Compartir
Publicidad
Tener solo 7 años y que tres niños te manden al hospital de una paliza [Actualizado]
Noticias

Tener solo 7 años y que tres niños te manden al hospital de una paliza [Actualizado]

Publicidad
Publicidad

ACTUALIZACIÓN (15/11/2016)

Tal y como leemos en El Mundo, la Fiscalía ha archivado el caso. Según relata el Consejo Escolar del colegio, lo que ocurrió fue un incidente entre dos alumnos sin mayores consecuencias. Al parecer, el niño supuestamente acosado recibió un golpe con un tupper de plástico cuando jugaba con otro estudiante. Esto sucedió delante de una monitora de comedor y tras el suceso el niño siguió comiendo y jugando.

El parte médico confirma, según el comunicado, que el niño solo tenía una herida en el labio.

Además, no se constatan denuncias previas de acoso por parte de la familia ni a las autoridades ni al mismo colegio.

Noticia original

Algo estamos haciendo muy mal como sociedad si la generación siguiente no está integrando los valores que como adultos deberíamos estar transmitiendo. Si no se respetan entre ellos y si pueden llegar al punto de hacer mucho daño a otro niño solo por el placer de tener ese triste poder, el de someter y herir.

La violencia existe desde tiempos inmemoriales, y la sociedad la sigue transmitiendo de muchas maneras a los niños (en la educación, en la omisión de cuidados hacia las personas desfavorecidas, en las guerras que nos muestran los medios, en las elecciones del partido político que queremos que nos gobierne y un largo etcétera). Una sociedad enferma en muchos aspectos que está creando a niños enfermos.

Y junto a ellos, las víctimas. Y en este caso, la víctima: tener solo 7 años y que tres niños te manden al hospital de una paliza.

Tres niños de 8, 9 y 10 años

Ya basta. Ya vale. Si no se actúa, te conviertes en cómplice. Tengo un niño de 7 años y me enferma pensar que podría ser él. No hay derecho. Las instituciones están fallando demasiadas veces en la defensa de las víctimas, y cuando actúan es tarde.

Según leemos en El País, el niño de 7 años va al colegio José María del Campo de Sevilla, y ha tenido que ser ingresado en el hospital después de que tres niños de 8, 9 y 10 años le pegaran.

Al parecer, el niño presentaba traumatismos en la cabeza, en la boca y en el abdomen, tras la paliza que le dieron en el patio del colegio a la hora del comedor.

Un maltrato que se daba desde hacía tiempo

Los padres denunciaron a la policía por la agresión y desde el hospital se ha activado el protocolo de maltrato para que la Fiscalía de Menores tome cartas en el asunto.

Al parecer, los padres ya habían hablado en diversas ocasiones con el colegio porque el niño llevaba tiempo recibiendo amenazas y agresiones (un día llegó con una herida en la cabeza que según él se la había hecho jugando al fútbol, cuando no suele jugar a este deporte porque no le gusta). Desde el centro, por la intervención de la madre, han optado por valorar la posibilidad de llevar a cabo una expulsión de los alumnos agresores.

Pero ya es tarde

No sé si la expulsión de los tres niños es la mejor solución, pero lo que sí está claro es que ahora ya es tarde. El jueves, el pequeño de 7 años sufrió la culminación de un plan de acoso y derribo que se llevaba gestando meses.

Según explica la familia, ni siquiera les avisaron cuando todo pasó, sino que al ir a buscarlo al colegio vio que tenía una herida en la boca, y que su camiseta, manchada de sangre, había intentado ser lavada para eliminar el rastro. Nadie les dio explicaciones y fue el propio niño quien dijo que le habían dado con un envase.

Pero esta vez era demasiado evidente. Tenía hematomas diversos, y además se quejaba de dolor, así que la madre acudió a la policía y al hospital, donde el pequeño explicó por fin lo que había pasado.

En el hospital vieron que el niño tenía dolor constante en el abdomen, y tras hacer la exploración emitieron un pronóstico "grave", así que la cosa puede ser más seria de lo que parece.

Los tres niños son además vecinos, y no solo le molestaban desde sus casas (el pequeño llegó a dejar bajada su persiana todo el día para no tener que oírles), sino que lo hacían también en el colegio. Así, llevaba tiempo muy retraído, con quejas a sus padres para intentar evitar ir al colegio, y en tratamiento psicológico.

"Que se hubiera defendido"

Y esto es lo que, según la familia, dijo la madre de uno de los agresores: que lo que tenía que haber hecho es defenderse. Otros padres del centro, obviamente, han dado todo el apoyo a la familia e incluso se han ofrecido para testificar en lo que haga falta para condenar las agresiones al niño.

Cuando el colegio se convierte en cómplice

5646829664 Aedb670811 B

Solo tenemos la versión de la familia, claro, pero no puedo imaginar qué declaraciones puedan dar desde el colegio para defenderse en un caso así. El niño llevaba mucho tiempo sufriendo agresiones y abusos, los padres se habían quejado, y una de dos: o no hicieron nunca nada al respecto, o lo que hicieron fue ridículo, teniendo en cuenta cómo ha acabado todo.

Ellos mismos son los que tendrían que haber actuado antes para cortar de raíz las amenazas y agresiones, e incluso el día de la paliza: de manera diligente y sin medias tintas. Llamando a los padres y a la policía.

Los otros padres no podemos hacer nada por los niños educados en familias que en vez de censurar al que ataca, critica a la víctima, más que exigir que se tomen medidas, pero sí podemos luchar por que las instituciones educativas a la que van nuestros hijos hagan su trabajo, y lo hagan bien.

Y por ahora, son muchas las que están fallando. En este caso, los culpables están claros: tres niños con un serio problema de comportamiento y un colegio que, probablemente en un intento de no hacer mucho ruido, ha ido escondiendo la porquería hasta que le ha explotado en la cara.

Todo mi apoyo para la familia del niño. Espero que no sea nada y, sobre todo, espero que pueda seguir adelante con su vida y que pueda ser feliz, en un entorno donde adultos y niños sean personas.

Fotos | iStock
En Bebés y más | "Acabar con el bullying comienza en ti": genial campaña contra el acoso escolar, Ya es urgente: se suicida un niño de 9 años porque sufría bullying en el colegio, La brillante idea de una profesora para detectar el acoso escolar ¡antes de que se produzca!

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos