Juguetes recomendados para cada edad: de dos a tres años

Sigue a Bebesymas

jugando con dos años

Como ya hemos hecho anteriormente al hablaros de los juguetes recomendados para niños de 0 a 12 meses y para niños entre uno y dos años, ahora, pensando en ayudaros para elegir bien los regalos para vuestros hijos y otros pequeños a los que queráis obsequiar en las próximas fechas, os vamos a contar como elegir los mejores juguetes para niños entre dos y tres años.

El juego es la actividad más importante que realizan nuestros hijos. Por medio de él reproducen sus impresiones y las interiorizan, analizan las relaciones entre las personas y las manifestaciones de las leyes naturales. Experimentan y aprenden por medio de la diversión.

No hay duda que el juego es algo muy serio para los niños y los juguetes apropiados pueden serles de mucha ayuda.

Para elegir el juguete adecuado tenemos que tener en cuenta algunas cosas básicas: que sea seguro, que sea adecuado para la edad del niño y que responda, además, a sus gustos e intereses. Por ese motivo, además, por supuesto, de conocer y respetar a nuestro hijo como persona individual, es importante elegir juguetes adaptados a sus necesidades evolutivas, tanto en lo afectivo, lo intelectual y lo motriz.

El niño a los dos años

El niño, a los dos años, comienza una etapa maravillosa de descubrimientos y autonomía. Empieza a ser consciente de que es una persona independiente de su madre, con su propia voluntad y capacidad de decisión, lo que, por un lado, supone una fuente de experiencias para él y sus padres, pero también puede hacer que los conflictos y retos del crecimiento le hagan tener más berrinches y enfados.

Los juguetes pueden ayudarle a enfrentar esos nuevos descubrimientos, dándole oportunidad para representar sus emociones y las relaciones interpersonales, y a la vez, ofreciéndole retos en los que ensayar sus capacidades y reforzar su autoestima.

El lenguaje también avanza rápidamente. El niño a los dos años es más consciente de sí mismo como una persona independiente de las demás, por eso empieza a referirse a sí mismo con su nombre o los apelativos familiares. Demuestra que entiende muchas palabras aunque no todas las puede decir y aún abrevie muchos términos. Ya entiende todo y poco a poco va hablando de manera cada vez más comprensible y estructurada. Le fascina lo que decimos y quiere aprender a comunicarse. Los juguetes que estimulan su comprensión del lenguaje les encantan y puede pasarse horas con ellos.

Su capacidad motriz se desarrolla enormemente en esta etapa. El niño empieza a correr, a subir escaleras, a saltar y a trepar. Necesita experimentar y ejercitarse, pero también es poco consciente de los riesgos, por lo que los juguetes deben estimular sus nuevas capacidades pero ser adecuados para su edad, para minimizar los peligros.

Las nuevas capacidades intelectuales y motrices harán que disfrute mucho con el movimiento de las cosas, los tamaños, formas, texturas y colores, manipulando objetos. Arrastrar, lanzar, dar patadas, encajar y correr son actividades que naturalmente necesita hacer para entender lo que le rodea y manejar mejor su cuerpo. Los juguetes, de nuevo, deberán ayudarle a que haga estas actividades.

Empieza a sentir interés por el juego con otros niños, aunque suele ser un juego paralelo, más que interactivo, aunque con hermanitos y amigos más mayores, siempre que lo traten con respeto, disfrutará muchísimo y aprenderá muchas cosas. Sin embargo, seguirá jugando mucho solo y reclamará que juguemos con él, algo que debemos hacer todo lo que podamos, aunque conteniéndonos para no dirigirlo demasiado. Hay que dejarle equivocarse mucho para que encuentre su manera de hacer las cosas, más que marcarle como se deben hacer bien a la primera. Por eso, dejarle experimentar es fundamental.

La música, las canciones, los cuentos y dibujar serán cosas que le encantarán y le ayudarán a mejorar, además, sus habilidades linguisticas, de motricidad fina y de relación.

¿Qué juguete comprarle a un niño de entre dos y tres años de edad?

Los juguetes más adecuados serán los que fomenten y se adapten a sus nuevas habilidades, siendo seguros para su edad, pues hay que tener mucha atención con eso, pues a esta edad todavía son inconscientes de los peligros y también se llevan muchas cosas a la boca, por lo que hay que descartar los juguetes para niños más mayores que tengan piezas pequeñas que puedan tragarse.

Encajables de hasta ocho o diez piezas con colores y formas llamativas, construcciones en madera o de otro material que no pese en exceso y sin aristas, vasos de diferentes tamaños, serán juguetes que les permitan experimentar con formas y tamaños.

Los cuentos, especialmente los que tengan animalitos e ilustraciones de cosas que conozcan, les encantarán. Deben ser de páginas de cartón, con poca letra (que le leeremos) y resistentes para que también puedan manipularlos ellos mismos.

Las tizas y pinturas de dedos, y las ceras adecuadas para esa edad (atención con esto) les van a encantar, pues el efecto de las lineas de colores, aunque no sean figurativas, supone una experiencia fascinante, siempre que no los forcemos ni obliguemos, pues no todos los niños están preparados para pintar a esta edad.

Instrumentos musicales sencillos, como xilófonos, panderetas, tambores, maracas y pianos serán otro acierto seguro, pero teniendo en cuenta que habrá que aceptar que hagan un poco de ruido alocado cuando se ponga a ello. Al recordarlos me está entrando mucha nostalgia de cuando mi hijo tocaba esos instrumentos, pues, aunque ahora, que ya es mayor, toca el piano, disfrutó tantísimo cuando era pequeño de hacer música, que no puedo evitar emocionarme.

Los juegos de representación empiezan a gustarles. El juguete estrella serían las cocinitas con comida de madera o tela, que no tenga piezas que puedan romper o tragar. Poco a poco irán desarrollando muchas actividades con este juguete, que, por supuesto, es adecuado para ambos sexos. También les encantarán los disfraces, las muñecas y las marionetas.

Los animales de juguete, los peluches, las casitas en las que esconderse, los columpios y toboganes pequeños, y las tiendas de campaña o los túneles son otro regalo de éxito seguro, igual que las pelotas de todos los tamaños y los caballitos de balancín.

Estas son nuestras recomendaciones sobre juguetes para niños de entre dos y tres años. Esperamos que os ayuden a elegir algo tan serio como los juguetes de vuestros hijos.

En Bebés y más | Juguetes recomendados para cada edad: de 0 a 12 meses, Calendario del crecimiento del niño: dos años, Juguetes recomendados para cada edad: de uno a dos años

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios