Compartir
Publicidad

Pregunta a la matrona: ¿Qué es y cómo solucionar la diástasis de los rectos abdominales?

Pregunta a la matrona:  ¿Qué es y cómo solucionar la diástasis de los rectos abdominales?
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Llega nuestra sección: Pregunta a la matrona como sucede cada viernes. La matrona Marina Fernández colabora con Bebés y más y cada semana responde una pregunta relacionada con el embarazo, parto, postparto o lactancia que nuestros lectores dejen para ella. Esta semana vamos a hablar de la diástasis abdominal.


Marina Fernández es matrona, especializada en parto en casa, asesora de lactancia y experta en terapias complementarias. Es miembro de la Asociación Profesional Nacer en Casa y socia-fundadora de Multilacta.
marina en pequeño
Cada semana colaborará con Bebés y más respondiendo una pregunta de nuestras lectoras. Podéis conocerla mejor en su página Marina Matrona.

La pregunta que hemos seleccionado esta semana para que responda la matrona Marina Fernández trata de un problema que muchas mujeres sufren después del embarazo y que puede ocasionarles molestias, la diástasis de los rectos abdominales. Se trata de esta:

Me he quedado con tripita después de tu embarazo y aunque hago muchas abdominalesno consigo que disminuya. Además, he comenzado a tener incontinencia urinaria y dolores lumbares. Me han dicho que es debido a una diástasis de los rectos abdominales y me gustaría saber que es exactamente y si puedo hacer algo para mejorar mi estado.

La matrona Marina Fernández responde a la pregunta y nos explica que es la diástasis de los rectos abdominales y nos da algunas pautas para conseguir una mejoría.

"El signo más evidente de la diástasis de los rectos abdominales es una tripita que puede colgar y que no disminuye pasados unos meses. Pero hay otros posibles síntomas de la diástasis de los rectos abdominarles: la incontinencia urinaria, lo dolores lumnbares y además las malas digestiones con gases o estreñimiento.

diastasis.jpg

Vamos a ver de lo que hablamos, es la separación del músculo recto del abdomen como consecuencia de un daño en el tejido conectivo, causado por un aumento de peso, la realización de abdominales clásicos con una hiperpresión en e

l abdomen, la gestación, partos complicados y/o cesáreas, el estreñimiento, etc. Esta diástasis da un aspecto externo de piel flácida y descolgada, ya que la pared abdominal no protege los órganos internos y puede ser la causa de dolores lumbares por cambios de la estática postural y/o problemas digestivos al tener en diferente disposición todas las vísceras.

Un 66% de las embarazadas tienen diástasis, en el tercer trimestre. Esta situación puede que no se resuelva espontáneamente en el postparto e incluso se mantenga por varios años si no se interviene para corregirla.

Durante el embarazo se producen una serie de cambios hormonales como son el aumento de la relaxina, progesterona y estrógenos, los cuales alteran la composición del colágeno presente en los tejidos y que es necesario a la hora del parto; y hace que se debilite el tejido conectivo que une los dos rectos abdominales.

A esto tenemos que añadir el aumento del volumen uterino, el aumento de la presión abdominal, el cambio del eje del cuerpo y la modificación de la pelvis aumentando la lordosis lumbar. Todo esto también afecta al suelo pélvico y se ve afectado, como consecuencia de ello aumenta la incontinencia urinaria y se puede escapar el pis al toser, estornudar, correr, etc.

Lo bueno, es que la diástasis se puede mejorar y es reversible, puedes volver a tener un vientre más plano que el de ahora y eliminar los problemas digestivos, lumbares y de suelo pélvico si los tienes.

Los abdominales clásicos están totalmente contraindicados en caso de diástasis abdominal, lo que tienes que hacer es fortalecer el transverso del abdomen y sujetar tus abdominales con una faja especial que ayuda a cerrarlos. En unas semanas de ejercicios continuados y con la ayuda de la faja podrás disminuir esos centímetros de más que se han quedado en tu abdomen y te impiden ponerte la ropa anterior al embarazo.

A veces, esta separación de rectos impide que tu bebé se coloque bien (puede estar de nalgas o en transversa), también puede dificultar que se inicie el parto por no estar el bebé en paralelo con tu espalda, o puedes tener problemas porque no entra en el canal del parto o no progresa la dilatación o el expulsivo, pudiendo llegar a necesitar ayuda con la realización de un parto instrumental o incluso una cesárea.

En el siguiente embarazo, tendrás que tener cuidado desde el principio, para que no se vuelvan a separar los rectos y así evitar este problema y sus consecuencias.

Si estás embarazada, no te preocupes, puedes hacer algunos de los ejercicios y también puedes utilizar la faja específica para la diástasis, y así evitar que tus rectos abdominales se separen más.

Yo he acompañado en su embarazo y parto a varias mujeres con diástasis y han conseguido recuperar su abdomen, eliminar sus problemas digestivos y del suelo pélvico; y lo mejor, sus 2º embarazos y partos han sido sin complicaciones.

Para más información puedes preguntarme o consultar la web stopdiástasis.com en la que te informan de los ejercicios y la faja específica para esta patología."

Esperamos que la respuesta de la matrona Marina Fernández os sea de utilidad y sirva para despejar vuestras dudas. Recordad que todos los viernes elegiremos una pregunta para que ella pueda responderla, así que si estás embarazada o en el postparto, puedes dejarnos tu pregunta en los comentarios de este post.

En Bebés y más | Historias de partos naturales después de una (o dos) cesáreas, Pregunta a la matrona: una niña que viene de nalgas, Pregunta a la matrona Marina Fernández Martín: déjanos tus dudas y te las responderá, El parto en casa explicado por Marina Fernández y Emilio Santos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos