Sigue a

Bebe hablando

Seguro que habéis oído (o dicho) eso de: “Pues la primera palabra de mi bebé fue papá, o mamá, o gaga o dada“… o algo que al menos se le parecía mucho. No son muy originales, pero es que además palabras muy parecidas son las que pronuncian por primera vez los bebés de todo el mundo.

Por ello un equipo de investigadores se ha planteado si las primeras palabras de los bebés contienen ciertos rasgos universales. En su estudio, pretenden descubrir por qué “papá” y “mamá” en español, “daddy” y “mommy” en inglés, y otras palabras de estructuras similares en otros lenguajes, son a menudo las primeras palabras de un bebé.

La respuesta sería que el cerebro humano podría estar preparado de forma natural para reconocer ciertos patrones de repetición de sílabas en las palabras.

El curioso estudio ha sido realizado por un equipo de investigadores de Canadá, Chile e Italia, que utilizando técnicas de obtención de imágenes ópticas del cerebro documentaron las actividades cerebrales de 22 recién nacidos (de 2 a 3 días de edad) al ser expuestos a grabaciones de palabras ficticias.

Los bebés reaccionaban con un incremento de la actividad cerebral ante palabras que terminaban en sílabas repetidas (”mubaba”, “penana”…) mientras que dicha reacción no se producía con las palabras sin sílabas iguales (”mubage”, “penaku”) o con sílabas iguales no contiguas (”bamuba” y “napena”).

Por ello es probable que no sea casual el hecho de que en distintas lenguas las “palabras para niños” contengan sílabas repetidas: papá y mamá en español; daddy, mommy, y baby, en inglés; papa en italiano y tata (abuelo) en húngaro…

Este estudio acaba de publicarse online en la revista “Proceedings of the National Academy of Science’s” con el título de “The neonate brain detects speech structure” (”El cerebro del recién nacido detecta estructuras discursivas”).

Es importante porque se convierte en uno de los primeros que se aproxima a la capacidad innata de los recién nacidos para descifrar patrones estructurales en el lenguaje, mostrándonos que ya nacen con la capacidad de percibir y aprender la lengua materna de forma sistemática y eficiente.

La conclusión que puede extraerse de este estudio es que las áreas del cerebro que son responsables del lenguaje en un adulto no “aprenden” cómo procesarlo durante el desarrollo, sino que desde que nacemos están especializadas, al menos en parte.

Vía | La mente
Más información | Proceedings of the National Academy of Science’s
En Bebés y más | Mi bebé: dice mamá y algunas cosas más, Empezando a hablar

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios