Síguenos

niña

La llegada de un nuevo miembro a la familia siempre supone un gasto extra en la economía doméstica. Por eso es importante saber qué es realmente necesario comprarle al bebé y que no.

A la hora de preparar la lista de artículos que el bebé usará durante los primeros meses, hay unas cuantas cosas de las cuales podemos prescindir perfectamente.

No soy partidaria de amontonar artículos de bebés innecesarios y detesto comprar cosas de las cuales luego me arrepiento. Si acabamos usándolas una o dos veces es porque no eran tan necesarias. Creo que es indispensable que, por practicidad y comodidad, ante la llegada de un nuevo bebé aprendamos a simplificar.

Es un buen consejo (especialmente en tiempos de crisis) una recomendación práctica sobre cuáles son los artículos que pueden quedar fuera de la lista sin afectar en absoluto el bienestar y el desarrollo del bebé.

1) Esterilizador de biberones: nunca he tenido uno. Son caros, ocupan espacio en la cocina y existen tantos métodos que es complicado saber cuál es el mejor. Sólo me han prestado uno una vez y acabé derritiéndolo con el grill del microondas.

Una de las desventajas que le encuentro (además de ser “derretible”) es que si tenemos que darle el biberón al bebé fuera de casa tenemos que llevar tantos biberones previamente esterilizados como tomas vaya hacer.

La solución son los biberones autoesterilizables. Son biberones que se pueden esterilizar individualmente en el microondas en un par de minutos. Si te encuentras fuera de casa siempre es más fácil encontrar un microondas disponible que un esterilizador de biberones.

Algunas marcas que los venden son Mothercare, Difrax y Bebé Confort.

Por su parte, si alimentas a tu bebé con lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses no necesitas biberones y después de esa edad ya no necesitas esterilizarlos.

Si tienes que esterilizar chupetes, pues a la vieja usanza: los hierves unos minutos.

2) Mueble bañera: Siempre me han parecido un trasto innecesario que además ocupa demasiado espacio en el baño y tiene una durabilidad escasa. Es cierto que la posición de baño es más cómoda pues podes bañar al bebé estando de pie, pero es un artículo del cual podemos prescindir, sobre todo si tenemos una casa con un solo baño y no demasiado grande.

A cambio puedes comprar una bañera hinchable que también te será muy útil cuando te vayas de viaje (si tiene soporte incorporado mejor) o sino comprar un soporte para colocar dentro de la bañera grande y cuando sea algo mayorcito el aro para la bañera.

3) Mueble cambiador: No es imprescindible comprar especialmente un mueble cambiador. Cuando pase el tiempo la función de cambiador ya no nos servirá y nos quedará en la habitación del niño un mueble de bebé.

Para simplificar y poder utilizar el mueble cuando el niño crezca se puede reemplazar la compra del mueble-cambiador (que no suelen ser baratos) por una cajonera alta y colocar una colchoneta encima para cambiar al bebé.

4) Minicuna: es la cuna pequeña para colocar al lado de la cama de los padres durante los primeros meses del bebé.

Hay padres que optan por el colecho, es decir compartir la cama matrimonial con el bebé, y no la necesitan. Ellos pueden elegir una cuna que se coloca dentro de la cama. También se puede optar por unas cunas muy prácticas que se adosan a la cama de los padres. Las hay de tamaño estándar y luego será la misma cuna que use el bebé hasta cuando sea mayorcito.

Otros padres optan por colocar un moisés con sus patas al costado de la cama. Suelen ser más baratos y permiten transportar al bebé por toda la casa.

Otra alternativa, si tienes espacio suficiente en tu habitación es colocar al bebé directamente en la cuna de tamaño estándar incluso durante los primeros meses pero en la posición más elevada y protegiendo bien los laterales. Así usará una misma cuna desde que nace hasta que sea el momento de pasar a una cama.

También nos evitaremos gastar en juegos de sábana del tamaño de la minicuna que luego no nos servirá para la grande. Otra cosa en cuanto a aprovechamiento es si la minicuna se convierte luego en otro mueble como por ejemplo un escritorio o un sofá.

5) Capazo: es una de las partes de las que se compone la silla de paseo, junto con la silla propiamente dicha y el portabebé para el coche. Su uso está bastante extendido. Los bebés lo usan durante los primeros meses pues les permite salir de paseo cómodamente acostados.

Puede suplantarse por un sistema portabebé como una mochila, un sling o una bandolera para llevar al bebé. Al pequeño le gustará mucho más estar cerca del cuerpo de mamá o papá cuando sale a dar paseos. En el coche, siempre que no sea durante demasiadas horas, podemos colocarlo en el portabebé del coche (también conocido como cuco o huevito).

6) Calentador de biberones portátil: es un calentador de biberones (a veces también de potitos) que se enchufa a la corriente o en el coche. Pueden llegar a solucionar alguna situación puntual como por ejemplo cuando salimos de viaje, pero es un artículo absolutamente prescindidle. Siempre podemos recurrir al microondas más cercano o sino, calentar el agua y utilizar un termo para mantenerla caliente el tiempo necesario hasta que sea la hora de preparar el biberón.

7) Calentador de toallitas: puede que sea más agradable limpiarlos con una toallita húmeda calentita, pero no es algo imprescindible. De hecho tampoco lo son las toallitas húmedas para limpiar el culete del bebé.

El calentador de toallitas se puede reemplazar por un algodón humedecido en agua tibia o en óleo calcáreo, una especie de crema aceitosa que ayuda a despegar mejor la primeras caquitas a la vez que crea una capa protectora ante infecciones.

8) Contenedores de pañales: allí se tiran los pañales usados del bebé. Cada pañal queda sellado herméticamente por una bolsa plástica evitando, supuestamente, que salga el olor.

Además de si dudo si los contenedores de pañales son realmente eficaces (¿alguien que pueda certificarlo?), puede que no nos parezcan demasiado caros pero hay que tener en cuenta que debemos comprar cada tanto los cartuchos de bolsas de repuesto especiales, que no son nada baratos.

A cambio, antes de tirar el pañal a la basura puedes envolverlo en una o en dos bolsas plásticas (de las de supermercado) bien anudadas.

9) Pañales desechables: aunque su uso no está del todo extendido, los pañales reutilizables tienen cada vez más adeptos. Es el único artículo de esta lista del cual no he conseguido prescindir, de momento.

Además de beneficiar el medioambiente, son mucho más baratos que los tradicionales. Ojo, no es necesario estar lavando a mano cada pañal como hacían nuestras abuelas. Hoy en día hay soluciones muy prácticas para este tipo de pañales. Algunos modelos se componen de una parte desechable o lavable y otra tipo braguita para colocar encima.

Es cuestión de interesarse e investigar sobre el tema. El ahorro es bastante significativo.

10) Vigilabebés: Salvo que vivamos en una casa de enormes proporciones el vigilabebé, es decir los intercomunicadores (algunos con cámara) para colocar en el cuarto del bebé y escuchar si llora, es completamente inútil.

Basta con comprobar si escucharíamos el llanto del bebé desde cualquier rincón de la casa antes de decidir si su compra es necesaria. Lo más probable, salvo que vivamos en un petit palace, es que podamos oir al bebé desde cualquier lugar de la casa.

A veces nos tienta desde el escaparate, sobre todo los que incorporan cámara, pero es algo totalmente prescindible. Por lo general los bebés duermen con sus padres unos cuantos meses por lo que la vigilancia es directa, sin necesidad de intercomunicadores. Y cuando son mayorcitos ya tienen la potencia suficiente como para escucharlos desde la esquina.

Personalmente, lo encuentro una de esas típicas cosas que si me las hubiese comprado no la usaría nunca.

Desde luego, el listado de estos 10 artículos de bebés prescindibles es totalmente subjetivo, partiendo desde mi experiencia personal. Se sobreentiende que si estos artículos se ofertan en las tiendas de puericultura es porque mucha gente los compra. La decisión de comprarlos o no es absolutamente personal, pero tal vez os sirva mi experiencia. ¿Coincidís?

Foto | © PhotoXpress.com, reproducida con autorización
En Bebés y más | 10 consejos para no arruinarnos con la llegada del bebé, Algunos gadgets innecesarios para bebés

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

23 comentarios