes”.

La asesora sonríe timidamente y lanza la misma pregunta al resto de mujeres que acompañan a la primera: “¿Y vosotras qué creéis? ¿Es normal?”. Inmediatamente empiezan a sonar voces de mujeres que amamantan a sus hijos dando cifras, como quien subasta por un artículo valioso: “Yo llevo dos años”, “yo llevo 32 meses”, “yo llevo más de tres años sin regla”, “pues yo…”.

Esto sucedió hace unos años, cuando me saqué el título de asesor de lactancia y mi mujer llevaba más de un año y medio dando el pecho a mi primer hijo, equivalente al año y medio (sin sumar el embarazo) que llevaba sin menstruar. El médico dijo que eso era algo anormal, sin embargo en esa sala llena de mujeres la mayoría daba cifras mareantes, que venían a decir que cuando la lactancia hace que te pases años sin menstruación, no hay de qué preocuparse.

Por qué muchos médicos no saben que esto sucede

Muchos médicos, pediatras y ginecólogos, y mucha gente de a pie desconoce este fenómeno por la misma razón que desconocen muchas cosas sobre lactancia: hace unas décadas la mayoría de mujeres dejaba de dar el pecho antes de los seis meses y la mayoría de bebés empezaba a comer cosas a los tres meses.

Esto hacía que la menstruación viniera antes y que pocas mujeres llegaran a padecer una amenorrea (falta de menstruación) de años de duración.

La causante de la falta de menstruación es la prolactina

Sin embargo, a pesar de que mucha gente no sabe que esto puede suceder y que es algo normal, la explicación es muy simple y la culpable es la prolactina.

La prolactina es una de las hormonas que intervienen en el ciclo de creación de la leche materna. En el momento en que la placenta es expulsada en el parto los niveles de prolactina empiezan a subir para “fabricar” leche. A medida que pasan los días y a medida que el bebé va succionando los niveles de prolactina van subiendo y se mantienen elevados mientras existe succión. Cuanta más succión, más prolactina se segrega y en consecuencia más leche produce una madre.

Como la naturaleza no es tonta (tiene muchos fallos, pero también muchos aciertos) la prolactina tiene una doble misión: además de proveer al bebé de su tan ansiado líquido blanco que emana de mamá se ocupa de inhibir a nivel cerebral y ovárico la secreción de hormonas relacionadas con la fertilidad.

Esto hace que mientras la prolactina sea alta las probabilidades de ovular sean bajísimas y que muchas mujeres no tengan la regla hasta pasado mucho tiempo de lactancia.

Digo que la naturaleza no es tonta porque mientras se está dando de mamar el cuerpo interpreta que estás cuidando de un bebé o de un niño pequeño y que, por lo tanto, no estás todavía en condiciones de cuidar a otro recién nacido. Por esta razón retrasará la ovulación mientras estés dando el pecho.

“Pero, dando el pecho me vino la regla”

lactancia-y-eccemas-licencia-creative-commons.jpg

En ocasiones esta ecuación no se cumple. Hay mujeres que deben tener un ciclo menstrual a base de bombas y que no hay prolactina que lo derribe que, a los tres o cuatro meses ya te dicen que, aún lactando, les ha venido la regla. En ocasiones son sangrados sin ovulación que no se consideran menstruación, pero en ocasiones sí es el periodo y llega para quedarse.

Cuándo aumentan las probabilidades de que la regla llegue

Es posible que los primeros meses o años, cuando más mama un niño la regla no llegue, pero que sí aparezca en el segundo o tercer año si es que mama menos.

Por ponerlas en escrito y definirlas un poco os comento cuáles son las dos circunstancias que hacen que sea más probable que llegue la regla:

  • Que el bebé tenga más de seis meses: en el momento en que los bebés empiezan a tomar nuevos alimentos empiezan también a mamar un poco menos.
  • Que haya periodos de más de seis horas sin mamar: si van comiendo cada vez más y en algunas tomas se olvidan de pedir pecho, si por la noche empiezan a dormir despertándose menos a menudo, si de repente se duermen sin la ayuda del pecho de mamá y/o si mamá ha empezado a trabajar y pasa varias horas fuera de casa pueden aparecer periodos de entre 4 y 6 horas sin que el bebé tome pecho y esto hace que el cuerpo empiece a pensar que el niño es más autónomo (es cierto) y que podría ser buena idea volver a ponerse en condiciones de tener más bebés.

¿Podemos usar la lactancia como anticonceptivo?

Bueno, si se cumplen las condiciones anteriormente comentadas pero a la inversa (lactancia exclusiva siendo el bebé menor de seis meses y que no existan periodos de más de 4-6 horas sin que haga una toma) las probabilidades de embarazo en el primer trimestre son casi nulas. Entre los 3 y 6 meses de vida del bebé la fiabilidad de este método, que recibe el nombre de MELA (método de la lactancia y la amenorrea), es de un 98-99% y después de los 6 meses yo ya no me arriesgaría.

La primera regla llega 14 días después de la primera ovulación, pero una mujer no sabe que ha ovulado hasta que 14 días después, cuando aparece la sangre. Puede suceder que el primer óvulo después del parto sea fecundado y que la mujer siga sin tener la regla unos meses más porque está embarazada. Si se busca un bebé o no importa que llegue es una anécdota curiosa de explicar (“llevo sin regla desde que me quedé embarazada de mi primer hijo, y eso que hace meses que amamanto al segundo”), pero si no es la intención, puede ser una sorpresa inesperada.

Más información | Albalactanciamaterna
Fotos | Various brennemans, Maessive en Flickr
En Bebés y más | La reaparición de la regla después del parto, Sí puedes quedar embarazada mientras das el pecho, Métodos anticonceptivos durante la lactancia

Deja un comentario

Ordenar por:

20 comentarios