Sigue a

embarazada6mescc.jpg

Seguimos con nuestro particular calendario de embarazo con el sexto mes. Este mes comprende las semanas 23 a 26 de gestación y supone el final del segundo trimestre que suele ser, como dijimos anteriormente, el más cómodo para la futura mamá. Los cambios se siguen sucediendo tanto para ella como para el bebé. Vamos a explicar algunos de ellos.

Los cambios en el cuerpo de mamá

Cada vez se notan más los movimientos del bebé e incluso se puede llegar a notar el hipo en graciosos movimientos rítmicos de la barriga. Cuanto más grande sea el bebé, lógicamente, más se verá y notará, por lo que será en siguientes semanas cuando se podrá grabar en vídeo la barriga en movimiento.

Los pechos siguen creciendo y las encías pueden ablandarse ligeramente y sangrar. El corazón trabaja con más intensidad de la normal bombeando más sangre de la habitual y el útero demanda una cantidad de sangre cinco veces superior a la que necesitaba antes del embarazo.

La piel cambia de color y puede parecer manchada. Esto sucede porque el aumento de estrógenos afecta a los melanocitos, que son las células que producen la melanina (que es la encargada de pigmentar la piel).

Este aumento de pigmento puede hacer que las zonas donde la piel es más oscura, por ejemplo las pecas o las marcas de nacimiento, cambien de color. También puede aparecer una zona más oscura en la frente, la nariz, la boca y el mentón, que se conoce como cloasma o “máscara del embarazo”.

Es probable también que sufra problemas digestivos ya que los altos niveles de progesterona hacen más lenta la digestión y por ello los alimentos están más tiempo en el estómago. Para paliar este fenómeno se recomienda comer poco y frecuentemente, pues las comidas pesadas derivarán en digestiones pesadas.

En caso de estreñimiento (producido también por la progesterona, que enlentece la acción intestinal) se aconseja consumir mucha fruta, hortalizas y otros alimentos ricos en fibra y beber mucha agua.

Los suplementos de hierro también pueden provocar estreñimiento e incluso hemorroides. En tal caso, si la embarazada necesita realmente el suplemento, debería consultar con su médico para cambiar las pastillas que toma.

Los cambios en el bebé en el sexto mes de embarazo

A las 24 semanas el bebé mide unos 21 cm de largo (de la coronilla al trasero) y pesa unos 630 g. Su piel sigue siendo fina, pero ya no es traslúcida. Ahora es rojiza y algo arrugada, pues aún faltan por formarse algunas capas de grasa. Más o menos es en este mes cuando el bebé por fin abre los ojos.

En el útero tiene espacio para hacer lo que quiera, pues está rodeado de unos 500 ml de líquido amniótico. Puede dar patadas, chuparse el pulgar, abrir y cerrar la boca y responder al movimiento o a los ruidos intensos.

semana-24.jpg

Sus ondas cerebrales son muy parecidas a las de un recién nacido. Se desarrollan células que controlan el pensamiento consciente y el bebé es mucho más sensible a los sonidos y a los movimientos. Se cree incluso que puede haber desarrollado un ciclo de sueño y vigilia.

Sus pulmones son los órganos más inmaduros (lógico, pues no los necesita hasta el momento de nacer). Están llenos de líquido amniótico y faltan aún varias semanas hasta que los alveolos se hayan desarrollado por completo.

La pareja y las compras

En el sexto mes la barriga es ya bastante evidente, por lo que es casi seguro que la pareja empiece a ver que la cosa va en serio (si es que todavía no se había hecho a la idea) y que ya falta bastante menos para el nacimiento de su bebé.

Hacer partícipe a la pareja de los procesos de embarazo, de las pruebas, de los movimientos de barriga y de las compras pueden ser buenas estrategias para que se acerque a ese bebé que no nota ni siente en su interior.

habitacion_bebe_cc.jpg

Sobre las compras que se hayan previsto puede ser este un buen momento para llevarlas a cabo. Por desgracia hoy en día muchos niños nacen antes de tiempo (quién no tiene un amigo o amiga que fue sietemesino/a) y el parto nos puede pillar por sorpresa sin las cosas en casa.

Tampoco es que se necesiten muchas cosas, ni que sea imprescindible tenerlo todo comprado, pero vale más tener las cosas un poco “atadas” para no estar luego pensando en que hay que ir a comprar tal o cual cosa.

Para las supersticiosas: se dice que montar y vestir la cuna antes de que nazca el bebé da mala suerte. No sé si es cierto (ni realmente me lo creo mucho), pero claro, en el momento que te lo dicen uno hace caso no sea que luego la cosa se tuerza.

El test de O’Sullivan

En la semana 24 de embarazo (se suele hacer entre la 24 y la 28) se lleva a cabo el llamado test de O’Sullivan para detectar una posible diabetes gestacional.

Se trata de una analítica en la que determinan el nivel de glucosa en sangre. Para hacerla te hacen tomar un líquido (glucosa) y te pinchan una hora después para ver cómo tolera tu cuerpo esa carga de glucosa.

Si el resultado está dentro de los límites normales se considera que el cuerpo de la embarazada tiene un buen control de los niveles de glucosa. En caso de hallarse alguna alteración se realiza una nueva prueba, más completa, para confirmar la posible diabetes gestacional.

La mujer con diagnóstico de diabetes durante el embarazo requiere un control especial para evitar complicaciones para ella y para el bebé.

Dentro de unos días ofreceremos todo lo que acontece durante el séptimo mes de embarazo tanto en la formación del bebé como en la mamá.

Fotos | Flickr (helgasms!), Flickr (jessicafm)
En Bebés y más | Embarazo mes a mes: quinto mes, Calendario de embarazo: de la semana 21 a la semana 24, Calendario de embarazo: de la semana 25 a la semana 28

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios