Sigue a Bebesymas

amamantar

Desde hace unos días que he notado una especie de desajuste en cuanto a la alimentación de mi bebé que ha cumplido tres meses hace diez días.

Como es normal, las madres que damos el pecho nos plantemos un montón de dudas ante esta clase de desarreglos como ¿se me habrá acabado la leche?, ¿se quedará con hambre?, ¿no le alcanzará mi leche? He investigado al respecto y al parecer estamos atravesando una situación muy frecuente llamada la crisis de los tres meses.

Veremos de qué se trata y fundamentalmente, cómo sobrellevarla.

Qué es la crisis de los tres meses

Es posible que notéis que vuestro bebé, que llevaba más o menos un ritmo regular de tomas ahora reclama el pecho más a menudo, se despierta más por las noches, llora más, parece que tuviera siempre hambre, mama dos veces y suelta el pecho…

En resumen, lo notáis como inquieto, como si algo se hubiese desajustado con respecto a la demanda de leche. Esto preocupa mucho a las madres, y por supuesto a mí también. Dudamos sobre nuestra capacidad para alimentar al bebé, creemos que nuestra leche ya no le satisface, que ya no producimos la cantidad de leche que necesita y se queda con hambre.

Aunque se llama la crisis de los tres meses no necesariamente ocurre a los tres meses. También puede darse a las tres, a las seis semanas o a los seis meses, pero es más frecuente que se de aproximadamente al tercer mes de vida del bebé.

Qué les pasa a la madre y al bebé

Los síntomas de la crisis son muy notorios, tanto para la madre como para el bebé.

Los pechos de la madre están más blanditos y no gotean. Parecen menos llenos pues ya no están tan hinchados ni “pierden” como los primeros meses. No notamos la “subida” de la leche, pero si apretamos los pezones sí sale leche.

El bebé mama menos y durante menos tiempo, ya no se pasa un buen rato prendido a la teta como lo hacía antes. Hace tomas más cortas y frecuentes.

Para colmo, el bebé ya no engorda al ritmo que lo hacía los meses anteriores, pero esto es absolutamente normal.

A esto se suma que el bebé puede chuparse el dedo o meterse la mano en la boca lo cual se interpreta como una señal de que tiene hambre.

También disminuyen las deposiciones. Ya no cambiamos tantos pañales como lo hacíamos antes cuando prácticamente cada vez que mamaba hacía caca.

Crisis de crecimiento

Lo que sucede no es un desajuste, sino un ajuste entre la oferta y la demanda. Los pechos se han ajustado a lo que el bebé necesita.

El bebé ya se ha hecho un experto en mamar y no necesita estar prendido tanto tiempo al pecho. La succión es más eficaz y come más en menos tiempo.

Simplemente, lo que pasa es que el bebé está creciendo y su apetito ha aumentado, por eso también se la llama crisis o brote de crecimiento.

Cómo solucionar la crisis de los tres meses

Sin la información adecuada, lo primero que se nos cruza por la cabeza es reforzar las tomas con biberón, creyendo que así quedará más satisfecho. Pero esta no es la solución si pretendemos seguir dándole el pecho pues si reemplazamos el pecho por biberón, cuanto menos le ofrezcamos el pecho, menos estimulará el bebé la producción de leche.

Lo que tenemos que lograr es adaptarnos a las nuevas necesidades del bebé. Esto es amamantarlo siempre que lo pida, las veces que sea. Si necesita comer más, pues sólo tenemos que alimentarlo más. Al ponerlo más al pecho aumentará la producción de leche. También se puede estimular la producción utilizando un sacaleches.

Mi bebé está súper demandante estos últimos días, sólo se calma en brazos o en el pecho, no quiere saber nada con su cuna ni con quedarse sola en su hamaquita. Tenemos que tener en cuenta que nuestro bebé tal vez esté pasando por una etapa especial y simplemente necesita que lo cojamos más en brazos y lo pongamos al pecho como consuelo, aunque no mame.

Sé que es un poco agotador, decídmelo a mí con dos niñas más, pero si no nos agobiamos superaremos con naturalidad este bache en la lactancia.

Más información | Lactando.org, Alba, Aeped
En Bebés y más |Por qué se dice que la lactancia materna es a demanda (I), (II), (III),El reflejo de succión y la producción de leche

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios