Sigue a

Implante coclear: tratamiento

Ya hemos visto que gracias a los avances en prótesis auditivas, y en especial a los implantes cocleares, la calidad de vida de niños con deficiencias auditivas graves puede mejorar mucho. Para ello, es muy importante llevar a cabo un tratamiento adecuado y específico que le facilite la adquisición de nuevas estrategias.

Recordemos que los implantes cocleares son idóneos para aquellos casos en los que el problema auditivo del pequeño radica en un déficit en el funcionamiento de las fibras del oido interno que mandan la información sonora al cerebro.

Principalmente, el tratamiento que se lleva a cabo una vez decidida la implantación consta de tres pasos: la cirugía, la programación del implante y la rehabilitación. Veamos en qué consisten un poco más cada una de ellas.

Cirugía del implante coclear

Para que nuestro hijo pueda beneficiarse de las ventajas del implante coclear es necesario realizar una operación que permita la introducción de los electrodos y fijar el receptor del implante. Esta operación se realiza mientras el niño está completamente dormido y consiste en realizar un corte tras el oído y poder llegar asi a colocar los electrodos y el receptor dentro del oído.

La parte externa del implante coclear se pondrá aproximadamente un mes después de la operación, ya que es necesario que cicatrice la operación que se ha realizado.

La realización de la cirugía para colocar el implante es bastante segura; no obstante, al igual que el resto de operaciones que se pueden realizar, existen algunos posibles riesgos que pueden aparecer, entre los que se encuentran algunos problemas de cicatrización de la herida o infección cerca del lugar del implante.

Programación del implante coclear

Una vez superado el postoperatorio, es necesario adaptar la forma en la que el procesador enviará los estímulos que el niño percibirá en su entorno. Para ello, se llevará a cabo una programación del procesador del implante que podrá ser modificada cada vez que sea preciso, según las necesidades del pequeño.

Los parámetros que se tienen en cuenta al programar el implante son el modo de estimulación (es decir, cómo van a llegar los estímulos sonoros a la cóclea del niño: por un canal o por varios), la tasa de estimulación (que consiste en el número de pulsos por segundo que proporciona cada electrodo) o el umbral de audición y de máximo nivel de confort (la mínima intensidad que el niño puede percibir y la máxima intensidad que recibe sin que le suponga ningún tipo de daño).

En niños pequeños es difícil conseguir que colaboren a la hora de realizar esta programación, por lo que se realizarán a cabo pruebas auditivas infantiles comunes y a los PEATC.

En los primeros días tras la programación inicial del implante, suele haber cambios importantes en los niveles de audición del niño (en especial en el máximo nivel de confort, ya que el niño se va adaptando a la nueva sensación de oír), y al cabo de seis meses aproximadamente la programación tiende a ser más estable.

Rehabilitación del niño con implante coclear

Una vez terminada la programación inicial, el niño comenzará una rehabilitación más específica que consta de varias fases:

  • Detección: es decir, el niño comenzará a discriminar entre la presencia o ausencia de algún sonido.
  • Discriminación: el niño comprobará si dos palabras, sonidos o ruidos son iguales o distintos, aunque no comprenda qué es lo que suena.
  • Identificación: el niño debe elegir una palabra que se le ha dicho con anterioridad, la cual pertenece a una lista de palabras.
  • Reconocimiento: el niño podrá repetir frases sin requerir un apoyo externo anterior.
  • Comprensión: la última etapa de la rehabilitación consiste en que el niño realice tareas del lenguaje, como comprensión de una historia, sin ningún tipo de apoyo externo.

El tiempo con el que el pequeño va superando estas etapas variará de unos niños a otros, pero lo que no cambia es el objetivo de la rehabilitación, que consiste en comprobar que la información auditiva que recibe el niño mediante el implante coclear es lo más completa posible. Esta rehabilitación específica se verá acompañada de programaciones periódicas del receptor, según el niño vaya avanzando.

Conclusión

El tratamiento del implante coclear, como veis, tiene como finalidad conseguir que el niño implantado lo aproveche lo máximo posible, debiendo familiarizarse con él y aprender a emplear los sonidos que le llevarán a una mejor comunicación con el entorno de su vida diaria.

Foto | bjornknetsch en Flickr
En Bebés y más | Detección precoz de la sordera neonatal, Métodos de rehabilitación de las deficiencias auditivas

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario