Compartir
Publicidad

Semana 25 de embarazo

Semana 25 de embarazo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Llegamos ya a a la semana 25 de embarazo en nuestro repaso del embarazo semana a semana. Tu bebé tiene cada vez más fuerza y ya podrás notar sus pataditas claramente.

En las ecografías podrás verlo reír, bostezar y chuparse el dedo. Todavía puede moverse libremente y no habrá adoptado la posición definitiva en el útero.

Cambios en el bebé en la semana 24 de embarazo

Esta semana el bebé mide ya unos 34cm en total, alrededor de 22 cm de la cabeza al culito, y pesa entre 700 y 800 gramos. Su pelo empieza a definirse y tiene un color y una textura determinada, aunque éstos todavía podrán cambiar cuando nazca.

Aunque su color de ojos no está totalmente definido, puesto que necesita luz para que los pigmentos terminen de formase, tu bebé ya tiene pestañas y puede abrir y cerrar los ojos. Su oído sigue desarrollándose rápidamente y puede percibir sonidos tanto del exterior como los que él mismo produce al moverse en tu útero.

En esta semana empìezan a desarrollarse también los vasos sanguíneos de sus pulmones y sus huesos empezarán a osificarse y hacerse más duros. Su corazón late muy rápido entre 120 y 160 pulsaciones por minuto.

Cambios en la madre en la semana 25 de embarazo

Es posible que ahora notes que tienes más pelo y que éste está suave y brillante. Gracias a las hormonas del embarazo se te caerá menos y es posible que lo tengas más liso o más rizado que de costumbre.

Sin embargo, puede que notes también que tienes más vello en otras partes del cuerpo donde no es tan bienvenido como el mentón, la tripa o los pechos. No te preocupes, los andrógenos son los responsables de estos cambios que desaparecerán cuando nazca tu bebé.

A medida que tu útero siga creciendo pueden intensificarse los dolores de espalda y pelvis. Mantenerte activa y realizar ejercicios adecuados para tu estado puede ayudarte a paliar estas molestias.

Es posible también que empieces a notar cierta dificultad al respirar o falta de aire. Esto se debe al mayor consumo de oxígenos de tu cuerpo durante el embarazo y a que la presión sobre el diafragma aumenta según va creciendo la tripa.

Además, debido a la presión que empieza ejercer tu útero sobre tu estómago es posible que empieces a sufrir reflujo o ardor de estómago que si bien no es grave puede ser bastante incómodo. Puede también que tengas más gases y flatulencias, otras de las molestias comunes en esta fase del embarazo. Intenta evitar las bebidas con gas.

Al crecer tu tripa, tu centro de gravedad va cambiando lo que te hace más propensa a tropezarte y caerte por lo que debes andar con más cuidado y utilizar calzado cómodo.

Pruebas diagnósticas en la semana 24 de embarazo

Como te indicábamos la semana pasada en estas semanas deberás controlar de cerca tu anemia y realizar el Test de O'Sullivan para descartar que padezcas diabetes gestacional. Si los resultados de este test están fuera de los rangos normales te harán otra prueba más detallada, la curva larga de glucosa, para confirmar el diagnósitco.

Aunque cada embarazada y cada bebé son un mundo estos son los principales cambios que se producen en la madre y el bebé durante semana 25 de embarazo. No dejes de seguir tu embarazo semana a semana.

Embarazo semana a semana: de la concepción al nacimiento

Foto | Pachango en Flickr

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos