Síguenos

incompatibilidad_rh.jpg

La mayoría de las personas tenemos factor Rh positivo, lo que significa que su organismo produce una proteína hereditaria que se encuentra en los glóbulos rojos. La persona que no presenta esta proteína se considera que tiene Rh negativo. Esto no afecta su salud, pero cuando una mujer tiene Rh negativo, corre el riesgo de tener un hijo con incompatibilidad de Rh.

La incompatibilidad se crea cuando una mujer con Rh negativo y un hombre Rh positivo conciben un hijo, y éste hereda el factor de su padre. Entonces puede darse el caso que algunos de los glóbulos rojos de la sangre del bebé penetren en el flujo sanguíneo de la madre durante el embarazo y durante el parto. Los glóbulos rojos del bebé serán detectados como sustancias extrañas, lo que puede desencadenar una respuesta inmunológica de la madre en contra del bebé, produciendo anticuerpos para destruir los glóbulos rojos diferentes (Rh Positivos).

Generalmente el primer hijo no se ve afectado, a no ser que la madre haya tenido abortos anteriores, pues el organismo de la mujer necesita tiempo para desarrollar los anticuerpos contra la sangre fetal, pero la sensibilización se incrementa en cada embarazo, por lo que aumenta el riesgo de que los anticuerpos de la sangre materna atraviesen la placenta y lleguen al feto. Esto puede provocar que los anticuerpos de la madre destruyan muchas de las células sanguíneas del bebé.

test_coomb.jpgEs muy importante que los padres se realicen un análisis de sangre antes o en los primeros días del embarazo para averiguar si la madre es Rh-negativo y el padre es Rh-positivo y poder prevenir la incompatibilidad de Rh.
El Test de Coomb es la prueba diagnóstica que determina la compatibilidad del grupo sanguíneo de la madre con la del bebé.

En casi todos los casos se puede prevenir la incompatibilidad de Rh, para ello la mujer que posee el grupo sanguíneo Rh negativo debe acudir a su médico y llevar un estricto control durante su embarazo. En el caso de que existiera incompatibilidad, inyectan inmonuglobulina de Rh, que previene el desarrollo de los anticuerpos en contra de los glóbulos rojos del bebé. La protección de esta inyección normalmente dura doce semanas, por lo que puede ser necesario repetir el tratamiento durante el embarazo o en posteriores embarazos.

Más información | Shands
En Bebés y más | El peligro de la incompatibilidad Rh

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios