Síguenos

juegoscalle

En numerosas ocasiones hemos hablado de la importancia del juego para los más pequeños, y también hemos enumerado las distintas maneras de jugar. El juego libre y cooperativo es fundamental para nuestra sociedad, pero nuestros hijos están olvidando este modo de jugar.

Según Peter Gray, un psicólogo del Boston College de Estados Unidos, el uso del juego en los humanos antiguos habría ayudado a vencer las tendencias de agresión y de dominio que habrían hecho imposible una sociedad cooperadora.

Desde entonces, el juego se ha mantenido en nuestra especie como herramienta de cohesión social, pero es un hábito que en la actualidad está desapareciendo.

No es que los niños de hoy no jueguen o no tengan tiempo libre, es que lo dedican a otro tipo de juegos no cooperativos como los videojuegos o a actividades como ver la televisión.

En la actualidad, las actividades lúdicas que permiten contrarrestar la avaricia o la arrogancia, y que promueven la empatía se han perdido en gran medida, y doy fe de que ese ponerse en el lugar del otro es una cualidad que no se observa fácilmente en los chicos y chicas de hoy día.

El investigador señala en su ensayo que

El juego y el humor no son sólo formas de divertirnos sino que sirven para promover las actitudes igualitarias, intensificar la coparticipación, y en su momento ayudaron a los humanos cazadores-recolectores a conseguir la paz social de la que dependían para sobrevivir.

jugando

En su artículo aparecido en la revista especializada “American Journal of Play”, Gray señala que los humanos de aquella época utilizaban el humor, de manera deliberada, para mantener la igualdad y evitar los altercados. Incluso sus leyes y rituales tenían cualidades similares a las del juego.

Nuestros antepasados usaban el humor, deliberadamente, para mantener las igualdades y evitar los conflictos, y sus modos de compartir presentaban cualidades similares a las de los juegos.

Pero este investigador va más allá, y trasladando esta interpretación a la situación mundial actual, señala que este cambio de actitud respecto al juego está en el fondo de las crisis económicas actuales.

Y es que, según él, el fruto del abandono del juego se ve en las acciones egoístas que han llevado a un colapso económico, que serían síntoma de una sociedad que ha olvidado cómo jugar y aprender a ponerse en el lugar de los otros.

Dejando de lado esta interpretación, lo que parece innegable son los beneficios del juego en un entorno social, y es muy plausible lo que viene a decir Peter Gray en su teoría sobre adaptaciones tempranas de los humanos.

Tal vez sería bueno que propiciáramos en nuestros pequeños los juegos libremente escogidos, que mezclan edades, que no están organizados por los adultos y que no son competitivos. ¡Y también que tuviéramos más sentido del humor!

Porque probablemente nuestros ancestros desarrollaron la capacidad de jugar para propiciar el desarrollo de una forma de vida muy cooperativa, y con más sentido del humor que nosotros…

Vía | Tendencias 21
Fotos | Olgierd Pstrykotwórca y a4gpa en Flickr – CC
En Bebés y más | Juegos para el bebé que gatea, Primeros juegos con tu bebé, Jugar con el bebé según su estado de ánimo, Hagamos juguetes divertidos, Para jugar no se necesita un juguete

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario