Compartir
Publicidad

Sigue sucediendo: se inducen y programan cesáreas para evitar que caigan en festivo o fin de semana

Sigue sucediendo: se inducen y programan cesáreas para evitar que caigan en festivo o fin de semana
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Según la lógica, si se hiciera un gráfico con el número de partos de cada día del año lo que saldría es que, más o menos, todos los días hay un número similar. Se verían ciertas tendencias en cuanto a meses (nueves meses después de que Iniesta marcara el gol de la semifinal de Champions contra el Chelsea hubo un aumento del 50% del número de partos en Barcelona), pero muy pocas diferencias dentro de un mismo mes, por ejemplo.

Sin embargo, El Parto es Nuestro ha publicado un informe muy revelador, titulado "Nacer en Horario Laboral", que muestra una realidad que sucede hace mucho tiempo y que se sigue repitiendo: aún se inducen y programan cesáreas para evitar que algunos partos caigan en festivo.

Qué fácil adivinar cuáles son los festivos

Festivosparto

Si os fijáis en este gráfico que muestra el número de partos en cada día del año entre el año 1975 y el año 2010, en la Comunidad de Madrid, veréis lo fácil que es adivinar cuáles son los días festivos. Es más, se puede ver incluso cuáles son los dos días que consideramos más importantes en todo el año: el 1 de Enero y el 25 de Diciembre, que están en blanco porque el número de partos esos días debe ser bajísimo.

¿Festivos? Pues ya sabéis, el 6 de enero que es el día de Reyes, el 19 de marzo que es el día del Padre, el 1 de mayo que el día del Trabajo, el 2 de mayo que es festivo en Madrid, el 15 de mayo que es San Isidro, 15 de agosto, Virgen de la Paloma, 12 de octubre, día de la Hispanidad, 1 de noviembre, que es Todos los Santos, el 9 de noviembre que es festivo en Madrid, el 6 y 8 de diciembre, días de la Constitución y de la Inmaculada Concepción, 24 de diciembre, Nochebuena, y el 31 de diciembre, Fin de Año.

En los últimos 35 años, en esos días ha habido bastantes menos partos que en el resto de días por dos posibles razones: una, que los bebés no querían nacer esos días, que es improbable, o dos, que alguien no quería que nacieran esos días, que parece más probable.

¿Y qué problema hay?

Hace casi seis años, cuando el gobierno anunció que a partir del 1 de enero de 2011 las madres dejarían de percibir los 2.500 euros del cheque-bebé, hubo un gran revuelo porque muchas mujeres intentaron dar a luz a su bebé antes de las 00:00 de ese día con tal de poder percibir la ayuda.

Lo hubo, porque hasta en las noticias salieron explicando que era una práctica desaconsejada, que no era oportuno inducir el parto antes de tiempo y que lo ideal era que los bebés nacieran cuando estuvieran preparados, y no antes para cobrar una ayuda.

Lo cierto es que tenían razón, los ginecólogos que se negaron a entrar en este juego lo hicieron correctamente. Sin embargo, sorprendió que se alarmaran tanto por ello, cuando esto se venía haciendo desde hacía muchos años para evitar los festivos (como veis en el gráfico), y nadie parecía estar luchando mucho contra esta práctica.

El caso es que decimos que lo ideal es que cada mujer dé a luz cuando esté preparada para ello, y no cuando vaya bien según calendario, porque aunque las semanas de gestación den mucha información, lo ideal no es que alguien que no sea el bebé decida cuándo es buen momento para que nazca.

Se suele decir que a partir de la semana 37 un bebé nace ya a término, sin embargo, se explica de esta manera cuando es el bebé quien decide nacer a partir de esa semana. Porque a término también es un bebé que nace en la semana 42, por ejemplo, y la diferencia entre uno y otro bebé es de más de un mes dentro del útero. Así, si coincide que un bebé iba a nacer en la semana 39 y se programa el parto para la 38 no hay mucha diferencia, pero si el bebé habría nacido en la 42 y se realiza una inducción en la semana 38 o 39, está naciendo demasiado pronto.

De hecho, hay estudios que demuestran que para un bebé, nacer un poco antes puede suponer un problema. En el año 2010, un estudio que analizó nada menos que 407.503 niños escoceses en edad escolar concluyó que nacer en las semanas 37 a 39 duplica el riesgo de que un niño tenga problemas de aprendizaje. La conclusión del estudio fue la siguiente:

Los partos o cesáreas programados deberían hacerse en la semana 40 porque incluso un bebé nacido en la semana 39 tiene un riesgo más alto de tener necesidades educativas especiales que un bebé nacido una semana más tarde.

Pero esto es solo si nos centramos en el aprendizaje. Si miramos otras cuestiones como la maduración general del bebé (órganos, la vista, audición, etc.), o que el hecho de estar dentro más tiempo posibilita una mayor ganancia de peso y, en consecuencia, el nacer con más fuerza y con menos problemas para alimentarse y para mantener la temperatura corporal, deberíamos decir que cada día de un bebé en el útero es muy valioso.

Además, en las inducciones, al no ser partos que se originan de manera espontánea, el riesgo de instrumentalización es más elevado. Digamos que, al ser provocado, hay más riesgo de acabar utilizando instrumentos como la ventosa o los fórceps, y a su vez, más riesgo de que acabe en cesárea.

Por eso, la OMS es clara al respecto cuando recuerda que:

Ninguna región geográfica debe tener un índice de trabajos de parto inducidos mayor al 10%. La inducción del parto debe limitarse a determinadas indicaciones médicas.

En España estamos casi duplicando esa tasa, que es del 19,4%. De igual modo, estamos también duplicando la tasa de cesáreas, pues la OMS recomienda que se practique en no más del 10-15% de los partos, y estamos en cerca del 25%.

Los fines de semana, también

Madrid2010

Es muy curioso ver también este gráfico que muestra los partos acontecidos en un año. De nuevo, solo con mirarlo podemos saber perfectamente qué días eran sábado y qué días eran domingo. Y cuando lo explicas, que en los hospitales se tienen menos hijos en fin de semana, hay quien te dice que es lógico, porque en fin de semana hay menos personal y que, en caso de complicaciones, puede haber más problemas.

Sin embargo, las complicaciones pueden venir derivadas también de las inducciones y cesáreas, así que igual lo que habría que conseguir es, como sugieren desde El Parto es Nuestro, que los fines de semana hubiera también personal suficiente para que nacer y parir fuera igual de seguro que entre semana. Básicamente porque los bebés no tienen calendario para decidir cuándo venir al mundo.

Fotos | iStock
En Bebés y más | Le recomiendan una inducción, se niega y la policía se la lleva de su casa para provocarle el parto en el hospital, Nacer en la semana 37 no es lo mismo que nacer en la 42, Dejar que el bebé decida cuando nacer

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos