Compartir
Publicidad

¡Más difícil todavía! Comunican a una estudiante que no puede ir a la Universidad con su bebé

¡Más difícil todavía! Comunican a una estudiante que no puede ir a la Universidad con su bebé
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Conciliar la vida familiar y laboral no resulta sencillo, y tampoco lo es conciliar cuando estás estudiando. Puede que la única manera de que un hijo esté atendido mientras la madre acude a clases sea llevarlo con ella. En el caso del que os hablamos podría haber apoyos que ayudaran a compaginar el cuidado de un bebé con la Universidad, pero lo que desde esta institución se ha hecho es ponérselo un poco más difícil a una madre que acudía a clases dos horas con su bebé.

Dos horas que suelen coincidir con la siesta de su hija y hasta que la abuela sale de trabajar y puede recoger a la niña. No parece tan grave, sin embargo a una estudiante del último curso de Pedagogía en la Universitat de Barcelona le han comunicado que no puede seguir llevando a su bebé de 11 meses con ella. Y se lo ponen más difícil todavía.

Mireia, la madre, de 24 años, asegura que fueron los propios profesores los que la animaron a acudir a clase con el bebé e incluso a hacer las practicas con ella, lo cual la empujó a ejercer su derecho.

Pero ahora le han dicho que no puede ser. Las razones que ofrece la UB son que la niña no está cubierta por un seguro en caso de accidente y que se tiene que respetar el derecho de los otros alumnos a recibir clases “en condiciones óptimas”.

La madre, por su lado, defiende que cualquier persona puede acceder a la facultad sin tener seguro y que sus compañeros, incluso aquellos que no la conocen, le han mostrado su apoyo para que pueda acudir al aula con su hija. Y ella piensa seguir llevándola, "hasta que me pongan un cordón policial y no me dejen entrar”.

Las alternativas que le han ofrecido a Mireia no la convencen, ya que el sistema de evaluación continua supone un esfuerzo mucho mayor que el de resto de compañeros, con lo cual se produce una discriminación. También le dijeron que podrían cambiar fechas de exámenes o entrega de trabajos, pero ella considera que puede sacar los créditos que le faltan del mismo modo que sus compañeros y haciendo lo mejor para su hija, que es estar con su familia.

El cambio de situación que ha llevado a la "prohibición" pudo haber sido cualquiera. Tal vez una tarde la niña no estaba tranquila y lloró o de alguna manera molestó a aquellos otros estudiantes que estaban cerca. La queja pudo ser de otro estudiante, tal vez de algún profesor, aunque por lo que la madre señala recibió el apoyo de los docentes. Sabemos que existen profesores comprensivos que hasta ayudan a calmar al bebé, algo que ha pasado en varias ocasiones como hemos visto.

No son los únicos casos de madres jóvenes que siguen estudiando y, sabiendo lo complicado que es sacarse un título, creo que no hay que ponerles más obstáculos. En la misma UB hay otras estudiantes en una situación parecida. ¿No sería cuestión de plantearse algún tipo de medida que las ayudara, que les facilitara la consecución de sus títulos?

Nos quejamos de que la maternidad se retrasa, pero con tan poco apoyo a las madres es lógico que muchas mujeres quieran acabar su formación antes de tener un bebé. En este caso, esperamos que la madre sienta que recibe más apoyo por parte de compañeros, profesores y la Universidad en general, y que se le permita llevar a su bebé a las clases si realmente ambas están bien y no se interfiere en las clases. Estudiar sin tener hijos es muy difícil y cuando se tienen, todavía más, incluso aunque no te pongan obstáculos.

Foto | iStock
Vía | La Vanguardia
En Bebés y más | El profesor que calma el llanto del bebé de una alumna... y continúa la clase con él en brazos, Una mujer publica una foto amamantando en su graduación para motivar a las madres a estudiar

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos