Sigue a Bebesymas

escuchando musica

Después de haber visto las actividades musicales idóneas para bebés, damos un paso más y nos centramos en las actividades con música para niños hasta los cinco años, en un camino que les lleva a disfrutar de la música cada vez de manera más compleja.

La música, concebida como juego, como diversión, estimula los sentidos del niño, su psicomotricidad, y hace que desarrolle su sensibilidad artística, entre otros beneficios indudables. Por ello os animamos a realizar estas actividades con los peques, y cualquier otra que se os ocurra y tenga como protagonistas a la música o las canciones infantiles.

Actividades con música de uno a dos años

La mayoría de los niños comienzan a caminar de forma independiente alrededor de los 12 meses, lo cual amplía las posibilidades de “baile” al son de la música, aunque la mayoría aún se muestren inseguros durante algunos meses. Ahora los niños comprenden mejor la relación causa-efecto y son flexibles en la solución de problemas.

Actividades: los juegos rítmicos que precisan de movimientos en el espacio son muy adecuados, proporcionando al niño un mayor control sobre la idea de proximidad y separación del adulto. Nuestros movimientos deben ser sencillos y coherentes. La música escogida debe tener un ritmo adecuado al ritmo del niño. Pueden realizar bailes sencillos con estructuras muy básicas como adelante, atrás, paramos…

Las características de la actividad motora como el tempo, la intensidad… varían de forma significativa entre canciones o músicas y guardan una gran relación con el propio temperamento del niño, o el momento del día…

Los niños entre 18 meses y dos años presentan habilidades musicales que van evolucionando desde los aspectos meramente rítmicos a emisiones vocales melódicas. También relacionan de manera natural la música con el movimiento del cuerpo (ya hemos visto que los bebés nacen programados para el baile), y siempre cantan acompañándose de movimientos.

De dos a tres años

Los niños en esta etapa caminan con marcha segura y corren estables antes de los tres años. Suben y bajan escalones de uno en uno, abren puertas, saltan, a los treinta meses suben escaleras alternando los pies. La entonación y la intensidad adquieren relevancia y están en relación con el estado anímico del niño (y nuestro), pudiendo escoger distintos tipos de música.

Actividades: se recomiendan aquellas actividades que generan en el niño una idea de unidad y estructura básica para su desarrollo, como por ejemplo aprender y recordar pasos de danzas sencillas; reconocer diferentes ritmos percutidos con las manos o escuchados a través de la música grabada; distinguir los cambios de intensidad en la voz o al tocar un instrumento; diferenciar algunos timbres como sonidos de tambores o sonidos de otros instrumentos de cuerda o viento; acompañar el canto con un instrumento musical de pequeña percusión.

Actividades musicales para niños de tres a cinco años

Los niños a esta edad aprenden textos completos de canciones, con gestos, palmeando… y empiezan a hacer un uso convencional de los instrumentos musicales. Pueden repetir esquemas melódicos y reconocer melodías de canciones aprendidas con texto, sólo con la escucha de la melodía. Reconocen la pausa, el tempo e intensidad de una propuesta musical.

Actividades: en cuanto al movimiento es importante hacerles diferenciar entre distintos ritmos, la carrera, el caminar y el salto o trote, además de la pausa tocando el adulto un pandero o tambor y haciendo diferentes ritmos. Muchas canciones de los omnipresentes Cantajuegos explotan estas posibilidades, igual que las de la mayoría de grupos infantiles.

También es interesante cantar con ellos de forma afinada, canciones que les hagan aprender conceptos como arriba, abajo, lento rápido, las partes del cuerpo… En el colegio habrán aprendido un buen repertorio de canciones, pidamos a los maestros que nos dejen una copia de la letra y/o la música.

Finalmente, remarcamos que las actividades de las etapas anteriores no se dejan de realizar, sino que se suman a las nuevas edades y se aumenta su dificultad. Así tenemos recursos casi infinitos de actividades con música para los niños, que cada vez más apreciarán este arte y nos sorprenderán con sus capacidades.

Vía | Famiped
Foto | Flickr (woodleywonderworks)
En Bebés y más | Estimula la inteligencia del bebé con el método Tomatis, Música para el bebé, El efecto Mozart, música para bebés, Consejos para que les guste la música

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario