Síguenos

embarazada-y-ftalatos-cc.jpg

La trombosis es un coágulo que se forma en el interior del vaso sanguíneo, normalmente en las venas de las piernas. Quienes la padecen, suelen ser propensos a la alteración de los procesos de coagulación sanguínea o alteración en los vasos sanguíneos.

Cada uno de los trimestres del embarazo, así como el parto y el postparto, pueden conllevar un riesgo de inflamación de las venas superficiales de las extremidades inferiores (tromboflebitis superficial), o de formación de coágulos de sangre en las venas profundas (trombosis venosa profunda).

Estos coágulos pueden desprenderse y alcanzar los pulmones, donde obstruyen el flujo sanguíneo y provocan una embolia pulmonar. Estos procesos pueden suponer una complicación grave.

Aunque no existen datos precisos, se estima que una o dos embarazadas de cada mil, la padecen. La gestación aumenta el riesgo de trombosis entre tres y seis veces en comparación con la situación de no embarazo, mientras que el riesgo de trombosis puede ser cuatro veces superior en las seis semanas siguientes al parto.

Síntomas de trombosis en el embarazo

Lo habitual es que a lo largo del embarazo se produzca edema o hinchazón por el exceso de líquido en los tejidos, especialmente en las piernas, sin ninguna repercusión.

Sin embargo, la inflamación excesiva, el enrojecimiento de la extremidad o el dolor en muslo y pantorrilla pueden poner sobre aviso de la existencia de una trombosis venosa.

De igual modo, un cuadro de dificultad respiratoria o dolor torácico pueden indicar una embolia pulmonar que obligan a una exploración por el especialista.

Factores de riesgo de trombosis en el embarazo

Durante el embarazo y parto diversos factores pueden contribuir a aumentar el riesgo de formación de un coágulo en las venas:

  • Presión inducida por el crecimiento fetal sobre las venas
  • Cambios hormonales
  • Alteraciones adquiridas o congénitas de la coagulación de la sangre
  • Inactividad física
  • Aumento de peso
  • Cesárea (u otro tipo de cirugía)

Prevenir la trombosis durante el embarazo

Realizar paseos frecuentes y elevar las extremidades es la mejor forma de prevenir la trombosis venosa, en particular si la mujer permanece sentada mucho tiempo o en caso de reposo prolongado.

Si se prevé una inmovilización prolongada en cama (superior a tres días) o ante un viaje en avión prolongado (superior a cinco horas) deberá contactar con su especialista.

Existen algunos fármacos para prevenir y tratar la trombosis durante el embarazo, que deben ser prescritos por el médico en caso de que lo considere necesario.

Vía | Capítulo de flebología
Foto | Torsten Mangner
En Bebés y más | Las varices durante el embarazo, Enfermedades leves de la madre pueden dañar al bebé, Riesgos en el embarazo si sufres una enfermedad cardiaca congénita, Madres mayores, aumento de trombosis durante el embarazo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios