Síguenos

flores

Hace unas semanas os hablaba de un hecho que, por fortuna, no se ha vuelto a repetir. El bebé muerde los pezones mientras mama, y la madre en el mejor de los casos ve las estrellas y salta con un grito inevitable.

Casualmente he encontrado en la sección de preguntas más frecuentes sobre lactancia materna en la Asociación Española de Pediatría un apartado referido a los bocados en los pezones y cómo actuar.

Éstos, junto a los comentarios al post referido, ayudarán a las mamás a no desesperar y a que el bebé no muerda el pecho para evitar el dolor. La mejor manera es a base de 3 “ingredientes”:

  • Decir ¡No! Seco y claro (mensaje verbal).
  • Poner cara seria mirándole a la cara.
  • Quitarle el pecho de la boca (pero sin quitarlo del regazo).

Los mensajes no verbales (gestos) refuerzan al verbal y ayudan al bebé a comprender. A fin de cuentas, es pequeño y no sabe que duele, para él es un juego exploratorio. Algunos bebés se asustan y lloran si el “¡no!” es muy seco y la cara muy seria, por lo que hay que intentar controlar este punto.

Pero por mi experiencia y lo que comentasteis en el anterior post, lo que más les suele asustar es el grito y el respingo que podemos llegar a dar. En ese caso debemos consolarlos, abrazarlos, aunque sin dar el pecho inmediatamente de consuelo.

La AEP recomienda esperar a que se tranquilicen antes de ofrecerles el pecho, para repetir el mensaje, si es necesario, un poco más suavemente. Entonces se le ofrece de nuevo y se dice “no muerdas”. Suele ser necesario repetir, pero en pocas sesiones aprenden la lección.

Ellos se dan cuenta de que el juego no gusta a mamá, y pronto olvidan los mordiscos con estos consejos para que el bebé no muerda los pezones mientras mama.

Vía | Aeped
Foto | abcdz2000 en Flicr-CC
En Bebés y más | Un brindis muy especial, Mostrar un cariño exagerado al hijo mayor, El amor se multiplica con cada hijo, Ser mamá por segunda vez: sensaciones

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios