Síguenos

comparativa-microscopica-de-leches.jpg

Dicen que una imagen vale más que mil palabras, así que alguien quiso en su día mostrar las diferencias entre la leche artificial y la leche materna, no explicando de manera extensa las propiedades de una y las propiedades de la otra, sino poniendo una junto a la otra dos imágenes de lo que se aprecia a través de un microscopio cuando se observa una muestra de cada leche.

Ahora sólo falta que cada cual haga sus cábalas para saber cuál es una y cuál es otra.

Como pistas, decir que la leche materna es muy variable en su composición porque es un tejido vivo. Esto significa que es un fluido lleno de células cuya concentración varía en el tiempo y no sólo a largo plazo, sino también en espacios cortos de tiempo. La leche que un niño mama al empezar una toma es, por ejemplo, diferente a la que toma cuando se está acabando. De igual modo el calostro es muy diferente a la leche transicional y ésta lo es con respecto a la leche madura.

Por otra parte la leche materna está compuesta por un conjunto de partículas y macromoléculas disueltas, dispersas o suspendidas en agua, que es el elemento que constituye el mayor volumen.

La leche artificial, en cambio, se obtiene mezclando un compuesto en polvo con agua, con lo que se obtiene un líquido completamente homogéneo de nutrientes modificados y nutrientes químicos. Esta homogeneidad es constante en la mezcla, es constante durante la toma y, evidentemente, es constante tanto a diario como a largo plazo, porque la mezcla siempre es la misma, independientemente de cuándo se tome y de quién la tome.

Después de las pistas, ¿sabéis cuál es la leche materna y cuál es la leche artificial?

Vía | Som la llet (en catalán)

En Bebés y más | Lactancia materna o leche artificial: La confusión de las nuevas madres, ¿Qué contiene la leche materna?, La guerra de la leche

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios